1. Página de inicio
  2. Salud
  3. Salud pública

Detectan en Canadá la presencia de un hongo mortal

Un cultivo de Candida auris.

Un cultivo de Candida auris.

Foto: Reuters

RCI

Una unidad nacional de crisis fue movilizada y se inició una investigación en el Hospital Pierre-Boucher de Longueuil, en la provincia de Quebec, donde se detectó la propagación del llamado "hongo asesino", como se conoce al hongo Candida auris.

La mayoría de los empleados de los hospitales ignoran la presencia de ese hongo en sus instalaciones. Según una fuente de salud pública, las autoridades han pedido a las personas informadas que actúen con discreción.

La Candida auris ataca a los pacientes hospitalizados, principalmente a los que tienen el sistema inmunitario debilitado o a los que se han sometido a una intervención quirúrgica o a un tratamiento intravenoso. Una persona infectada tiene entre un 30 y un 60% de posibilidades de morir.

Cronología del brote

Para el 8 de septiembre ya se sospechaba la presencia del hongo mortal en las axilas de un paciente de 65 años que había sido tratado debido a una neumonía en el Hospital Pierre-Boucher. El Laboratorio de Salud Pública de Quebec confirmó oficialmente el caso positivo el 15 de septiembre.

Luego, el 19 de septiembre, se confirmó un segundo caso. Era otro ocupante de la misma habitación, que murió al día siguiente en cuidados intensivos debido a otra causa.

Lo que preocupa a las autoridades sanitarias es que ninguno de los dos pacientes había regresado del extranjero. El martes se emitió una declaración de brote para el personal sanitario afectado.

Los médicos realizan una operación y tienen herramientas en sus manos.

La Candida auris multirresistente fue detectada por primera vez en 2017 en Canadá. El paciente había sido hospitalizado poco antes en la India para someterse a una cirugía oral electiva, según la Agencia de Salud Pública de Canadá.

Foto: Shutterstock

El Centro Integrado de Salud y Servicios Sociales de la región de Montérégie Este informó que se está investigando a otros tres usuarios del hospital que tuvieron un contacto cercano. Sin embargo, según nuestras fuentes, decenas de pacientes habrían sido examinados, en varias unidades, porque habrían tenido contacto directo o indirecto con los casos positivos.

Estoy muy preocupado por esto, dijo un miembro del personal médico de la institución, que fue informado de la situación pero no está autorizado a hablar de ello.

Sabíamos que la Candida auris acabaría llegando a Quebec, era sólo cuestión de tiempo si se observa lo que está ocurriendo en Estados Unidos. Me sorprende que haya aparecido en Quebec tan rápido, dijo un miembro de la profesión médica informado de la situación en el Hospital Pierre-Boucher

La Candida auris preocupa cada vez más a las autoridades sanitarias estadounidenses. El miércoles, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC por sus siglas en inglés, volvieron a emitir una advertencia.

Además de ser difícil de detectar, este hongo es resistente a los tratamientos antifúngicos. El problema se ha vuelto endémico en Estados Unidos, donde cada vez se detectan más casos en los hospitales.

El hongo es difícil de eliminar en las superficies y puede durar hasta varias semanas. En 2019, en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, fue necesario retirar y sustituir secciones de las paredes y el techo para erradicar con éxito el hongo de las paredes contaminadas.

Un artículo en el periódico New York Times informó que todo lo que rodeaba a los pacientes infectados se encontraba contaminado por la Candida auris: teléfonos, puertas, pomos, colchones, ventanas, etc.

Aumentan las precauciones en dos hospitales

El Centro Integrado de Salud y Servicios Sociales de la región de Montérégie Este aseguró que el 8 de septiembre se pusieron en marcha medidas de precaución adicionales en torno a los casos sospechosos y los contactos cercanos, que fueron aislados.

A partir del 15 de septiembre, cuando se sospechó la existencia de un brote, se añadieron medidas de protección sanitaria, como el uso de mascarillas, batas y guantes, así como la utilización de productos clorados para desinfectar las superficies.

Desde el 8 de septiembre, los equipos de asistencia médica afectados han sido informados de las medidas a aplicar. El 13 de septiembre se envió al personal afectado información adicional sobre la Candida auris.
Una cita de Caroline Doucet, portavoz de la CISSS de la Montérégie-Este.

Según fuentes de Radio-Canada, el hospital Anna-Laberge de Châteauguay también se encuentra bajo una mayor vigilancia, ya que el primer paciente positivo pasó un día en ese hospital durante el verano.

El Instituto Nacional de Salud Pública de Quebec, INSPQ, se ha movilizado ante la situación junto con el Ministerio de Salud y Servicios Sociales de Quebec. En esta provincia sólo se han registrado tres casos aislados de Candida auris en el pasado. En todos los casos se trataba de pacientes que regresaban del extranjero, provenientes de Estados Unidos y África.

Esta es la primera vez que los quebequenses se infectan con el mortal hongo sin haber salido del país.

Un solo brote fue detectado anteriormente en Canadá, en la provincia de Columbia Británica, con un total de 37 casos en el país desde 2012, incluido el último en Longueuil. La mayoría de estos casos se presentaron en personas que regresaban de viajes de turismo médico al extranjero.

Humo de tráfico vehicular.

El calentamiento global, causado en gran parte por la contaminación causada por el uso de los combustibles fósiles, puede estar contribuyendo a la propagación de esta infección.

Foto: Radio-Canada / Charles Contant

El cambio climático intensifica la expansión de la Candida auris

Los estudios han demostrado que el super-hongo se adapta a temperaturas más altas. Esta tolerancia al calor podría contribuir a su aparición como enfermedad fúngica en el ser humano.

Investigadores en Estados Unidos y los Países Bajos sospechan que el calentamiento global puede estar contribuyendo a la propagación de esta infección.

Algunos científicos creen incluso que la propagación de la Candida auris puede estar relacionada con el uso generalizado de fungicidas en la agricultura.

Este hongo indeseable es un ejemplo perfecto de una de las principales amenazas para la humanidad enumeradas por la Organización Mundial de la Salud: la resistencia a los antibióticos, ya sea por parte de bacterias, virus u hongos.

Este problema creciente podría causar la muerte de 10 millones de personas en todo el mundo para el año 2050, según un estudio financiado por el gobierno británico, un número mayor a las muertes anuales causadas por el cáncer.

Fuente: RC / T. Gerbet

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares