1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

[Reportaje] Tristeza y decepción entre venezolanos y colombianos de Quebec

La esperanza de reunirse con familiares en Quebec a través del programa humanitario que lanzó el gobierno federal de Canadá se esfumó el viernes cuando colombianos, venezolanos y haitianos se enteraron de que la provincia había decidido no participar en la iniciativa. Piden al gobierno de François Legault reconsiderar la decisión.

Deux petits drapeaux du Québec.

Residentes y ciudadanos canadienses de origen colombiano y venezolano dicen estar tristes por la decisión de Quebec de no participar en el programa humanitario que da residencia canadiense a familiares directos.

Foto: La Presse canadienne / Graham Hughes

Maria-Gabriela Aguzzi

Cuando en octubre de 2023 el gobierno federal anunció que abriría un camino humanitario para que familiares de residentes permanentes o ciudadanos canadienses de origen colombiano, venezolano o haitiano pudieran hacer una solicitud de residencia canadiense, Natasha Mendoza (*) pensó que quizá sería una vía para que su hermana emigrara también, algo con lo que soñaba desde el 2014 cuando llegó a Quebec a través del programa de trabajadores cualificados.

"Cuando el gobierno federal lo anunció no dio mucho detalle. Todos nos quedamos esperando. Pero sí pensé que habría un filtro, considerando la cantidad de venezolanos, colombianos y haitianos que hay en Quebec. Pensé que impondría un filtro financiero (altos ingresos de las personas que patrocinan) y que incluso eso sería lo que iba a hacer que muchos quedáramos descalificados", narró Mendoza a RCI, desde su casa en la ciudad de Sherbrooke, donde vive con su esposo y si hijo de 5 años.

Estaba esperando los detalles con muchas ansias, para que mi hermana de 41 años aplicara, pero vi que en el formulario con cuatro preguntas que determinan si eres admisible como "ancla", dice que es posible si vives fuera de Quebec. Me sorprendí. Inmediatamente me pregunté ¿cuál es la diferencia entre un ciudadano canadiense de origen venezolano o colombiano que vive en Ontario o en Columbia Británica y yo? ¿Por qué (François) Legault nos excluyó de esa manera. No está excluyendo al extranjero, en este caso, sino al ciudadano o al residente canadiense.
Una cita de Natasha Mendoza

De acuerdo con la información que dio el ministerio de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá (IRCC por sus siglas en inglés)  el pasado 17 de noviembre, las personas que pueden hacer la solicitud deben “tener nacionalidad colombiana, haitiana o venezolana; residir en México, Centroamérica, Suramérica o el Caribe; ser cónyuge, pareja de hecho, hijo (independientemente de la edad), nieto, padre, abuelo o hermano de un ciudadano canadiense o residente permanente que esté dispuesto a apoyar su solicitud y reúna los requisitos para ello (un "ancla"); tener previsto residir fuera de Quebec; y disponer de un pasaporte válido o de un documento de viaje o de identidad admisible”.

En el mismo documento, el gobierno federal especifica que "para ser "ancla" la persona debe ser ciudadana canadiense o residente permanente, mayor de 18 años y "vivir en Canadá (pero fuera de la provincia de Quebec)" . El "ancla," vale destacar, es "responsable de ayudar al solicitante a instalarse en Canadá y de prestarle apoyo a él y a los miembros de su familia durante un año mientras se asienta y se integra en su nueva vida”.

Para Mendoza, la decisión es injusta porque deja por fuera la posibilidad de que su hermana y su sobrina se instalen en Quebec para tener una mejor calidad de vida, sobre todo, considerando las dificultades económicas y sociales que se viven actualmente en Venezuela. Comentó que mensualmente debe pasarle dinero, realidad de muchas familias venezolanas, para poder sobrevivir.

"Le envío entre 400 y 500 dólares, porque su quincena es de unos 5 dólares. Ella es profesora y trabaja en dos escuelas. Recientemente optó por dar clases dirigidas, pero se dio cuenta de que no muchos padres podían pagar este servicio. Entonces, ahora está pensando en ponerse a limpiar, para poder hacer más plata".

