1. Página de inicio
  2. Política
  3. Política provincial

Ante la Ley 96, municipios en Quebec refuerzan su estatus de ciudades bilingües

Mujeres con pancartas en una manifestación.

Manifestación en Quebec contra la Ley 96.

Foto: Radio-Canada / Patrick Louiseize

RCI

Una nueva ley lingüística en la provincia de Quebec, la controvertida Ley 96, está haciendo que decenas de municipios en la provincia decidan reforzar su estatus de comunidades bilingües.

Son pocos los municipios que se plantean renunciar al derecho de atender a sus ciudadanos tanto en inglés como en francés.

Con una población de 8.5 millones de habitantes,el Departamento de Estadísticas de Canadá estima que para el año 2036, la primera lengua oficial hablada en Quebec será el francés, con un 83 %, mientras que el inglés alcanzará al 17%.

Casi 90 ciudades, pueblos o distritos de Quebec son considerados oficialmente bilingües, designación que les permite ofrecer a la ciudadanía servicios, colocar carteles y enviar comunicaciones por correo en las dos lenguas oficiales del país. Las jurisdicciones que no tienen este estatus deben comunicarse con la población sólo en francés, con pocas excepciones.

La nueva Ley 96, que entró en vigor el 1 de junio, propone que se revoque el estatus bilingüe a todo municipio donde menos del 50% de la población tienen el inglés como lengua materna. Sin embargo, un pueblo o ciudad bilingüe puede evitar perder su estatus si aprueba una resolución para mantener su carácter bilingüe en los 120 días siguientes a la recepción de la notificación de la provincia.

Scott Pearce, alcalde del municipio de Gore, al norte de Montreal, afirmó que la decisión de seguir siendo bilingüe fue fácil para su ciudad de poco más de 1.700 habitantes.

Fueron los irlandeses quienes fundaron este municipio en el siglo XIX, así que es algo que forma parte de nuestra historia: hablar inglés y la cultura inglesa, dijo en una entrevista reciente.

Aunque el porcentaje de residentes en Gore que hablan inglés como lengua materna ha descendido de más del 50% a alrededor del 20%, dijo que mantener el bilingüismo es popular entre los ciudadanos francófonos y anglófonos por igual. El idioma, dijo el alcalde, nunca ha sido un problema aquí.

Pearce, que representa a los municipios bilingües en la Federación Quebequense de Municipios en esta provincia, dijo que la mayoría de los alcaldes con los que ha hablado tienen previsto aprobar resoluciones similares, o ya lo han hecho.

He hablado con alcaldes de toda la provincia, y están muy orgullosos del estatus bilingüe y de cómo se llevan sus comunidades inglesa y francesa.
Una cita de Scott Pearce, alcalde de Gore.
Simon Jolin-Barrette

El ministro provincial de la Lengua Francesa, Simon Jolin-Barrette, desea "mostrar la ejemplaridad del gobierno de Quebec al permitir que todos vivan en francés".

Foto: La Presse canadienne / Jacques Boissinot

Aunque la Ley 96 ha sido criticada por diversos sectores de la población en Quebec, Pearce, quien está casado con una diputada en la legislatura provincial, considera que el partido gobernante, una formación nacionalista, le ha hecho un favor a las ciudade de la provincia al darles una forma fácil de formalizar su estatus de municipio bilingüe.

La agencia informativa Prensa Canadiense se puso en contacto con todos los municipios y distritos bilingües para preguntarles si habían aprobado, o tenían previsto aprobar, una resolución para mantener su estatus.

De las más de dos docenas que respondieron, todos menos tres dijeron que tenían la intención de seguir siendo bilingües. Los demás dijeron que aún estaban estudiando la ley o declinaron hacer comentarios. Ninguna dijo que pensaba renunciar a ser considerada oficialmente bilingüe.

Un portavoz de la Oficina de Lenguas de la provincia, la Office québécois de la langue française, dijo en un correo electrónico que se enviarán en breve avisos a los municipios que ya no alcanzan el umbral del 50% de su población que tiene el inglés como lengua materna.

Aunque pueden ofrecer servicios en inglés, un municipio reconocido como bilingüe debe, no obstante, garantizar que sus servicios al público estén disponibles en la lengua oficial de Quebec, el francés, escribió Nicolas Trudel en un correo electrónico.

El objetivo oficial del proyecto de Ley 96 es afirmar que el francés es la única lengua oficial de Quebec y la lengua común de la nación quebequense. Pero los cuatro alcaldes que hablaron con la Prensa Canadiense por teléfono, así como muchos de los que respondieron por correo electrónico, dijeron que la decisión de funcionar en los dos idiomas fue unánime entre los concejales y apenas suscitó debate entre los ciudadanos.

Creo que la lengua francesa ya está protegida, y bien protegida, dijo Richard Burcombe, alcalde de la ciudad de Brome Lake, uno de los municipios del este de Quebec, no es necesario eliminar los servicios a la población inglesa para proteger la lengua francesa.

Dijo que su ciudad, que está por debajo del umbral del 50%, aún no ha aprobado una resolución, pero lo hará cuando reciba esa notificación.

Manifestación de jóvenes.

Jóvenes indígenas mohawks de Kahnawake, Quebec, denuncian el impacto de la Ley 96 en sus propias lenguas originarias.

Foto: Radio-Canada

Kirkland, una ciudad del área de Montreal, describió el bilingüismo como un valor fundamental en todos los aspectos de la vida municipal'', mientras que Ayer's Cliff, situada en la región llamada Eastern Townships, dijo que mantener el bilingüismo era esencial para el carácter del municipio y como testimonio de la presencia histórica de las dos comunidades, anglófona y francófona".

Otterburn Park, una localidad situada a 40 kilómetros al este de Montreal, dijo que quería mantener su estatus bilingüe a pesar de que sólo el 5,7% de su población declaró el inglés como lengua materna en el último censo.

La población anglófona está compuesta en gran parte por personas mayores, escribió la alcaldesa Mélanie Villeneuve en un correo electrónico.

Con el propósito de prestar un servicio de calidad, sobre todo a los grupos de personas más vulnerables, creemos que es importante poder comunicarnos con los ciudadanos anglófonos en el idioma que les resulte más cómodo, explicó la alcaldesa.

Varios de los alcaldes expresaron su esperanza de que la opción de seguir siendo bilingüe sea aceptada de modo permanente para no tener que aprobar nuevas resoluciones cada vez que se lleve a cabo un censo de la población.

Fuente: CBC / M. Lowrie

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares