1. Página de inicio
  2. Justicia
  3. Inmigración

Policía Montada de Canadá reducirá número de agentes que patrullan frontera con EE UU

Un agent regarde l'horizon

La RCMP va a llevar a cabo una "remodelación" de su plantilla en la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Habrá menos patrulleros, a pesar del aumento histórico de los cruces ilegales.

Foto: Radio-Canada / Romain Schué

RCI

A pesar del aumento de la delincuencia organizada en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, la Real Policía Montada de Canadá (RCMP por sus siglas en inglés) prevé reducir el número de agentes que patrullan el vasto espacio en Quebec, de acuerdo con la información que dieron fuentes a Radio-Canadá.

A pesar del aumento de la delincuencia organizada en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, la Real Policía Montada de Canadá (RCMP por sus siglas en inglés) prevé reducir el número de agentes que patrullan el vasto espacio en Quebec, de acuerdo con la información que dieron fuentes a Radio-Canadá.

La información que obtuvo la radiodifusora pública es que la dirección de la RCMP los agentes que se encuentran en la frontera en la provincia serán reasignados a otros sectores.

Los agentes fronterizos de Quebec han sido informados recientemente de esta perspectiva, lo que ha provocado incomprensión y frustración entre los afectados, que viven desde hace varios meses una situación sin precedentes en materia de cruces ilegales.

Según revela el programa Enquête, las redes criminales, algunas de ellas vinculadas a los cárteles mexicanos, utilizan ahora Canadá, y en particular Quebec, como puerta de entrada a Estados Unidos.

Cada día, los traficantes llevan a los migrantes directamente a los estados de Nueva York y Vermont, principalmente a través de campos, bosques o selvas canadienses. Pierre Massé, jefe del Programa de Integridad Fronteriza de la RPMC, confirmó que se trataba de un fenómeno nuevo relacionado con la delincuencia organizada.

Cerca de 7000 personas, la mitad de ellas de origen mexicano, fueron detenidas por la policía estadounidense en este sector entre octubre de 2022 y 2023. Esto supone un aumento del 550% respecto al año anterior, según los datos facilitados por la policía fronteriza estadounidense.

El ministro de Seguridad Pública, Dominic LeBlanc, dijo que tomaba muy en serio esta amenaza y había prometido aumentar el personal durante un discurso ante la Cámara de los Comunes el 21 de noviembre.

Cambio de estructura, según la RCMP

Pero según las informaciones obtenidas por Radio-Canadá, ocurrirá lo contrario, en especial en la zona de Champlain, en el sur de Quebec. Esta región es, por lejos,  la más utilizada en Canadá para el contrabando de personas.

En la actualidad, para cubrir este territorio de 168 km que se extiende desde Dundee, en la Montérégie, hasta el lago Memphrémagog, en los Cantones del Este, suele haber una docena de agentes de la División C de la RPMC por turno.

"Ese es el número sobre el papel. En realidad, a veces hay muchos menos, a veces sólo seis o siete agentes patrullando, si se tienen en cuenta los permisos, las ausencias por enfermedad o por formaciones, además del sargento que se queda en la oficina", dijo un agente,quien prefiero declarar desde el anonimato, ya que no está autorizado a hablar públicamente.

Esta cifra se reducirá aún más en los próximos meses, según pudo saber Radio-Canadá.

Sin precisar el número exacto de agentes afectados -por razones de seguridad-, la RCMP confirmó que habrá un cambio de estructura en un futuro próximo. "No se suprimirá ningún puesto y nadie perderá su empleo", declaró Charles Poirier, portavoz del cuerpo policial federal.

Según nuestras informaciones, una quincena de agentes podrían verse afectados. Es decir, casi una cuarta parte de la plantilla diaria actual.

¿Se trata de una petición de Ottawa vinculada a las presiones presupuestarias? La RCMP no respondió a esta pregunta.

"Es un disparate"

Estos agentes podrían ser reasignados a las divisiones de investigación de la frontera y de la delincuencia organizada o al cuartel general de Montreal, con el fin de "dedicar más esfuerzos a las áreas de actividad que asisten a nuestros agentes de patrulla", según la RPMC.

"Estas secciones desempeñan un papel esencial de apoyo a nuestras operaciones y forman parte del arsenal policial necesario para luchar contra los fenómenos delictivos que observamos actualmente en la frontera, en particular las redes de contrabando criminal", agregó Charles Poirier.

