1. Página de inicio
  2. Política
  3. Política federal

Silencio en Ottawa sobre las exportaciones de armas a Israel

Une épaisse fumée noire plane au-dessus d'une ville dévastée.

Esta foto tomada desde el sur de Israel, cerca de la frontera con la Franja de Gaza, muestra una nube de humo tras un ataque israelí contra el norte de Gaza el 23 de noviembre de 2023.

Foto: Getty Images / AFP/JOHN MACDOUGALL

RCI

Canadá exporta material militar a muchos países, entre ellos Israel, que lleva más de un mes en guerra contra Hamás en la Franja de Gaza, donde las autoridades han informado de la muerte de miles de civiles. ¿Ha suspendido Ottawa estas ventas desde el inicio del conflicto? El gobierno de Trudeau se mantiene evasivo al respecto.

Para que Canadá decida suspender las exportaciones de armas a un país determinado, sólo necesita una duda: ¿existe un riesgo grave de que las armas se utilicen para cometer o facilitar una violación grave del derecho internacional?

Si la respuesta es afirmativa, el ministerio de Asuntos Exteriores no puede expedir permisos de exportación de armas, municiones, material bélico o armamento, de acuerdo con su propia legislación -la Ley de Permisos de Exportación e Importación- y el Tratado Internacional sobre el Comercio de Armas (TCA), al que Canadá se adhirió en 2019.

En un correo electrónico, Jean-Pierre J. Godbout, portavoz de esa dependencia, explica que otros criterios que llevarían a denegar una solicitud de licencia incluyen el grave riesgo de que las armas o municiones se utilicen para :

  • socavar la paz y la seguridad
  • promover la delincuencia organizada internacional o el terrorismo
  • cometer una violación grave del derecho internacional humanitario
  • cometer actos graves de violencia contra mujeres y niños.
Canadá cuenta con uno de los sistemas de control de las exportaciones más rigurosos del mundo [...]. Todas las solicitudes de licencia para productos o tecnologías controlados se examinan caso por caso en el marco de una sólida evaluación de riesgos.
Una cita de Jean-Pierre J. Godbout, portavoz del ministerio de Asuntos Globales de Canadá.

"No tenemos nada más que añadir", escribió Jean-Pierre J. Godbout a Radio-Canada.

La guerra se desencadenó el 7 de octubre por un sangriento ataque de Hamás en suelo israelí desde Gaza, donde el movimiento palestino tomó el poder en 2007.

Según las autoridades israelíes, al menos 1200 personas murieron, la mayoría civiles, y otras 240 fueron tomadas como rehenes en Gaza. En respuesta, Israel prometió aniquilar a Hamás, y desde entonces no ha dejado de bombardear la Franja de Gaza. El ejército israelí también lleva a cabo allí una ofensiva terrestre desde finales de octubre.

Des manifestants tiennent des photos des otages

Manifestación de israelíes en Tel Aviv para exigir la liberación de los rehenes retenidos en la Franja de Gaza.

Foto: Reuters / AMIR COHEN

Según Hamás, más de 14000 personas han muerto en los bombardeos israelíes de la Franja de Gaza desde el comienzo de la guerra, entre ellas más de 5800 niños.

El 16 de noviembre, un grupo de expertos de Naciones Unidas declaró que las graves violaciones cometidas por Israel contra los palestinos luego del 7 de octubre, especialmente en Gaza, indican que está en marcha un genocidio.

Condenaron los ataques israelíes contra hospitales, campos de refugiados y escuelas de Gaza. El grupo de expertos considera que el asedio total impuesto por Israel a los palestinos de la Franja de Gaza, así como la hambruna intencionada resultante, equivalen a un crimen de guerra.

La misión israelí ante la ONU en Ginebra calificó estos comentarios de deplorables y profundamente preocupantes, y culpó a Hamás de la guerra, acusando al movimiento palestino de utilizar a civiles como escudos humanos.

Comienza la tregua en la Franja de Gaza

La tregua entre Israel y el movimiento islamista Hamás en la Franja de Gaza entró en vigor el viernes, y debería ir acompañada de la liberación de 13 rehenes a cambio de prisioneros palestinos, los primeros signos de respiro tras semanas de guerra.

La pausa humanitaria entró en vigor a las 7 de la mañana y se espera que los primeros rehenes (13 mujeres y niños) sean liberados hacia las 4 de la tarde.