Sobre el programa

En el comunicado de prensa del IRCC, el ministro de Inmigración, Marc Miller destacó que "estamos decididos a mantener nuestra tradición humanitaria y a apoyar a los necesitados. Ofrecer vías legales y seguras para que las personas desplazadas inicien una nueva vida en Canadá no sólo responde a ese compromiso, sino que también fortalece a nuestro país a través de las grandes contribuciones que los recién llegados realizan en sus comunidades, incluido el crecimiento de nuestra economía y la cobertura de las carencias del mercado laboral".

El gobierno federal anunció el 17 de noviembre que las personas que lleguen a Canadá a través de la nueva vía humanitaria recibirán "servicios previos a su llegada, incluida una evaluación de sus aptitudes para el empleo y una remisión a una organización proveedora de servicios de asentamiento en su comunidad". También pueden optar a una ayuda financiera transitoria del Programa de Ayuda al Reasentamiento.

Las medidas, dijo el IRCC, pretenden "aliviar las presiones migratorias en el hemisferio occidental".

De acuerdo con datos de Amnistía Internacional:

  • Más de 7,71 millones de venezolanos viven actualmente fuera de su país (agosto de 2023). Esto supone más del 25% de la población total de Venezuela. En junio de 2023, fecha de cierre del informe Regularizar y Proteger, la cifra era de 7,32 millones.
  • 1 de cada 4 personas en Venezuela ha huido de sus hogares, la mayoría desde 2018.
  • Más del 80% de estas personas se encuentran en América Latina y el Caribe. En concreto, el 70% está en Colombia, Perú (1,5 millones), Ecuador (475.000) y Chile (444.000).
Des personnes migrantes irrégulières dans une canoë.

Migrantes de Venezuela, Cuba y Haití luego de haber cruzado la selva del Darién, en Panamá.

Foto: ACNUR / Nicolo Filippo Rosso

"No hay violación de derechos"

Yves Martineau es un abogado en inmigración ampliamente conocido dentro de la comunidad latina de Quebec. En entrevista con RCI explicó que la decisión del gobierno de Legault no viola los derechos de los ciudadanos.

"El principio legislativo es cruel pero sencillo: la inmigración es un privilegio, no es un derecho. De esta manera, el derecho de ningún ciudadano o residente canadiense ha sido infringido, los que tienen limitación en este caso son los extranjeros que quisieran venir a Canadá," explicó, dando referencias sobre la jurisprudencia establecida al respecto.

Además, indicó Martineau, está la justificación que dio el primer ministro quebequense, quien en conferencia de prensa realizada el 8 de noviembre pasado, dijo que la provincia ha recibido el doble de refugiados de lo que nos corresponde. “[Legault ] dijo: nuestros servicios están saturados y no vamos a participar [en el programa]. No quiero excusar al gobierno de Quebec, pero si vemos lo que ofrece el gobierno de Canadá a participantes del programa va desde servicios médicos, hasta ayuda financiera una vez llegados, así como servicios de instalación”.

Un homme regardant la caméra.

El abogado especialista en materia migratoria, Yves Martineau.

Foto: RCI / Captura de pantalla - María Gabriela Aguzzi

Mendoza cuestionó este argumento, diciendo que se está exigiendo a las personas "anclas" que se comprometan a ayudar a su familiar en la instalación durante al menos un año. La venezolana-colombiana indicó que si esa es la justificación para no participar en el programa, el "gobierno de Quebec podría haber aceptado que el familiar viniera a Canadá como residente permanente, con la obligación de instalarse fuera de Quebec. Si los ayudamos en todo en la distancia (desde Canadá a Venezuela), fácilmente lo habríamos podido hacer desde Quebec a Ontario o cualquier otra provincia canadiense”, enfatizó.

Ante la tristeza y la decepción de Mendoza, así como decenas de venezolanos que han expresado su inconformidad en las redes sociales, Martineau aseguró que entiende que para cualquier persona que estaba interesada en el programa la no participación de Quebec es un golpe duro. "No deja de ser muy triste", lamentó.