Por supuesto, permanecemos atentos a las nuevas tendencias delictivas, de modo que podamos reorganizar rápidamente nuestro personal y nuestros equipos para hacer frente a cualquier situación imprevista.
Una cita de Charles Poirier, portavoz de la RCMP

Sin embargo, esta decisión deja un sabor amargo a los afectados. "Es un disparate", declaró un agente a Radio-Canadá, lamentando la falta de medios para proteger la frontera.

"Ya nos falta gente. Es frustrante porque hay llamadas [para impedir que la gente cruce] que no podemos atender. Vemos  [los cruces] en las cámaras, pero no tenemos personal suficiente. Si llega a pasar gente peligrosa nunca lo sabremos", se lamentó otro agente.

Desde el cierre del camino Roxham, el número de agentes fronterizos de la RCMP ha disminuido considerablemente. Cada día, según nuestras informaciones, un centenar de agentes canadienses se turnaban para hacer frente a la afluencia masiva de solicitantes de asilo.

Posteriormente, el número de agentes se fue reduciendo progresivamente, a pesar de que la dinámica en esta zona, propicia también al tráfico de drogas y de armas, es muy diferente.

Une famille de demandeurs d'asile de la Colombie est accueillie par un agent de la GRC au chemin Roxham le 9 février. (Ryan Remiorz, La Presse canadienne)

Desde el cierre del camino Roxham y la demolición de las instalaciones en la frontera, el número de agentes canadienses se ha reducido.

Foto: (Ryan Remiorz/The Canadian Press)

"Durante la crisis migratoria y el fenómeno de Roxham, los equipos de patrulla fronteriza se vieron sometidos a una dura prueba, y tuvimos que aumentar el número de patrullas para hacer frente a esta situación sin precedentes", explicó Charles Poirier. "La situación se ha resuelto desde entonces, así que hemos vuelto a cifras más representativas de la realidad sobre el terreno".

Pero esta reducción tendrá consecuencias. Según nuestras informaciones, ya hay una fuerte escasez de personal en las horas cruciales, bien conocidas por las redes delictivas, ya sea de madrugada o a primera hora de la noche.

"Los delincuentes lo saben, conocen nuestros cambios de turno. Es cuando estamos más indefensos y más ocupados", dijo al respecto un agente.

Los delincuentes no son tontos, están explorando. Dicen que la frontera es una prioridad, pero no se ve sobre el terreno.
Una cita de Un agente de la RCMP

"Por desgracia, va a hacer falta la muerte de otro inmigrante para que se den cuenta de que hay un problema", lamentó otro miembro de la policía.

El invierno pasado, un inmigrante haitiano, Fritznel Richard, murió congelado cuando intentaba entrar ilegalmente en Estados Unidos, tras perderse en el bosque cerca de Saint-Bernard-de-Lacolle. Había sido localizado por agentes de la RCMP, pero no se le pudo encontrar a tiempo.

"Es frustrante. Mientras nadie muera en el bosque o ataque a un policía, no pasa nada. Pero también pone en juego la seguridad de los patrulleros. Hay muchos lugares que desconocemos, muchos cruces que se producen, pero no tenemos suficientes agentes, no tenemos suficiente tecnología. No podemos hacerlo todo, no podemos estar en todas partes al mismo tiempo, afirmó una fuente policial sobre el terreno".

Un agente estadounidense da la voz de alarma

Mientras que las autoridades canadienses han revisado en los últimos meses su dotación de personal en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, sus homólogos estadounidenses están actuando en sentido contrario.

En marzo, la administración Biden añadió 25 agentes fronterizos en el mismo sector, para hacer frente a la afluencia histórica de cruces ilegales. Un número que aún dista mucho de ser suficiente, según las autoridades locales.

A principios de esta semana, David Favro, comisario del condado de Clinton (Nueva York), dio la voz de alarma a los miembros electos del Congreso estadounidense, que están examinando el asunto.

En su opinión, existe una crisis fronteriza. "Es crucial que el Congreso actúe ahora para asegurar la frontera y proteger a nuestras comunidades", dijo a los representantes demócratas y republicanos.

Se refirió en particular a la presencia de redes delictivas y persecuciones en auto que han provocado lesiones corporales y daños materiales.

Este asunto podría surgir también en la carrera hacia la Casa Blanca. Uno de los candidatos a la nominación republicana, Vivek Ramaswamy, ya ha prometido, en un video publicado en las redes sociales este otoño, "hacer de este asunto una prioridad y resolver [...] esta crisis ignorada por los medios de comunicación [...] y nuestros líderes políticos".

Titulares