Qatar, mediador clave con Egipto y Estados Unidos, había obtenido el miércoles un acuerdo para una tregua renovable de cuatro días, durante la cual debían ser liberados 50 rehenes retenidos en Gaza junto con 150 detenidos palestinos.

El brazo armado de Hamás declaró que por cada rehén liberado se liberaría a tres prisioneros palestinos, mujeres y jóvenes.

Al amanecer, cuando los incesantes ataques aéreos de los últimos 50 días habían amainado, decenas de miles de palestinos del sur de la Franja de Gaza ya habían empaquetado sus pertenencias para llevar a sus familias de vuelta a sus pueblos.

Funcionarios de seguridad israelíes, acompañados por personal de la Cruz Roja y agentes egipcios, se desplegarán en el vestíbulo egipcio del paso fronterizo de Rafah para recibir a los rehenes liberados de Gaza, que luego volarán desde el aeropuerto de al-Arish a Israel, dijo a la AFP una fuente de seguridad egipcia.

Una fuente de Hamás declaró a la misma agencia de noticias que los rehenes serían liberados en Rafah lejos de la prensa.

La oficina del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, dijo el jueves que tenía una lista inicial de los nombres de los rehenes y que estaba en contacto con sus familias, mientras que los familiares de los cautivos llevan semanas presionando al gobierno para conseguir su liberación.

Israel ha difundido una lista de 300 palestinos susceptibles de ser liberados en total si se prorroga la tregua, entre ellos 33 mujeres y 267 jóvenes menores de 19 años. De estos detenidos, 49 son miembros de Hamás.

Las ONG advierten a Ottawa

En este contexto, el Centro Internacional para la Justicia de los Palestinos (CIJP), organización independiente de abogados, académicos y políticos que trabajan para proteger los derechos de los palestinos, amenaza a funcionarios canadienses, entre ellos el primer ministro Justin Trudeau y la ministra de Asuntos Exteriores Mélanie Joly, con emprender acciones legales por complicidad en crímenes de guerra.

Por la presente se notifica al Gobierno de Canadá que tenemos la intención de emprender acciones legales contra funcionarios canadienses cuando existan pruebas de que ayudaron, instigaron o colaboraron materialmente en la comisión de un crimen de guerra.
Una cita de Extracto de una carta enviada por la CIJP al Gobierno de Canadá

El CIJP cuenta con el apoyo de varias otras organizaciones locales e internacionales, entre ellas Palestinos y Judíos Unidos, Voces Judías Independientes, el Centro Mezan para los Derechos Humanos y el Centro Al-Haq para el Derecho Internacional Aplicado.

"Es inaceptable que el gobierno de Canadá continúe no sólo expresando su apoyo a las acciones de Israel en Gaza, sino también facilitando la exportación de armas al Estado judío", afirmó el grupo en una carta enviada al gobierno liberal hace una semana. "Es un delito suministrar armas a un Estado a sabiendas de que se utilizarán para cometer crímenes de guerra y genocidio".

Des Palestiniens prient sur les corps de personnes tuées dans les bombardements israéliens avant de les enterrer dans une fosse commune dans la ville de Khan Younès, dans le sud de la bande de Gaza, le mercredi 22 novembre 2023.

Palestinos rezan junto a los cadáveres de víctimas de bombardeos israelíes antes de enterrarlos en una fosa común en la ciudad de Jan Yunes, en el sur de la Franja de Gaza, el miércoles 22 de noviembre de 2023.

Foto: Associated Press / Mohammed Dahman

Una semana antes, la ONG de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) también había advertido a Canadá y a otros aliados de Israel, como Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, de que no siguieran transfiriendo armas al ejército israelí.

Al mismo tiempo, la ONG también pidió a otros países y organizaciones que apoyan a Hamás, incluido Irán, que dejen de suministrar armas a los grupos armados palestinos [...] mientras sigan cometiendo crímenes de guerra.

"Se trata ante todo de una petición urgente para ayudar a proteger a los civiles, que están siendo asesinados a una escala sin precedentes -por miles- mientras hablamos", declaró HRW en un comunicado.

Es también una advertencia a los proveedores de armas, dado el riesgo real de que las armas transferidas se utilicen para cometer graves abusos. Al suministrar armas que contribuirían de forma probada y significativa a ataques ilegales, los aliados y donantes podrían verse cómplices de crímenes de guerra.
Una cita de Extracto de un comunicado de prensa de Human Rights Watch

Las exportaciones en cifras

Según el último informe del ministerio de Asuntos Exteriores canadiense sobre exportaciones de bienes militares en 2022, Israel es el país que ha obtenido más licencias de exportación de bienes y tecnologías militares, excluyendo a Estados Unidos. En total, Israel obtuvo 315 licencias de exportación en 2022, seguido del Reino Unido (290) y Alemania (188).

