1. Página de inicio
  2. Sociedad

¿Dónde están los alquileres baratos en Canadá?

Un cartel de vivienda en alquiler frente a una casa.

Los analistas afirman que la subida de los precios se debe a que hay una mayor demanda y que las viviendas y apartamentos disponibles no alcanzan a satisfacer las necesidades de los potenciales inquilinos.

Foto: CBC News

RCI

A medida que los precios de los alquileres aumentaban rápidamente en los dos últimos meses en Canadá, los lugares donde las viviendas en alquiler todavía eran asequibles se hacían cada vez más difíciles de encontrar.

En julio, el costo promedio mensual de una vivienda en alquiler en Canadá era de 1.934 dólares, un 10,4% más caro que el año pasado, según los datos de la empresa de anuncios de propiedades en alquiler Rentals.ca. Un aumento similar registrado el mes previo hizo que el alquiler promedio aumente un 9,5%.

Los analistas afirman que la subida de los precios se debe a que hay una mayor demanda y que las viviendas y apartamentos disponibles no alcanzan a satisfacer las necesidades de los potenciales inquilinos.

Esa demanda también se debe en parte a que algunas personas están abandonando las grandes ciudades, mientras que otras buscan un lugar donde vivir en esos grandes centros urbanos.

Esto supone un reto para personas como Joan Alexander, una persona de la tercera edad que ha alquilado casas por todo Canadá, como en las ciudades de St. Catharines y Guelph, en la provincia de Ontario; luego en Castlegar, en la provincia de Columbia Británica y, desde hace dos años, en la provincia de la Isla del Príncipe Eduardo.

Joan Alexander y su pareja, Elizabeth Huether eligieron establecerse en Summerside, una pequeña localidad de unos 15.000 habitantes, situada a unos 50 kilómetros al noroeste de Charlottetown, elegida justamente por su ambiente de pueblo pequeño.

La elección de esta localidad como lugar donde vivir también se debe al aumento de los costos de alquiler y otras consideraciones como la proximidad a los servicios de salud.Realmente esperábamos que la Isla del Príncipe Eduardo sea la última parada de nuestra vida, dijo Joan Alexander.

Un anuncio inmobiliario.

Las disponibilidades de viviendas en alquiler en Canadá no son suficientes para satisfacer la demanda, lo que empuja al alza de los alquileres.

Foto:  CBC News / David Horemans

Sin embargo, el año pasado, los alquileres en esta pequeña provincia en la costa del Atlántico canadiense subieron más de lo que habían aumentado en toda una década. A esto se suma el hecho de que el número de viviendas disponibles es muy escaso.

Encontrar una vivienda en alquiler a un precio asequible en Canadá después de una pandemia se ha convertido en un reto para muchos canadienses que se encuentran enfrentando las consecuencias del aumento de las tasas de interés, la inflación y las limitadas disponibilidades de viviendas en alquiler.

Ben Myers, presidente de Bullpen Research and Consulting, una empresa de asesoramiento inmobiliario que hace un seguimiento de los precios de los alquileres en Canadá, dice que si se busca un precio adecuado todavía hay algunos lugares que él describiría como comparativamente baratos.

Myers sugiere buscar una vivienda en alquiler en Red Deer o Lethbridge, dos ciudades en la provincia de Alberta, o en Saskatoon, una ciudad en la provincia de Saskatchewan..

Puedes conseguir una vivienda de dos dormitorios por menos de 1.150 dólares al mes. Todo depende de dónde puedas trabajar, dice Myers.

Por su parte, Joan Alexander dice que pudo encontrar algunos lugares ideales en las Praderas.

Parecía demasiado bueno como para ser verdad. Parecía que había unos cuantos lugares en los que podíamos encontrar lo que buscábamos. Viviendas seguras, asequibles y aptas para tener mascotas, explicó Alexander, que necesita un frecuente control médico tras haber donado un riñón, además de un lugar que acoja a su perro, Beau.

Lloydminster, una ciudad ubicada entre las provincias de Alberta y Saskatchewan, atrajo a Alexander y a su cónyuge con precios asequibles y un propietario que admitía mascotas.La pareja se mudó en octubre a su nueva casa, a un precio de 1.200 dólares al mes en alquiler.

Los listados de viviendas disponibles en el sitio Rentals.ca incluyen viviendas unifamiliares y adosadas, apartamentos en condominio, en edificios de apartamentos y apartamentos en sótanos. La empresa no puede ofrecer un alquiler promedio para todas las ciudades. Algunas comunidades más pequeñas no tienen suficientes viviendas en alquiler como para obtener una media exacta. Así que vale la pena buscar, ya que hay joyas ocultas.

Myers dice que en un año normal, los precios de los alquileres pueden fluctuar en promedio entre el tres y el cinco por ciento. Pero los alquileres en promedio aumentaron entre un 10% y un 12% en 2019, debido a la escasez de oferta. Luego llegó la pandemia y el alquiler bajó en promedio entre un 15% y un 20%.

