1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

[Reportaje] Aumenta uso del español en Canadá, ¿"hablarlo bien" es un reto?

Hoy en Canadá, 600 795 personas designan hoy el español como su lengua materna, un aumento de 20% desde 2016. Es la cuarta lengua extranjera más hablada en Canadá.

Aún así, apenas la mitad del total (320 000) lo hablan en casa. ¿Existen desafíos para la manutención de la lengua?

Une vitrine où l'on peut lire "Examen de la vue en espagnol" à Montréal. 
Selon le recensement de 2021, l'espagnol est la troisième langue étrangère la plus parlée au Canada. Dans les villes de Montréal et de Québec, elle occupe la première place.

Según datos del censo del 2021, el español es cuarta lengua extranjera más hablada en todo Canadá. En las ciudades de Montreal y Quebec, ocupa el primer lugar.

Foto: Radio Canada International (RCI) / Paloma Martínez Méndez

Paloma Martínez Méndez

Por haberlo vivido en carne propia, Eloisa Cervantes quiere hoy investigar las emociones alrededor del aprendizaje y el uso del español como lengua de herencia en Canadá.

La estudiante de maestría de la Universidad Victoria en Columbia Británica llegó de México a Canadá cuando era niña y siguiendo su escolarización en inglés, no siempre fue fácil. Sus padres le hacían correcciones, pero el vocabulario en español no le venía naturalmente. Su día a día era en inglés. 

Une jeune femme, Eloisa Cervantes, étudiante à la maîtrise à Université Victoria, regarde la caméra. Elle en a fait l'expérience et aujourd'hui elle s'intéresse aux défis de "bien parler espagnol" tout en vivant au Canada.

Eloisa Cervantes

Foto: Radio Canada International (RCI) / Paloma Martínez Méndez

Me confundía mucho con lo masculino y femenino. Cosas como 'la idioma', en vez del idioma. Lo que me creaba un sentimiento de inseguridad al hablar.
Una cita de Eloisa Cervantes

Siendo joven adulta, su inseguridad se transformó en deseo de mejorar. Por convicción propia, Eloisa Cervantes tomó cursos de español como lengua de herencia. En esas clases conoció a otras personas, que como ella, se hacían las mismas preguntas sobre "la calidad" de su español y tenían las mismas inseguridades. 

Con una doble especialidad en psicología y lingüística durante su licenciatura, la joven mexico-canadiense quiso continuar en esas dos disciplinas también en la maestría. En su tesis, Cervantes las combina y está explorando los obstáculos para mantener vivo el español en Canadá, especialmente para quienes es la lengua materna o lengua de herencia.

No soy la primera en estudiar la experiencia del español en Canadá. Pero en mi investigación, el ángulo que llevo es cómo medir las experiencias, especialmente las ansiedades, del aprendizaje y uso del español en Canadá en comparación con otros idiomas extranjeros en otro contexto.
Una cita de Eloisa Cervantes
Un tableau présentant du matériel éducatif en espagnol pour les enfants.

Un pizarrón con material educativo en español para pequeños.

Foto: Salvadorean Spanish School of Regina

Según las observaciones de Eloisa Cervantes, el contexto personal del aprendizaje de la lengua comprende también aspectos relacionados con la identidad.

Además, considerando que al final de los estudios secundarios muchos jóvenes adultos deciden estudiar el español y que es en ese momento que la identidad toma un lugar importante en la vida, Eloisa Cervantes decidió abordar ese aspecto en su investigación.

A la joven investigadora le interesa identificar qué sentimientos y emociones están asociados al sentimiento de pertenencia a la comunidad hispanohablante en Canadá.

Eloisa Cervantes explicó a RCI que su investigación quiere enfocarse en observar e identificar las experiencias de los estudiantes del español como lengua de herencia para, eventualmente, encontrar maneras de medir, discutir y apreciar las emociones alrededor de hablar y aprender.

¿Quién habla español el Canadá?

Sin querer crear clasificaciones simplistas ya que "sería imposible", la joven investigadora identificó dos principales grupos de personas cuya lengua de herencia es el español en Canadá.

Por un lado, están los que nacieron aquí y que no han recibido educación formal en español, dice Cervantes.

No han ido a la escuela en español. Tal vez lo han hablado en casa, pero no han tenido muchas oportunidades para hablarlo fuera. No han creado una comunidad, ni han asistido a campamentos de español durante el verano. Entonces, les hace falta una conexión con la comunidad hispanohablante.
Una cita de Eloisa Cervantes

La joven mexico-canadiense también identificó a otro grupo de estudiantes del español como lengua de herencia, los nacidos en algún país hispanohablante pero que migraron a Canadá siendo niños y cursaron una muy pequeña parte de su educación en lengua castellana.

Este segundo grupo, que es en el que ella se situaría, no tiene necesariamente las bases lingüísticas del castellano para sentirse cómodo al utilizarlo. 

Une affiche indiquant que les cours d'espagnol sont dispensés au deuxième étage de l'édifice.

En muchas grandes ciudades de Canadá se ofrecen cursos de español para todos los niveles. También en algunos pequeños pueblos como Saint-Nazaire, al noreste de Quebec, donde la gente local se interesa por el idioma para poder comunicarse con los trabajadores latinoamericanos que cada vez más están llegando a la localidad.

Foto: Radio-Canada / Catherine Paradis

Ultimadamente, lo que interesa a Eloisa Cervantes es ver las diferencias entre los diversos casos y experiencias para comprenderlas y proponer un plan de acción que permitirá enseñar mejor la lengua a esos estudiantes, tomando en cuenta la carga emotiva que puede representar dominar una lengua de herencia, que les pertenece, pero que no conocen bien o suficiente.

Cabe mencionar que su investigación no surge en un contexto aislado. Como decíamos el español se está perfilando como uno de los idiomas de mayor crecimiento en Canadá entre las lenguas extranjeras.

De hecho, en las ciudades de Montreal y Quebec, después del francés y el inglés, el español es la lengua materna predominante. En Toronto y en Vancouver es el mandarín.

Paloma Martínez Méndez

Titulares