Según el mismo informe, Canadá exportó a Israel material militar por valor de más de 21 millones de dólares en 2022. Esta cifra ascendió a 26 millones de dólares en 2021, situando a Israel entre los 10 principales destinos de las exportaciones de armas canadienses. Aparte de Estados Unidos, Arabia Saudí encabeza la lista, con más de 1000 millones de dólares en equipos militares importados de Canadá en 2022.

Entre los bienes y tecnologías transferidos a Israel se encuentran principalmente equipos electrónicos especialmente diseñados para uso militar, aeronaves y equipos aeronáuticos y bombas, torpedos, cohetes, misiles y otros artefactos explosivos.

"Canadá está obligado por sus propias leyes y por los tratados internacionales que ha firmado a rechazar la transferencia de armas a países en los que existe un grave riesgo de que este [equipo] se utilice para cometer delitos graves", aseguró a Radio-Canada Farida Deif, directora de HRW en Canadá.

Según Deif, HRW ya ha documentado graves abusos cometidos tanto por Israel como por grupos armados palestinos desde el 7 de octubre.

"Los riesgos de que se hayan cometido crímenes de guerra son muy reales", agregó Farida Deif. "Si Canadá sigue contribuyendo a sabiendas a estos ataques suministrando armas a Israel, puede ser considerado cómplice de crímenes de guerra".

"Habrá consecuencias legales", añadió.

La ONG Canadienses por la Justicia y la Paz en el Medio Oriente (CJPMO), que publicó un informe en abril de 2022 sobre las transferencias de armas canadienses a Israel, condena la falta de transparencia del gobierno canadiense en este asunto.

"Canadá no se está tomando este asunto lo bastante en serio", lamentó Michael Bueckert, vicepresidente de CJPMO, en una entrevista a Radio-Canada. "Ottawa debe ser más transparente y especificar los tipos de equipos y material militar que exporta".

Según él, algunos equipos, en particular los tecnológicos, tienen un doble uso, comercial y militar, por lo que es difícil saber si se utilizan o no con fines militares si no se mencionan en los informes oficiales.

El otro riesgo, según Bueckert, es que las armas canadienses se vendan a un tercer país, como Estados Unidos, que a su vez podría transferirlas a otro país en una situación de guerra en la que existe el riesgo de que estas armas se utilicen para cometer violaciones del derecho internacional.

Des manifestants rassemblés devant une batisse.

Manifestantes bloquearon la entrada de INKAS en Toronto el 30 de octubre. Los organizadores de la protesta acusaron a la empresa de suministrar material militar al ejército israelí.

Foto: Facebook/World Beyond War

Falta de transparencia

Kelsey Gallagher, investigadora del Proyecto Ploughshares, una organización no gubernamental canadiense dedicada a cuestiones de desarme, está de acuerdo.

No sabemos qué tipo de equipos exporta Canadá, porque el ministerio de Asuntos Exteriores informa de las exportaciones militares canadienses en categorías generales.
Una cita de Kelsey Gallagher, investigadora del Proyecto Ploughshares

"Nos preocupa especialmente el envío de bombas y cohetes [...] porque vemos que Israel no respeta el derecho internacional humanitario con sus continuos ataques aéreos contra Gaza", declaró Gallagher a Radio-Canadá. "Por tanto, está claro que la continua exportación de material explosivo a Israel es muy preocupante".

En abril de 2021, Canadá canceló la venta de armas a Turquía, su aliado en la OTAN, después de que una investigación concluyera que Azerbaiyán había utilizado tecnología canadiense de aviones no tripulados contra las fuerzas armenias en Nagorno-Karabaj.

Dos meses más tarde, un comité parlamentario examinó las exportaciones de armas de Canadá y publicó un informe titulado Assessing Risks, Preventing Diversion and Increasing Transparency (Evaluar los riesgos, prevenir el desvío y aumentar la transparencia).

Recomendaciones de hace dos años

En este documento de 50 páginas, el comité permanente de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional hace ocho recomendaciones al gobierno, entre ellas que investigue todos los casos en los que la sociedad civil y expertos independientes planteen preocupaciones creíbles sobre el uso indebido de tecnología canadiense en el marco del régimen de control de exportación de armas.

