1. Página de inicio
  2. Política
  3. Medioambiente

Bomberos exigen más fondos a Ottawa tras la peor temporada de incendios forestales

Forêt en feu.

Sólo este año han ardido 741 incendios en la región de Ontario.

Foto: alamy stock photo / Kip Evans

RCI

Los jefes de bomberos de todo el país acudirán esta semana a Ottawa para advertir al gobierno federal de que la escasez de personal, coordinación y equipos "afectará gravemente" la capacidad de los oficiales para hacer frente a la temporada de incendios forestales del próximo año.

"No es frecuente que los jefes de bomberos den la voz de alarma", declaró a CBC News el presidente de la Asociación Canadiense de Jefes de Bomberos (CAFC por sus siglas en inglés), Ken McMullen. "Estamos muy preocupados por esta crisis inminente que el verano de 2024 va a traer a nuestro sector".

"Vamos a seguir pidiendo más a menos gente y eso va a tener un costo. No es sostenible".

La temporada de incendios forestales de 2023 ha sido la peor de la historia de Canadá; en lo que va de año han ardido 18,5 millones de hectáreas. La media móvil de 10 años de daños por incendios forestales es de unos 2,8 millones de hectáreas anuales.

Ante esta situación, más de 40 jefes de bomberos se reúnen el martes y el miércoles con diversos funcionarios para reclamar más ayuda financiera.

Según la CAFC, unos 9500 bomberos voluntarios abandonarán el sector en 2023. Según un censo de la CAFC, en 2022 había unos 126000 bomberos en Canadá, de los cuales unos 90 000 trabajaban como voluntarios.

Los bomberos voluntarios disponen de pocos recursos y algo menos de un tercio de ellos declaran pagar de su bolsillo el equipo, las herramientas, la gasolina y otros suministros, explicó la asociación.

"El verano de 2023 demostró cuánta presión ejercemos sobre los individuos ... El agotamiento es una de esas frases que a menudo se utilizan en exceso, pero eso es simplemente lo que estamos escuchando de nuestros empleados: es agotamiento", dijo McMullen.

En el pasado, indicó, los bomberos voluntarios podrían haber lidiado con pocas docenas de llamadas hasta más de 100 en un año. En 2023, dijo, se pidió a los bomberos que trabajaran durante semanas y meses, poniendo en peligro sus empleos y negocios a tiempo completo y creando un estrés familiar intolerable.

La CAFC está pidiendo al gobierno federal que aumente el crédito fiscal para bomberos voluntarios de $ 3000 al año a $ 10 000. McMullen dijo que los jefes también quieren que se contraten más bomberos a tiempo completo.

Equipos anticuados, mano de obra envejecida

La asociación también dijo que alrededor de 30% de todos los bomberos de Canadá, o poco más de 38 000, tienen más de 50 años y están a punto de jubilarse, en comparación con sólo 31000 en 2022.

El envejecimiento de la plantilla es un problema cada vez mayor, según McMullen, porque la mayoría de las pólizas de seguros municipales no aseguran a los bomberos de primera línea una vez que alcanzan los 60 años.

"Es una señal muy reveladora de que tenemos que hacer algo para contratar y atraer personas tanto en el sector profesional como en el voluntario".

Los jefes de bomberos también advirtieron que el envejecimiento de los equipos está dificultando su trabajo y que 54% de los cuerpos de bomberos canadienses están retrasando la compra debido a las presiones financieras. Aproximadamente 41% de los cuerpos de bomberos declararon haber aplazado la compra de equipos el año pasado.

Según la CAFC, cerca de una cuarta parte de los cuerpos de bomberos canadienses utilizan ropa y equipos de protección contra el calor de más de 10 años de antigüedad, y casi dos tercios de los cuerpos cuentan con autobombas de más de 15 años, la fecha recomendada para el fin de su vida útil.

La inflación lastra las adquisiciones

Según McMullen, llevar los equipos más allá de su fecha recomendada de caducidad compromete la capacidad de los bomberos para ayudar a los canadienses atrapados en los incendios forestales.

"Lo que más preocupa a nuestros equipos es el costo de la inflación", indicó. "Estamos viendo un aumento de 30% en el costo de nuestros aparatos de bomberos".

Para McMullen, las alcaldías elaboran planes financieros con vista a 10 y 20, basándose en las previsiones de aumento del costo de los equipos, y la reciente tendencia inflacionaria ha trastocado ese proceso de planificación.

"Nadie habría imaginado jamás que tuviéramos que presupuestar una inflación de 30% o 40%", aseguró.

La asociación dijo que el Programa Conjunto de Preparación para Emergencias -un programa federal que proporcionó dinero a las provincias para diversas iniciativas de emergencia desde 1980 hasta 2013- debe ser restablecido y modernizado.

McMullen aseveró que los jefes de todo el país también quieren que el gobierno federal establezca una administración nacional de incendios, similar a la de los Estados Unidos, para coordinar y gestionar mejor las respuestas ante los incendios en todo el país.

Fuente: CBC News | Peter Zimonjic

Adaptación: RCI | M.G.Aguzzi

Titulares