Ahora nos estamos ajustando de nuevo a los niveles anteriores a la pandemia, dijo Myers.

Dos personas transportan muebles.

La pandemia ha hecho que debido al teletrabajo, los canadienses se trasladen fuera de las grandes ciudades, empujando los precios de las viviendas al alza.

Foto: Radio-Canada / Ivanoh Demers

Inquilinos en movimiento

Luego están las anomalías excesivamente caras, como la ciudad de Vancouver, que se recuperó aún más rápido de la pandemia, con un alquiler promedio mensual de 2.300 dólares en junio de 2022.

Myers dice que también ha habido cambios significativos en las ciudades que solían tener alquileres bajos, ya que algunas personas decidieron trasladarse a lugares más pequeños donde pueden obtener un espacio más grande para vivir a un precio adecuado.

La generación de los Baby Boomers, nacida entre 1946 y 1964, que está en la etapa de la jubilación en el área de Toronto están creando una mayor demanda, causando con ello el aumento de los alquileres en lugares como la Región del Niágara y Halifax, por ejemplo.

Halifax se ha convertido en todo un fenómeno. Sin duda, muchos ontarienses se trasladaron a Halifax durante la pandemia, afirma Myers.

Además, dice que muchos estudiantes se quedaron en sus ciudades universitarias, como Victoria, la capital de la provincia de Columbia Británica, o London y Kingston, en la provincia de Ontario, cuando las oficinas cerraron sus puertas durante los dos últimos años.

Todas las ventajas de vivir en una gran ciudad se convirtieron en casi malas porque no querías estar cerca de mucha gente durante una pandemia, dijo Myers.

La desaparición de los alquileres asequibles

Todos estos cambios no han hecho más que aumentar la presión sobre el mercado de las viviendas en alquiler, que lleva más de una década viendo cómo disminuyen las opciones de alquiler para los que ganan poco, según el investigador de la política de vivienda Steve Pomeroy.

Pomeroy utiliza los datos de la Sociedad canadiense de hipotecas y vivienda, CMHC) por sus siglas en inglés, para demostrar las pérdidas de viviendas asequibles en el mercado del alquiler.

Pomeroy, investigador principal del Centro de Investigación Urbana de la Universidad de Carleton, calcula que entre 2011 y 2016, el número de unidades de alquiler que serían asequibles para los hogares que ganan menos de 30.000 dólares al año, con alquileres inferiores a 750 dólares, se redujo en 322.600 en Canadá.

Esto afecta a uno de cada tres canadienses que alquila una vivienda, según los datos del censo de 2016.

Pomeroy dice que históricamente la provincia de Quebec ofrecía el mayor número de viviendas en alquiler disponibles en el país.

Quebec siempre ha sido culturalmente muy diferente. Vivir en alquiler es mucho más aceptado culturalmente. Se trata un poco de la influencia europea. Tienes estas casas muy pintorescas de dos, tres pisos con la escalera de hierro forjado y con tres unidades, y dos se alquilan. Así que, por definición, dos tercios de la población son inquilinos.
Una cita de Steve Pomeroy, investigador en el Centro de Investigación Urbana de la Universidad de Carleton.
Escaleras de edificios de dos y tres apartamentos en Montréal.

Escaleras de edificios de dos y tres apartamentos en Montréal.

Foto: Radio-Canada / Martin Thibault

Dice que quizá sea hora de que el resto de Canadá se plantee un modelo más europeo, donde el alquiler sea algo más aceptado.

Dice que hay muchas ciudades, en Francia y Alemania por ejemplo, donde los inquilinos casi igualan a los propietarios en población.

Históricamente, América del Norte ha tenido una cultura diferente, en la que ser propietario de una vivienda es considerado como algo mejor.

Tradicionalmente ha habido un gran apoyo a la noción de propiedad de la vivienda. Aquí en Canadá hemos tenido un seguro hipotecario que incluía un mayor acceso al crédito para los compradores. El sistema político ha reforzado mucho ese sistema de creencias, de que ser propietario es lo correcto.
Una cita de Steve Pomeroy, investigador en el Centro de Investigación Urbana de la Universidad de Carleton.

Pero ahora, las organizaciones de inquilinos y de lucha contra la pobreza están presionando para que haya más derechos para los inquilinos. Esto es algo que Pomeroy ve como un cambio positivo.

Él también considera que muchos jóvenes canadienses ven el alquiler de un techo como su futuro. Les da la libertad de vivir experiencias, mudarse de un lugar a otro por el trabajo y no quedarse atados a una propiedad que no pueden pagar.

Pomeroy preguntó recientemente a sus estudiantes de posgrado, todos ellos con un empleo y en la veintena, si creían que podrían comprar una casa en los próximos cinco años. ¿Querrían hacerlo?

Él dijo que le sorprendió escuchar que, por primera vez, ninguno de ellos creía estar en condiciones de poder comprarse una vivienda.

Nadie creía que podría hacerlo, y sólo la mitad realmente quería hacerlo, explicó Steve Pomeroy.

Fuente: CBC / Y. Brend

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares