1. Página de inicio
  2. Política
  3. Ciberseguridad

Amnistía Internacional Canadá fue blanco de un ciberataque desde China

Ketty Nivyabandi.

"Esto no nos intimidará", declaró Ketty Nivyabandi, secretaria general de Amnistía Internacional Canadá.

Foto: Radio-Canada

RCI

La filial canadiense de Amnistía Internacional fue objeto este otoño de una sofisticada brecha de ciberseguridad, un ataque que, según los investigadores forenses, se originó en China con el apoyo del gobierno de ese país.

La intrusión fue detectada por primera vez el 5 de octubre, según informó este 5 de diciembre la organización de derechos humanos.

Según la empresa de ciberseguridad que llevó a cabo la investigación forense, el ataque presentaba indicios de ser obra de lo que se conoce como amenaza persistente avanzada, APT por sus siglas en inglés.

A diferencia de un ciberataque típico, el ataque a Amnistía implicó establecer una vigilancia encubierta del sistema operativo de la red de Amnistía, según el informe elaborado para Amnistía Internacional Canadá por la empresa de ciberseguridad Secureworks, con sede en el Reino Unido.

Al parecer, los piratas informáticos intentaban obtener una lista de los contactos de Amnistía y vigilar sus planes.

La revelación se produce en un momento en que las relaciones entre Canadá y China siguen siendo frías en varios frentes.

Secureworks afirma que confía en su conclusión de que Beijing, o un grupo afiliado al gobierno chino, fue el responsable de esa brecha.

Esta evaluación se basa en la naturaleza de la información que fue tomada como objetivo, así como en las herramientas y comportamientos observados, que coinciden con los asociados a los grupos chinos de ciberespionaje, afirma el informe.

Ketty Nivyabandi, secretaria general de Amnistía Internacional Canadá, dijo que la experiencia debería ofrecer una clara advertencia a otros grupos que trabajan en la defensa de los derechos humanos y a los miembros de la sociedad civil.

Este caso de ciberespionaje pone de manifiesto el contexto cada vez más peligroso en el que activistas, periodistas y miembros de la sociedad civil deben desenvolverse hoy en día, explicó Ketty Nivyabandi.

Nuestro trabajo de investigar y denunciar estos actos nunca ha sido más crítico y relevante. Continuaremos sacando a la luz las violaciones de derechos humanos dondequiera que se produzcan y denunciando el uso de la vigilancia electrónica por parte de los gobiernos para reprimir los derechos humanos.
Una cita de Ketty Nivyabandi, secretaria general de Amnistía Internacional Canadá.
Un pirata informático.

Secureworks afirma que confía en su conclusión de que Beijing, o un grupo afiliado al gobierno chino, fue el responsable de esa brecha.

Foto: iStock

Mike McLellan, director de inteligencia de Secureworks, dijo que tomar como blanco de este tipo de operaciones a grupos de derechos humanos entra dentro de los recientes métodos aplicados por China.

China utiliza sus capacidades cibernéticas para colectar inteligencia política y militar, además de espiar, y organizaciones como Amnistía Internacional son interesantes para China debido a las personas con las que trabajan y el trabajo que hacen. Vemos organizaciones como ésta en la mira porque a China le interesa la vigilancia.
Una cita de Mike McLellan, director de inteligencia de Secureworks.

McLellan dijo que no cree que haya una conexión entre la tensión actual en las relaciones entre Canadá y China y el momento del ciberataque.

Creo que se trata mucho más de Amnistía Canadá que de Canadá-China, afirmó McLellan.

El verano pasado, otra empresa de ciberseguridad con sede en Massachusetts, Recorded Future, publicó un informe en el que advertía que grupos de piratas informáticos sospechosos de actuar para el gobierno chino había participado en una campaña de espionaje de varios años contra numerosos gobiernos, organismos no gubernamentales, grupos de reflexión y agencias de noticias.

Según el informe, esa campaña ha tenido como blancos desde 2019 a la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), Amnistía Internacional, el Instituto Mercator de Estudios sobre China (MERICS), Radio Free Asia (RFA), el Instituto Americano de Taiwán, el gobernante Partido Democrático Progresista (DPP) de Taiwán y el Centro Nacional de Informática de India.

Citizen Lab, una organización de monitoreo de internet con sede en Canadá, publicó un estudio en 2016 que demostraba que esa organización junto con otra de la sociedad civil habían sido penetrados por ciberespías, muchos de ellos vinculados a China.

Alambre de púas delante de una bandera china.

Más de un millón de miembros de la minoría musulmana uigur han sido internados en campos en China, según la ONU.

Foto: Getty Images / GREG BAKER / AFP

En la mira de "espías patrocinados por el Estado"

El estudio se basó en cuatro años de investigación con la organización Tibet Action y otros nueve grupos de la sociedad civil que cooperaron. Ocho se centraban en China o el Tíbet; dos eran grandes organizaciones internacionales de derechos humanos.

Como parte de ese estudio, Citizen Lab, un laboratorio interdisciplinario de investigación con sede en la Escuela Munk School de Asuntos Globales de la Universidad de Toronto, examinó más de 800 correos electrónicos sospechosos en busca de software malicioso.

Nivyabandi afirmó que Amnistía Internacional Canadá está consciente de que el trabajo que lleva a cabo puede convertirla en blanco de ese tipo de operaciones de espionaje.

Como organización que defiende los derechos humanos en todo el mundo, somos muy conscientes de que podemos ser objeto de intentos estatales de interrumpir o vigilar nuestro trabajo, afirmó.

Esto no nos intimidará. La seguridad y privacidad de nuestros activistas, nuestro personal, nuestros donantes y partes interesadas siguen siendo nuestra máxima prioridad.
Una cita de Ketty Nivyabandi, secretaria general de Amnistía Internacional Canadá.

Ella afirmó que las autoridades competentes, el personal, los donantes y las partes interesadas han sido informados de la brecha de seguridad y que la organización seguirá trabajando con expertos en seguridad para protegerse de futuros riesgos.

Fuente: CBC / M. Brewster

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares