1. Página de inicio
  2. Política
  3. Política federal

Ottawa rinde un homenaje final a la reina Isabel II

Des policiers de la GRC.

Oficiales de la Real Policía Montada de Canadá (RCMP por sus siglas en inglés) a caballo, desfilan durante el homenaje a la reina en Ottawa.

Foto: Reuters / Patrick Doyle

RCI

Dignatarios canadienses se reunieron el lunes en la Catedral Christ Church de Ottawa para despedir solemnemente a la reina Isabel, la monarca con más años de servicio en el país.

El evento comenzó a las 12:10 pm con el desfile de las Fuerzas Armadas de Canadá, seguido de una ceremonia a las 1:00 pm. El desfile salió del Manège militaire de la plaza Cartier y marchó por el centro de Ottawa, pasando por el Monumento Nacional a los Veteranos Indígenas y el Monumento Nacional a la Guerra.

Posteriormente tomó la calle Wellington y terminó en la Catedral Christ Church, para el inicio de la ceremonia, que contó con varios cuerpos de las Fuerzas Armadas canadienses.

El mal tiempo podría explicar la escasa multitud observada en el lugar.

Vale destacar en este punto que Canadá, un miembro favorito de la Commonwealth, fue el único país que celebró su propia ceremonia conmemorativa nacional luego del funeral de Estado de la difunta reina en el Reino Unido, un testimonio de las estrechas relaciones entre Canadá y su exsoberana.

A lo largo de su reinado, la reina se refirió habitualmente a Canadá como "hogar".

Elogios

La reina Isabel fue elogiada por el ex primer ministro Brian Mulroney, quien tuvo una estrecha relación laboral con la monarca durante sus casi 10 años como jefe de gobierno.

Mulroney dijo que la reina sentía "un amor especial y muy profundo por Canadá: su diversidad, su geografía y su historia, una afinidad genuina por un país que consideraba el más grande de su reino".

Brian Mulroney.

El ex primer ministro Brian Mulroney en la ceremonia en Ottawa, en homenaje a la reina.

Foto: Reuters

El ex primer ministro nacido en Quebec dijo que cree que Canadá tiene tanto éxito ahora debido a la "estabilidad de nuestro sistema de democracia parlamentaria de Westminster, donde la monarca constitucional es central".

"Mientras que otros países se ven acosados ​​por la guerra, la violencia y los golpes políticos, Canadá se erige como un faro de paz y fortaleza", dijo Mulroney.

"En gran medida, no nos afectan los grandes espasmos de descontento social y político que han destruido tantos países en todo el mundo. Esto no sucedió por accidente. El sistema de gobierno elegido por nuestros fundadores tuvo mucho que ver con esto", dijo.

"Hoy, nuestro sistema puede parecer anacrónico para algunos, lo entiendo, pero para otros, que constituyen, a mi juicio, la abrumadora mayoría de los canadienses, el papel de la monarquía y en particular el papel insustituible desempeñado por Su Majestad durante 70 años era absolutamente indispensable", agregó.

Mulroney también señaló el papel que desempeñó la reina para ayudar a terminar con el apartheid en Sudáfrica.

El ex primer ministro aseguró que el triunfo "nunca habría tenido lugar en la Commonwealth si no hubiera sido por la guía discreta, brillante y generosa de Su Majestad y el instinto infalible para la victoria que todos buscábamos".

Des militaires sur des chevaux dans les rues d'Ottawa.

En Ottawa se pudieron escuchar 96 cañonazos por los 96 años de Isabell II.

Foto: Radio-Canada / Rémi Authier

Por su parte, la ex gobernadora general Adrienne Clarkson, quien se desempeñó como representante de la reina entre 1999 y 2005, dijo que Canadá alcanzó la mayoría de edad durante su reinado de 70 años, convirtiéndose en un país más libre y justo bajo su mandato.

"La reina, como representante de la Corona, era el símbolo de la legitimidad democrática", dijo Clarkson.

Un último homenaje

Según Michael Webster, un turista del Reino Unido que se encontraba en Ottawa, la cantidad de espectadores no importa, esto debido a la poca asistencia de la gente a la ceremonia.

"No importa cuántas personas estén aquí hoy", dijo. "Miles de personas ven las ceremonias por televisión en todo el mundo, eso es lo que cuenta".

Michael Webster y su esposa, Paula Webster, están devastados por la pérdida de la Reina.

"Toda nuestra vida ha sido tocada por la reina y por la monarquía", aseguró. "Cuando estábamos en la escuela, en cada cumpleaños de la reina, [...] cantábamos God Save the Queen, así como en cada jubileo".

Según él, también es inconcebible que alguien pueda estar a su altura. "Nadie podrá reemplazarla jamás", indicó.

Para Paula Webster, la pérdida de la monarca es muy triste. "La reina siempre ha jugado un papel muy importante en nuestras vidas" reiteró. "Así que queremos marcar el evento de cierta manera".

Des gens rassemblés avec un drapeau de la Grande-Bretagne.

En la capital canadiense se llevó a cabo una ceremonia conmemorativa nacional en homenaje a Isabel II.

Foto: Radio-Canada / Rémi Authier

El líder del Partido Nuevo Democrático (NDP) Jagmeet Singh también estuvo presente para rendir homenaje a la monarca.

Es la única reina que la mayoría de los canadienses han conocido.
Una cita de Jagmeet Singh, líder del Nuevo Partido Democrático

La contribución de la reina Isabel II a la historia es inconmensurable a sus ojos. "Fue un pilar importante en su familia y hoy es un día para reflexionar sobre su trayectoria y reconocer sus años de servicio", mencionó Singh.

"Ha visto tanta historia y ha servido a través de tanta historia... será muy difícil que alguien tenga el mismo alcance", agregó el político.

La ceremonia

Durante el desfile conmemorativo, en los Plaines LeBreton, fueron disparados 96 cañonazos, uno por cada año de vida de Isabel II.

Mientras tanto, la ceremonia en la Catedral Christ Church fue realizada por la Reverenda Elizabeth J. Bretzlaff, decana de la Catedral, y Monseñor Shane A. D. Parker, obispo de la Diócesis Anglicana de Ottawa.

Donald Booth, secretario canadiense del rey, y el general de brigada Guy Bélisle, capellán general de las Fuerzas Armadas canadienses, leyeron oraciones.

Los preludios y posludios fueron presentados por el conjunto de cuerdas de Appleby College y los organistas de la catedral Christ Church.

Adrienne Clarkson, vigésima sexta gobernadora general de Canadá, y Brian Mulroney, decimoctavo primer ministro de Canadá, pronunciarán declaraciones, mientras que el asesor espiritual algonquino y poeta laureado de habla inglesa de Ottawa, Albert Dumont, rindió un homenaje.

Durante la ceremonia, los interludios musicales fueron presentados por artistas canadienses, incluido el violinista David Baik y el autor, dramaturgo, productor y director Tomson Highway, quien estuvo acompañado por la cantante Patricia Cano y el saxofonista Marcus Ali.

La cantautora y actriz Ginette Reno y el cantautor Rufus Wainwright interpretaron cada uno una canción en homenaje a la reina.

Debido al mal tiempo, los sobrevuelos de Vintage Wings of Canada y la Royal Canadian Air Force finalmente tuvieron que cancelarse.

La ceremonia de conmemoración nacional se transmitió en vivo en todo el Canadá.

Fuente: Radio-Canadá

Adaptación: RCI / M. Aguzzi

Titulares