En caso de que una investigación revele la existencia de un riesgo grave de que dicho permiso de exportación no cumpla con las obligaciones canadienses e internacionales, que [...] se suspenda o cancele el permiso, o ambas cosas.
Una cita de Extracto de un informe de la Comisión Permanente de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional

La comisión parlamentaria también pide al Gobierno que cree un sistema eficaz y viable de auditorías posteriores al envío que pueda aplicarse a los bienes y tecnología militares exportados.

La crítica de Asuntos Exteriores del Nuevo Partido Democrático (NPD), Heather McPherson, miembro de la comisión, interrogó recientemente a un representante de la dependencia gubernamental sobre el tema.

"¿Está comprobando si algunos de estos equipos militares o tecnología vendidos a Israel se están utilizando en la guerra de Gaza?", preguntó el 23 de octubre a Ann Flanagan Whalen, directora del Departamento de África del Norte, Israel y Cisjordania/Gaza del ministerio.

"No se expiden licencias para mercancías controladas si creemos que existe el riesgo de que se utilicen para cometer o facilitar una infracción grave del derecho internacional. Hasta ahora, esto no ha sido un problema en este conflicto. Puedo afirmarlo con cierta certeza", respondió Whalen.

Des soldats israéliens inspectent des obus non loin de la frontière avec le Liban.

Soldados israelíes inspeccionan proyectiles cerca de la frontera con Líbano.

Foto: Getty Images / AFP/JALAA MAREY

Todos los partidos de la oposición federal, excepto el Nuevo Partido Democrático (NDP), se negaron a dar a Radio-Canadá su postura sobre el envío de armas canadienses a Israel.

El líder del NDP, Jagmeet Singh, ya había pedido al gobierno liberal que suspendiera sus ventas de armas a Israel en mayo de 2021, cuando los enfrentamientos armados enfrentaron al Estado hebreo con Hamás.

A principios de noviembre, Singh y sus diputados firmaron una carta en la que instaban al gobierno a pedir un alto el fuego inmediato y la liberación de todos los rehenes, y a detener la venta de armas a Israel [mientras trabaja] con sus aliados para detener las transferencias ilegales de armas a Hamás. También pidieron el fin de la ocupación de los territorios palestinos.

Los expertos recuerdan a Ottawa sus obligaciones

Consultados por Radio-Canadá, dos expertos en derecho internacional afirman que Canadá podría efectivamente enfrentarse a acciones legales si exporta armas a sabiendas a un país en el que existe el riesgo de que se cometan crímenes de guerra.

"Está claro que Canadá, como Estado, tiene la obligación de prevenir la comisión de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio", afirma Frédéric Mégret, profesor de Derecho Internacional de la Universidad McGill. "Eso está claro, pero lo difícil es demostrar que se cometieron esos crímenes y que Canadá es responsable de ellos".

ਪ੍ਰਧਾਨ ਮੰਤਰੀ ਜਸਟਿਨ ਟ੍ਰੂਡੋ 22 ਨਵੰਬਰ 2023 ਨੂੰ ਪਾਰਲੀਮੈਂਟ ਹਿੱਲ ਵਿੱਖੇ ਪੱਤਰਕਾਰਾਂ ਨਾਲ ਗੱਲ ਕਰਦੇ ਹੋਏ।

El pimer ministro, Justin Trudeau, ha pedido que se proteja a los civiles de la Franja de Gaza.

Foto:  (Adrian Wyld/The Canadian Press)

En su opinión, las ONG de derechos humanos que amenazan con demandar al gobierno canadiense, o incluso al primer ministro Justin Trudeau, "[están] desempeñando su papel recordando a los dirigentes sus responsabilidades [...], pero no pueden iniciar acciones penales en Canadá. Pueden quejarse y animar a la Corona a hacerlo".

Philippe Larochelle, abogado especializado en derecho penal internacional, considera que este tipo de procedimientos, aunque tengan pocas posibilidades de éxito, pueden tener un impacto político muy importante.

"Este tipo de acción no sólo es factible, sino deseable", afirma. "Incluso si el caso no se gana de antemano, estas cuestiones cruciales deben debatirse ante un juez, dada la inaceptable inacción de nuestras autoridades".

"Si se están cometiendo potencialmente crímenes de guerra o, peor aún, genocidio, y Canadá permanece conscientemente inactiva [...], será importante determinar quién es responsable en algún momento del futuro".

Fuente: Radio-Canadá | Rania Massoud | Reuters | AFP

Adaptación: RCI | M.G. Aguzzi

Titulares