1. Página de inicio
  2. Salud
  3. Salud pública

Alberta será la primera provincia en regular los psicodélicos para terapia

Hongos

Las drogas psicodélicas, incluidos los hongos mágicos, cuando se administran bajo supervisión, tienen el potencial de curar trastornos mentales y la dependencia a los opiáceos.

Foto: iStock

RCI

La provincia de Alberta, en las praderas canadienses, se convertirá en la primera jurisdicción en el país en regular el uso de las drogas psicodélicas para personas en terapia, según anunció la provincia este 5 de octubre.

El ministro adjunto de Salud Mental y Adicciones en esa provincia, Mike Ellis, también introdujo nuevas normas para limitar quién puede recetar drogas de alta potencia a personas con adicciones a los opioides difíciles de tratar.

Los cambios tienen el propósito de proteger al público, garantizar que los pacientes reciban una atención de alto nivel y evitar que los medicamentos de riesgo acaben inadvertidamente en las calles.

El doctor Rob Tanguay, psiquiatra especializado en medicina de la adicción y del dolor, dijo que los pacientes son vulnerables cuando toman psicodélicos y necesitan protección.

El riesgo es mucho menor con un psicólogo regulado que está registrado en su colegio que con alguien que imprimió [un certificado] del internet y luego puso su anuncio en línea: 'Soy un terapeuta psicodélico, ven a verme', dijo Tanguay en una conferencia de prensa en Edmonton este miércoles.

Los investigadores estudian cada vez más el uso de drogas psicodélicas como la psilocibina, que son los hongos mágicos, el LSD y la ketamina para ayudar a personas con trastorno de estrés postraumático, ansiedad o depresión resistentes a los tratamientos convencionales.

Aunque estos fármacos son ilegales en Canadá, los médicos e investigadores pueden solicitar al Ministerio de Salud de Canadá un permiso para su uso en ensayos clínicos, obtener un acceso especial para la terapia o pedir una exención que sea de interés público.

El Ministerio de Salud de Canadá no pudo facilitar información este 5 de octubre sobre el número de personas autorizadas a recetar estos fármacos. Los defensores de su uso señalaron anteriormente que obtener ese permiso es poco frecuente.

Hongos mágicos.

En Toronto existen comercios que ofrecen una variedad de productos que contienen el ingrediente activo de las setas mágicas, la psilocibina.

Foto: Associated Press / PETER DEJONG

En una sesión informativa de carácter técnico llevada a cabo el miércoles, las autoridades de salud de Alberta afirmaron que están sentando las bases legales para su uso en la provincia, ya que se prevé que esta área crezca.

La nueva normativa de Alberta obligará a los directores médicos a solicitar una licencia antes de tratar a los pacientes con medicamentos psicodélicos para los trastornos mentales.

Un psiquiatra tendrá que supervisar cualquier tratamiento, según la normativa que entrará en vigor en enero de 2023. Los profesionales de la salud no podrían cobrar dinero por las drogas, y un profesional calificado sólo podrá administrar la droga a los pacientes en un centro médico, a menos que la persona se encuentre bajo cuidados paliativos.

El personal médico debe supervisar a los pacientes mientras estén en un estado mental alterado, y debe informar inmediatamente al gobierno sobre cualquier lesión grave o una muerte.

Las normas son más laxas para los médicos que recetan ketamina o fármacos en dosis demasiado bajas como para causar efectos psicodélicos.

El doctor Peter Silverstone, un psiquiatra de Edmonton que no participó en el anuncio hecho este 5 de octubre, dijo que las nuevas normas en Alberta son una buena noticia para los pacientes.

Silverstone, autor de un libro titulado The Promise of Psychedelics, La promesa de los psicodélicos, afirma que hay pruebas de que el uso de estas drogas puede hacer que los cerebros de los pacientes sean más maleables y receptivos a la psicoterapia. La normativa es una forma pragmática de evitar daños mientras el campo evoluciona, dijo.

Es fantástico tener el potencial de nuevas herramientas. La promesa es enorme. No la utilicemos de forma insegura.
Una cita de Peter Silverstone, psiquiatra en Edmonton.
Una mujer se inyecta hidromorfona en una clínica de Vancouver.

Una mujer se inyecta hidromorfona en una clínica de Vancouver.

Foto: La Presse canadienne / Darryl Dyck

Recetas para la adicción a los opiáceos

A veces, los médicos recetan a los pacientes con adicción a los opioides dosis precisas de opioides menos dañinos para ayudar a reducir gradualmente su dependencia de la droga.

Sin embargo, algunas personas no parecen responder a los tratamientos más comunes, como la metadona o la buprenorfina.

En esos casos, los médicos pueden recetar fármacos más potentes, como la hidromorfona, la diacetilmorfina o el fentanilo, durante un periodo más breve. Estos fármacos conllevan un mayor riesgo, pero pueden ayudar al paciente a pasar a un tratamiento más seguro para enfrentar las adicciones.

El gobierno de Alberta dice que la obtención de estos fármacos de alta potencia para tratar las adicciones pronto estará disponible únicamente a través del Programa de Dependencia de Opiáceos dirigido por los Servicios de Salud de Alberta, AHS por sus siglas en inglés.

Los funcionarios también se comprometieron a ampliar las clínicas que ofrecen el servicio más allá de Edmonton y Calgary, incluyendo a las ciudades de Grande Prairie, Red Deer, Lethbridge y Medicine Hat.

El doctor Nathaniel Day, director médico del Programa Virtual de Dependencia de Opiáceos de Alberta, afirmó que la provincia debe equilibrar el hecho de poner más opciones de tratamiento a disposición de las personas con adicción, evitando al mismo tiempo que las drogas peligrosas caigan en manos equivocadas.

Day dijo que ampliar el acceso a opioides más potentes ayudará a estabilizar a las personas con las adicciones más graves y difíciles de tratar, para que puedan pasar a tratamientos más convencionales.

Hay esperanza, dijo en la conferencia de prensa del gobierno. La gente puede recuperarse y lo hace cada día.

Los pacientes tendrán que tomar los fármacos delante de los profesionales de salud en un centro médico. Los médicos que prescriban los fármacos deberán indicar por qué se recetan estos medicamentos, y deberán intentar que los pacientes pasen a una terapia menos arriesgada lo antes posible.

Dentro de un mes, los médicos de familia que receten estos medicamentos y trabajen fuera de las clínicas de los Servicios de Salud de Alberta ya no podrán iniciar a nuevos pacientes en estas terapias de alto riesgo.

Según Day, a pesar de estas nuevas restricciones, el objetivo del programa es ampliar el acceso en toda la provincia, no limitarlo.

Los cambios se introducirán gradualmente en los próximos cinco meses y la normativa no se aplicará a los médicos que recetan medicamentos para tratar el dolor.

La ministra asociada Ellis también anunció una inversión de 500.000 dólares en una estrategia provincial contra el dolor, que debería ayudar a los médicos a prescribir de forma más responsable los opiáceos para el tratamiento del dolor y prevenir las adicciones.

Fuente: CBC / J. French

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares