1. Página de inicio
  2. Medioambiente
  3. Polución

El alto costo de los terrenos contaminados en los territorios de Canadá

La antigua mina de Faro, en el territorio de Yukón.

La mina de Faro, en el territorio de Yukón, fue en su día la mina de plomo-zinc a cielo abierto más grande en el mundo. En la actualidad, es uno de los proyectos de rehabilitación de minas abandonadas más complejos de Canadá. La mina ocupa una superficie de 25 km2, aproximadamente el tamaño de la ciudad de Victoria, la capital de Columbia Británica. Se espera que el proyecto de rehabilitación de la mina de Faro, en la imagen en octubre de 2021, dure unos 15 años.

Foto: Radio-Canada / Vincent Bonnay

RCI

Tres de los cinco lugares contaminados más caros a nivel federal en Canadá son minas abandonadas en el Gran Norte: la mina Giant en los Territorios del Noroeste, que cuesta unos 4.380 millones de dólares y las minas Faro y United Keno Hill en el Territorio de Yukón, que cuestan 1.000 y 125 millones de dólares respectivamente.

Los antiguos proyectos de explotación minera también figuran entre los lugares más caros de los que son responsables los territorios, que son jurisdicciones territoriales en Canadá diferentes a las provincias.

Lewis Rifkind, analista de minería de la Sociedad para la Conservación del Yukón, sostiene que, a diferencia de los lugares contaminados controlados por Canadá, donde el dinero federal beneficia a la economía del territorio, los lugares controlados por los gobiernos territoriales tienen consecuencias financieras y medioambientales nefastas.

Todo el dinero que el gobierno del Territorio de Yukón gasta en esto podría ser utilizado en cosas que realmente necesitamos, afirmó.

Las cuentas públicas del Yukón para 2021-2022 incluyen unos 94,6 millones de dólares para limpiar 100 lugares. Los dos mayores son la mina Wolverine, en la que se gastarán unos 39 millones de dólares y la planta de tratamiento de residuos de Wellgreen que requiere unos 15,5 millones de dólares.

Según Rifkind, las empresas mineras se meten al bolsillo los beneficios y abandonan los sitios de explotación cuando las cosas van mal, dejando a los contribuyentes la responsabilidad de tener que pagar los platos rotos.

Privatizamos las ganancias y socializamos los riesgos. En su opinión, Esto tiene que cambiar.
Una cita de Lewis Rifkind, analista de minería de la Sociedad para la Conservación del Yukón

El analista considera que es esencial exigir a las empresas que depositen una fianza por el costo estimado de la limpieza una vez que la mina haya cesado su actividad.

Por ejemplo, la minera Yukon Zinc, el antiguo propietario de la mina Wolverine, que se fue a la quiebra y cesó sus actividades en 2015, no pagó la totalidad de la garantía financiera de 35,5 millones de dólares exigida para cerrar y limpiar el lugar donde operaba.

El gobierno de Yukón informó que ya ha gastado unos 28 millones de dólares en el sitio desde 2018, de los cuales solo 10,5 millones fueron cubiertos por la garantía financiera depositada por la minera Yukon Zinc.

La comunidad inuk de Clyde River en la isla de Baffin, en el Territorio de Nunavut.

La comunidad inuk de Clyde River en la isla de Baffin, en el Territorio de Nunavut.

Foto: Radio-Canada / Marie-Laure Josselin

Grandes pasivos medioambientales en los otros dos territorios

En los Territorios del Noroeste, las cuentas públicas para el período 2021-2022 incluyen más de 99 millones de dólares en pasivos medioambientales para 248 sitios de explotación de recursos naturales.

Los costos más elevados corresponden a las minas abandonadas, incluidos nueve emplazamientos cuyo costo de limpieza se estima en más de 31 millones de dólares.

Cuando Nunavut se convirtió en territorio en 1999, asumió con ello la propiedad de los emplazamientos y las actividades asociadas a los terrenos de almacenamiento y las centrales eléctricas.

Los dos lugares contaminados más caros para el Territorio de Nunavut son el antiguo emplazamiento de la pequeña localidad de Clyde River, que requiere un gasto de casi 4 millones de dólares, y el antiguo vertedero de residuos sólidos de Clyde River, cuyo costo de limpieza se estima en más de 2,4 millones de dólares.

Fuente: RC / E. Blake / Bourses Meta

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares