1. Página de inicio
  2. Artes
  3. Cine

Películas bolivianas son premiadas en el Festival Presencia Indígena en Canadá

Un hombre pone su cabeza en el regazo de una mujer sentada.

"Utama" aborda temas muy actuales para los pueblos originarios de la región, como el éxodo rural, la aculturación y las devastadoras consecuencias del cambio climático.

Foto: Alma Films

RCI

La película "Utama" del director Alejandro Loayza Grisi, ganó este 16 de agosto el Premio a la Creación en la 32ª edición del Festival Internacional Presencia Indígena, que se lleva a cabo en Montreal del 9 al 18 de agosto.

Los organizadores del evento presentaron este 16 de agosto los galardones en ocho categorías.

La película, cuyo título en lengua aymara significa Nuestro hogar, fue filmada en el altiplano en el departamento de Potosí. Aclamada ya en varios festivales internacionales, entre ellos en el Sundance, la película boliviana aborda temas muy actuales para los pueblos originarios de la región, como el éxodo rural, la aculturación y las devastadoras consecuencias del cambio climático.

El segundo premio fue para otra película boliviana, El Gran Movimiento de Kiro Russo. Esta vez, la película se sitúa en la densa capital andina de La Paz, a la cual un minero ha llegado junto con sus compañeros para participar en una manifestación de trabajadores.

En la ciudad, el personaje principal, interpretado por Julio César Ticona, se pone extrañamente enfermo y busca la ayuda de un curandero. El cineasta Russo presenta una película de una estética singular e inventiva sobre las creencias ancestrales de los pueblos indígenas andinos enfrentados a la depredación de un descontrolado sistema capitalista. La película también ganó el premio a la mejor fotografía.

El jurado también otorgó el premio al mejor documental titulado “Apenas el sol'', de Arami Ullón. La directora paraguaya, que ahora vive en Suiza, sigue con la cámara la carrera contra el tiempo de Mateo Sobode Chiqueno, que graba sin descanso los cantos, las leyendas y los testimonios del pueblo indígena ayoreo, cuya cultura y memoria milenarias están amenazadas por la sedentarización forzada.

El coraje de las mujeres

Otras dos películas se destacaron este año para el Premio Rigoberta Menchú. El gran premio fue para Powerlands, de Ivey Camille Manybeads Tso. Esta coproducción entre Canadá y Estados Unidos sumerge al espectador en el corazón de las múltiples luchas de las mujeres indígenas en todo el mundo para preservar su tierra y su herencia cultural.

El segundo premio en la categoría fue otorgado a Tystnaden i Sápmi, de la noruega Liselotte Wajstedt, un conmovedor documental sobre la valentía de dos mujeres sami que decidieron romper el silencio en la era del movimiento #MeToo, de denuncia de abusos sexuales.

La película Wildhood, del cineasta mi'kmaq Bretten Hannman, ganó el premio APTN, de la Cadena de Televisión de los Pueblos Originarios de Canadá, otorgado a un cineasta indígena que se haya distinguido durante el año. En esta prometedora película, dos jóvenes, interpretados por los actores Phillip Lewitski y Avery Winters, parten a la búsqueda de su identidad indígena.

En el camino, los hermanos conocen a un joven llamado Pasmay, interpretado por Joshua Odjick, originario de Kitigan Zibi, en Quebec, que acepta acompañarlos en su búsqueda. Se trata de una obra intensa sobre la rebelión, la juventud y la libertad.

En la categoría de cortometrajes, el premio Radio-Canada Espaces Autochtones fue para Chanson de l'Arctique, de Germaine Arnattaujuq, Neil Christopher y Louise Flaherty. En seis minutos, el trío nos cuenta, con música e imágenes animadas, la historia del origen del mundo según la tradición inuit de Nunavut. También recibió una mención especial el cortometraje “Imalirijit'', de Vincent L'Hérault y Tim Anaviapik Soucie.

El Premio Internacional de Cortometraje fue para “Flores de la llanura'', de la cineasta mexicana Mariana X. Rivera, que se centra en el pueblo indígena amuzgo del estado de Guerrero. Con el telón de fondo del feminicidio y la exclusión, la historia presenta a una comunidad que hará cualquier cosa para salvar su dignidad y sus tradiciones ancestrales.

Por último, el cineasta brasileño Vincent Carelli recibió el Premio a la Trayectoria por su trabajo de cuatro décadas dedicado a dar imagen y voz a los pueblos indígenas de Brasil''. Su película más reciente, Adeus, Capitão”, se proyectó durante el festival. Se trata de una producción ambiciosa y a gran escala, filmada en portugués y en parkatêjê, la lengua de la nación indígena amazónica de Gavião.

Fuente: Espaces Autochtones / I. Houdassine

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares