1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Política internacional

Canadá escéptica ante posible envío de una fuerza de intervención a Haití

Manifestantes gasificados.

Miles de haitianos salieron a las calles a mediados de octubre a protestar contra el llamado que hizo el primer ministro de Haití, Ariel Henry, pidiendo una intervención armada extranjera.

Foto: Reuters / Ralph Tedy Erol

RCI

Canadá se encuentra llevando a cabo una misión de evaluación en Haití para determinar cómo puede contribuir a la respuesta internacional a la crisis humanitaria, de salud y de seguridad que azota al país caribeño.

Canadá y Estados Unidos están buscando cómo responder a la petición hecha por el gobierno haitiano de llevar a cabo una intervención militar extranjera en ese país. El gobierno interino de Haití dirige un país sumido en el caos tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse, ocurrido en julio de 2021.

Ottawa y Washington coinciden en que deben intervenir, pero no han llegado a un acuerdo sobre cómo hacerlo.

Acompañado por la ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Melanie Joly, el secretario estadounidense Antony Blinken dijo en una conferencia de prensa este 27 de octubre en Ottawa que las conversaciones con Canadá sobre una intervención militar en Haití seguían en curso.

Creo que hay que hacer más para apoyar a la policía haitiana para que pueda recuperar el control de la situación. Lo que hay que hacer en primer lugar es resolver el problema de la seguridad, porque la situación es tal en la actualidad que las bandas ocupan el espacio público, ya sea en Puerto Príncipe o en cualquier otro lugar del país.
Una cita de Antony Blinken, Secretario de Estado de EE.UU.

Desde septiembre, los grupos armados bloquean el acceso a las reservas de combustible, lo que ha provocado una escasez de productos básicos, agua potable y servicios médicos. A esta situación se añadió un brote de cólera.

Según la ONU, casi la mitad de los 11 millones de habitantes de Haití sufren una inseguridad alimentaria aguda, mientras que un 1,8 millones se enfrentan a niveles de emergencia debido a la inseguridad alimentaria.

Canadá y Estados Unidos han enviado vehículos blindados, mientras que la ONU está considerando la posibilidad de intervenir militarmente en el terreno para restablecer el orden. Una posición apoyada por el Secretario General de ese organismo internacional, Antonio Guterres.

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, y la Ministra de Relaciones Exteriores, Mélanie Joly, hablan desde atriles.

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, se reunió con la ministra canadiense de Relaciones Exteriores, Mélanie Joly, durante su visita de dos días a Canadá.

Foto: La Presse canadienne / Blair Gable

¿Hacia una intervención militar o humanitaria?

Antony Blinken sigue presionando para que Canadá encabece una fuerza internacional que pueda estabilizar la situación en Haití, país actualmente asediado por bandas criminales. Sin embargo, por ahora la ministra Joly quiere centrarse en la ayuda humanitaria.

Actualmente, es la gente la que está sufriendo en Haití, así que nuestro objetivo es ayudarla.
Una cita de Melanie Joly, ministra de Relaciones Exteriores de Canadá.

Ella también explicó que para resolver la crisis política hay que encontrar soluciones a la crisis humanitaria y sanitaria. “Haití debe poder recibir combustible y agua potable'', añadió.

La Ministra de Relaciones Exteriores de Canadá dijo que lo principal era apoyar a las autoridades haitianas. También anunció que una misión canadiense se había desplazado a Haití para evaluar la situación en el terreno. Siempre apoyaremos las soluciones que encuentren y apliquen los propios haitianos, dijo.

Melanie Joly dijo que está en conversaciones con varios socios, entre ellos la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la Unión Africana, para garantizar la legitimidad de este enfoque.

Anteriormente, la oficina de la Ministra de Relaciones Exteriores confirmó que una delegación de Ottawa se encuentra llevando a cabo consultas con las autoridades haitianas.

Esa delegación se encuentra actualmente en Haití para consultar con las partes interesadas a fin de explorar diferentes formas de ayudar al pueblo haitiano a hacer frente a las crisis humanitarias y de seguridad, así como para determinar cómo puede contribuir Canadá a la respuesta internacional.
Una cita de Mélanie Joly, ministra de Relaciones Exteriores de Canadá.

Desde el año 2010, Ottawa “ha aportado casi 2.000 millones de dólares para ayudar a fortalecer las instituciones haitianas, incluida la Policía Nacional'', señaló la misiva del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Ottawa se resiste a comprometerse

El gobierno de Trudeau sigue sin dar mayores detalles sobre sus intenciones de desplegar tropas, en momentos en que los generales de las fuerzas armadas canadienses señalan que existe una escasez de personal.

La semana pasada, la ministra federal de Defensa, Anita Anand, indicó que Canadá podría desempeñar un papel en el envío de ayuda a Haití. Sin embargo, advirtió que Canadá debe ser prudente antes de comprometerse.

La semana pasada, el embajador de Canadá en Haití, Sebastien Carrière, afirmó que la solución duradera al problema de seguridad en Haití es reforzar la Policía Nacional Haitiana.

Carrière afirmó que había que estudiar la posibilidad de sancionar a las bandas y a quienes facilitan su trabajo, a quienes las apoyan y a quienes las financian.

Ariel Henry

Ariel Henry durante una ceremonia de homenaje al presidente haitiano asesinado, Jovenel Moïse.

Foto: AFP / VALERIE BAERISWYL

¿Qué mandato tendría la misión?

En conversación con el difusor público canadiense Radio-Canada, Frantz Duval, redactor en jefe del diario haitiano Le Nouvelliste, describió la caótica situación en la que está sumido el país, argumentando que la Policía Nacional de Haití no saldrá sola de tal situación. Según él, se necesita ayuda en términos de formación y equipamiento.

Duval también dijo que la comunidad internacional dejó de ayudar a la policía haitiana desde hace varios meses.

Hay sospechas, hay interrogantes. Se teme que las armas o el equipo entregado a la policía acabe en manos de los bandidos. Así que la situación se deteriora un poco más cada día.
Una cita de Frantz Duval, redactor en jefe del diario haitiano Le Nouvelliste.

Según Henri-Paul Normandin, ex embajador de Canadá en Haití, la ayuda a la policía haitiana es lo correcto porque a largo plazo es la policía nacional haitiana la que debe garantizar la seguridad y el apoyo de Canadá en este ámbito tiene consenso.

Normandin subrayó que las sanciones adoptadas por el Consejo de Seguridad contra las bandas callejeras y quienes las financian son una herramienta que podría ayudar a aliviar la situación.

Canadá desempeñó un papel fundamental en el desarrollo de estas sanciones. La amenaza de sancionar a los políticos o a algunos de los empresarios que apoyan a las pandillas podría disuadir a quienes financian estas operaciones.
Una cita de Henri-Paul Normandin, ex embajador de Canadá en Haití.

En cuanto a la cuestión del envío de una fuerza multinacional, Normandin puso en duda que Canadá pueda o deba liderar dicha fuerza. La respuesta, dijo, es mucho más complicada.

El ex embajador también explicó que el mandato de dicha misión que sería enviada a Haití aún no está definido.

Fuente: RC

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares