1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

Vinieron a Quebec en busca de trabajo, pero les es cuesta arriba hacer mercado

Geno García Radilla moved to Baie-Saint-Paul, Que., in 2021 with the dream of getting a good job. Now, he is unemployed and relying on a food bank as he waits to get an open work permit. (Rachel Watts/CBC)

Geno García Radilla se trasladó a Baie-Saint-Paul, Quebec, en 2021 con el sueño de conseguir un buen trabajo. Ahora está desempleado y depende de un banco de alimentos mientras espera conseguir un permiso de trabajo abierto.

Foto:  (Rachel Watts/CBC)

RCI

Cuando Geno García Radilla llegó a Canadá, nunca imaginó que tendría que recurrir a un banco de alimentos.

"Esto no formaba parte de mi sueño", dice García Radilla, de 32 años, nacido en Acapulco, México.

"Es deprimente. Nos hace pensar en muchas cosas.... Incluso en volver a nuestro país de origen".

Las cosas empezaron a ponerse difíciles cuando perdió su trabajo en un hotel boutique en octubre.

Rápidamente se encontró sin ahorros, endeudado y sin poder solicitar trabajo en otro sitio porque tenía un permiso de trabajo cerrado que le impedía cambiar de empleador.

"Nunca pensé que me encontraría en esta situación", afirma. "Estar en paro tanto tiempo, quedarme en casa, no es algo a lo que estemos acostumbrados"

Crece la clientela recién llegada al banco de alimentos

Annie Bouchard, directora general del banco de alimentos local - Centre communautaire Pro-santé - dice que en junio de 2022 sólo el 3% de su clientela eran inmigrantes.

Ahora representan el 38%.

"Esto no tiene precedentes", dice Bouchard. "Estamos batiendo todos los récords".

Bouchard explica que la región ha tenido que hacer frente a varias crisis en los últimos tres años.

La pandemia, unida a la escasez de viviendas y a las inundaciones de primavera, ha disparado los precios en un momento en que cada vez más recién llegados se instalan en la región en busca de trabajo.

"[En] 2020 se inauguró el Club Med, así que estamos hablando de muchos nuevos trabajadores inmigrantes, y también hay muchas empresas que acogen a inmigrantes", enfatiza Bouchard.

"Cuando llegan a un nuevo país, lo hacen sin muchos ahorros. Diría que es raro que la gente tenga más de 2000 dólares en su cuenta".

El primer gasto que hay que recortar

Bouchard dice que las familias suelen dar prioridad al alquiler, los muebles y las necesidades básicas de sus hijos.

"El costo de los productos está aumentando, sobre todo el de los comestibles. Por desgracia, para las familias es la primera partida presupuestaria que recortan", dice Bouchard.

Dice que la única forma de que su banco de alimentos pueda mantenerse es a través de donaciones.

Luis Shirasago, trabajador inmigrante de Ciudad de México, lleva más de un mes dependiendo del banco de alimentos.

"Con el seguro de desempleo, no me llega para comprar toda la comida y pagar el alquiler", advierte Shirasago.

Agrega que la comida le cuesta unos 100 dólares a la semana, algo que ya no puede permitirse tras ser despedido de su trabajo en el Club Med en octubre.

Luis Shirasago espera encontrar trabajo en Baie-Saint-Paul, Quebec, después de no poder trabajar durante meses por tener un permiso de trabajo cerrado.

Rachel Watts

"Sueño con quedarme aquí"

Al igual que García Radilla, Shirasago dice que éste no era el sueño que visualizaba.

"Estaba muy contento cuando vine aquí, porque en México oímos que Canadá es el primer mundo y [tiene] mejores condiciones", enfatiza Shirasago.

Pero dice que fue hospitalizado debido a la depresión y la ansiedad que, según él, estaban relacionadas con sus condiciones de trabajo.

"No podía dormir bien, no comía bien, perdía peso.... Era muy estresante", dice Shirasago. "Me despidieron".

De repente, se quedó en paro y sin permiso para solicitar un nuevo empleo, por lo que se planteó volver a casa.

"¿Esperar a que llegue mi permiso de trabajo [abierto] o volver a México y regresar a las condiciones de violencia, la contaminación, el cartel de la droga?".

"Sueño con quedarme aquí en mejores condiciones", asegura.

En noviembre, Shirasago recibió un permiso en noviembre, lo que le permitió por fin empezar a buscar trabajo.

En un comunicado enviado por correo electrónico, un portavoz del Club Med afirmó que el complejo "prioriza el bienestar, la protección, el desarrollo y la realización de todos sus colaboradores"

"Estos mismos valores y principios se han aplicado desde la apertura del Club Med Québec Charlevoix, y podemos asegurarle que el Club Med se adhiere a todas las leyes de protección del trabajo", se lee en el comunicado.

Shirasago dice que espera que las cosas cambien para evitar que trabajadores como él se sientan encadenados a un empleador.

"Si tenemos una mala situación y condiciones laborales no podemos hacer nada, no podemos buscar otro trabajo", indica Shirasago.

"Es eso o volver a México con todos los cárteles de la droga, la violencia, la homofobia".

En un comunicado enviado por correo electrónico, la oficina del ministro federal de Inmigración, Marc Miller, afirmó que el "gobierno reconoce los problemas que algunos trabajadores experimentan cuando su empleo llega a su fin y que se toma muy en serio su responsabilidad de ayudar a proteger a los trabajadores extranjeros temporales".

Según el comunicado del ministerio, los trabajadores extranjeros temporales que pierden su empleo por causas ajenas a su voluntad, o lo abandonan debido a condiciones abusivas, pueden solicitar un permiso de trabajo abierto y pueden optar a las prestaciones del seguro de desempleo.

Shirasago dice que su sueño es trabajar como dentista, como hacía en su país, que su madre se le una eventualmente y pueda pasear sin miedo por la tranquila ciudad de Charlevoix.

"Somos buenos trabajadores", dice Shirasago. "Sólo queremos trabajar en mejores condiciones que en México".

Fuente: CBC News | Rachel Watts

Adaptación: RCI | M.G. Aguzzi

Titulares