3500 expedientes

Martineau informó que una "sorpresa" de la que se enteraron los abogados y consultores de inmigración esta semana es el cupo del programa. El gobierno federal anunció en sus comunicados que se trata de 11 000 personas, pero en realidad son 3500 expedientes.

"Esto quiere decir que no van a ser exactamente 11 000 personas que van a venir a través de este programa, sino 3500 expedientes, considerando que cada expediente puede tener más de una persona. En promedio, un expediente de inmigración es de 2,2 personas".

Según el abogado, considerando que el interés en el programa es importante, el cupo será alcanzado rápidamente, aunque precisó que hasta el miércoles en la mañana las solicitudes permanecían abiertas.

"Hacer las cosas bien parece más difícil"

Esteban Padilla, como Natasha Mendoza, quería que su hermano tuviera las mismas posibilidades que él ha tenido en Quebec y la vía del programa humanitario para obtener la residencia permanente era idónea para cumplir ese deseo.

Deux personnes dans un bateau.Ampliar imagen (nueva ventana)

Esteban Padilla (derecha) con su hermano, quien lo visitó en Montreal. Quisiera que el joven de 25 años pudiera instalarse en Quebec, pero la provincia no participa en el programa humanitario.

Foto: Cortesía / Esteban Padilla

Su hermano tiene 25 años y vive en la región central de Colombia, en la ciudad de Villavicencio. "Que él viniera a través de este programa hubiera sido una muy buena oportunidad, porque no he encontrado otra forma de que él pueda venir", dijo en entrevista a RCI, agregando que han intentado que emigre como estudiante internacional, "pero los costos son muy caros".

"Pensé que con este programa el gobierno de Canadá quería, sobre todo, traer a personas susceptibles de pedir refugio. Cuando vi que se abría a cualquier persona de estos países, pensé que mi hermano podía venir. Pero cuando Quebec dijo que no participa porque ya ha hecho su trabajo en cuanto a la aceptación de refugiados, sentí que había una contradicción entre los argumentos y lo que describe el programa", indicó el desarrollador de software.

Padilla llegó a Canadá en 2019 a través de un programa económico y considera que "hacer las cosas bien [en materia migratoria]  parece más difícil", haciendo referencia a que las personas que quieren emigrar al país por vías regulares, "tienen menos oportunidades".

Cuando me enteré de que Quebec no participa en el programa sentí mucha tristeza, pero ahora siento como una cierta exclusión. Veo muchas contradicciones. Incluso hablo no solo por el caso de los colombianos, sino de los haitianos. Soy un defensor del francés. No entiendo cómo los familiares de haitianos en Quebec, que tienen el francés como lengua, quedaron por fuera en este programa. No entiendo cómo no tienen la oportunidad de venir.
Una cita de Esteban Padilla

Martineau también hizo referencia a este punto, recordando que la comunidad haitiana más grande de Canadá está radicada en Quebec. De hecho, según datos de Estadísticas Canadá de 2016, más del 80% de los haitianos en Canadá viven en la Belle province.

Reconsiderar la medida

Mendoza reiteró en varias oportunidades su inconformidad con la decisión de Legault. Dijo que ha hablado con varios bufetes de abogados para informarse sobre lo que puede hacer como ciudadana, para pedirle al gobierno de Quebec que reconsidere la decisión.

Como ciudadana canadiense me siento discriminada, excluida. Tengo los mismos derechos que cualquier ciudadano canadiense que está en Ontario o en cualquier otra provincia
Una cita de Natasha Mendoza

La consultora en inmigración comentó que uno de los abogados con los que conversó le dijo estar analizando la posibilidad de hacer un recurso colectivo, en el cual también estaría interesada participar la comunidad haitiana de Montreal.

Mendoza agregó que contactará también al miembro parlamentario de su jurisdicción para ver con qué herramientas puede contar para expresar su descontento. "Nunca he estado en política y nunca he organizado protestas, pero he visto en las publicaciones en las redes sociales y mucha gente está molesta".

(*) Nombre modificado a petición de la persona entrevistada

Maria-Gabriela Aguzzi

Titulares