1. Página de inicio
  2. Justicia

Corte establece que la ley federal sobre la prostitución es constitucional

Un cartel en el que se lee "el trabajo sexual es un trabajo de verdad".

En Canadá, los trabajadores del sexo pueden vender sus servicios, pero la Ley de Protección de Comunidades e Individuos Explotados, aprobada en 2014, criminaliza a quienes compran esos servicios.

Foto: Reuters

RCI

La Corte Superior de Ontario dictaminó este 18 de septiembre que la ley federal sobre prostitución es constitucional y que los derechos de los trabajadores sexuales consagrados en la Carta canadiense de derechos y libertades están relativamente protegidos.

Este fallo es la primera derrota de la Alianza canadiense para la reforma legal del trabajo sexual, que argumenta lo contrario.

La Corte escribió que la respuesta del Parlamento a una preocupación real y apremiante es un esquema legislativo cuidadosamente elaborado que prohíbe la explotación, el aspecto más nefasto del comercio sexual, al tiempo que protege a las trabajadoras sexuales contra todo proceso.

La Corte destacó que las violaciones de la ley también permiten a las trabajadoras sexuales tomar medidas de seguridad para protegerse.

Las infracciones relacionadas con la comunicación, la perturbación del tráfico en las vías públicas y la compra de servicios sexuales son coherentes con la Carta canadiense de derechos y libertades, según la Corte Superior de Ontario.

El juez Robert F. Goldstein escribió además que la despenalización de la prostitución tal vez podría regular mejor el comercio sexual, pero que le corresponde al Parlamento legislar sobre la materia y no a los tribunales.

La Alianza canadiense para la reforma legal del trabajo sexual argumentó durante audiencias llevadas a cabo en octubre de 2022 en Toronto que la ley era contraproducente porque favorece la estigmatización de las trabajadoras sexuales y fomenta la violencia contra ellas en lugar de reducir los riesgos.

Esta alianza, que reúne a 26 asociaciones de todo el país, aboga por la despenalización de la prostitución en Canadá.

Según esta organización, la legislación viola varios artículos de la Carta canadiense de derechos y libertades, como el derecho a la seguridad y a la vida, así como la libertad de asociación y de expresión, porque obliga a las trabajadoras sexuales a trabajar en la clandestinidad.

Esta es la primera vez que la nueva ley establecida en 2014 es impugnada en su conjunto ante un tribunal de justicia.

Sandra Wesley

Sandra Wesley dirige Maison Stella, una organización comunitaria de Montreal que trabaja en favor de las trabajadoras del sexo.

Foto: Radio-Canada / Mark Bochsler

Previamente, varias sentencias en materia de prostitución en Canadá fueron anuladas o confirmadas, pero estos casos se referían a trabajadoras sexuales que habían sido arrestadas por solicitación, como el caso de una trabajadora sexual, conocida só por sus inicales, N.S., en la provincia de Ontario.

Además, en el caso N.S., la Corte de Apelación de Ontario destacó que la ley era efectivamente constitucional. Posteriormente, la Corte Suprema de Canadá se negó a atender la apelación de la demandante N.S.

Tras su derrota ante la Corte Suprema de Canadá en diciembre de 2013 en la decisión Bedford, el gobierno del entonces primer ministro conservador Stephen Harper retuvo el modelo escandinavo para criminalizar la prostitución en el país.

Por lo tanto, desde 2014, la Ley tipifica como delito la compra de servicios sexuales en lugar de su oferta, por lo que ahora son los clientes los que son penalizados.

También están prohibidos el proxenetismo y cualquier publicidad relacionada con la promoción de servicios sexuales.

La Alianza canadiense para la reforma legal del trabajo sexual reaccionó con decepción ante la decisión, pero no fue un fallo que le sorprendió. El organismo considera que ahora tiene argumentos legales en los que sus abogados pueden concentrarse en la preparación de una apelación.

Ese fallo confirma lo que venimos diciendo al público desde hace años, es decir, que la ley no busca protegernos y que crea condiciones de trabajo peligrosas, explicó Sandra Wesley, directora de la Maison Stella en Montreal, entidad que hace parte de las 26 organizaciones de esta Alianza.

Wesley también añadió que es falso creer que hoy es el cliente el que es penalizado y que la trabajadora sexual está despenalizada.

No vamos a aceptar esta idea de que la violencia contra las trabajadoras del sexo está permitida, que es tolerable y que es compatible con la Carta, y creo que la opinión pública canadiense va a estar de nuestro lado en esta discusión.
Una cita de Sandra Wesley, directora de la Maison Stella en Montreal.

Ella pidió al gobierno federal que asuma sus responsabilidades, porque espera que se introduzcan cambios en la ley cuando vuelva a sesionar el Parlamento este otoño.

Esperamos que el nuevo Ministro de Justicia se dé cuenta de que acudir a los tribunales para defender el derecho a causar violencia a las trabajadoras del sexo no es algo compatible con los valores del actual gobierno, explicó sandra Wesley.

Un cartel de la organización de defensa de las trabajadoras del sexo Stella.

Un cartel de la organización canadiense de defensa de las trabajadoras del sexo Stella. El organismo sostiene que las leyes en vigor violan los principios de la Carta de derechos y libertades de Canadá.

Foto: Courtoisie

La coordinadora de la Alianza canadiense para la reforma legal del trabajo sexual, Jen Clamen, calificó la decisión de la Corte como una afrenta a las trabajadoras del sexo en el país y dijo que es una sentencia preocupante.

La sugerencia de que las trabajadoras del sexo no conocen las leyes que les afectan es probablemente la más desconcertante de las declaraciones del juez Goldstein, escribió en un comunicado.

Clamen se mostró preocupada por el hecho de que el juez haya descartado la idea de que las prostitutas sufren abusos, estigmatización y marginación en la sociedad.

Según ella, la sentencia contiene errores importantes que serán fáciles de poner en evidencia ante la Corte de Apelación de Ontario.

La Alianza reiteró su pedido al gobierno de Trudeau para que despenalice la prostitución en Canadá, un pedido hecho hace ya cinco años.

Fuente: RC / JP. Nadeau

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares