1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Inmigración

Veteranos canadienses instan a Ottawa a no abandonar a los afganos

Un avión rodeado de personas.

Miles de afganos intentaron huir de Afganistán a través del aeropuerto de Kabul después de que los talibanes tomaran el poder en agosto.

Foto: (Wakil Kohsar/AFP/Getty Images)

RCI

Hace un año que los combatientes talibanes tomaron el control de Kabul, la capital de Afganistán, tras una ofensiva que llevó a la precipitada retirada de las tropas estadounidenses y aliadas, incluidas las canadienses.

A veinte años de la invasión de Afganistán encabezada por Estados Unidos, en agosto de 2021 las imágenes de vídeo mostraban a afganos que se agolpaban en la pista del aeropuerto de Kabul, desesperados por escapar, mientras despegaba un avión de la fuerza aérea estadounidense. Algunos de ellos murieron al caer mientras trataban de sujetarse a la aeronave.

Vimos cómo se desarrollaba esa terrible situación, vimos esa tremenda catástrofe que ocurrió en Kabul, dijo Brian Macdonald, veterano canadiense que participó en la guerra en Afganistán.

Él dirige la organización sin fines de lucro Aman Lara, que en lengua pashto significa camino protegido. Esta entidad de veteranos canadienses y ex intérpretes ha trabajado durante el último año para traer refugiados afganos a Canadá.

Fue devastador no haber podido sacarlos hace un año, pero desde entonces nos hemos unido, hemos redoblado los esfuerzos y hemos podido sacar a 3.000 personas, dijo el director de Aman Lara.

Pero fue un proceso lento y peligroso para esos refugiados el tener que pasar por la administración talibana para conseguir un pasaporte.

Estas personas que han ayudado a Canadá ahora tienen que acudir a una oficina controlada por los talibanes y dar su nombre, dirección y las fechas de nacimiento de sus hijos. Es algo muy peligroso.
Una cita de Brian Macdonald, director ejecutivo de Aman Lara.
Una multitud de hombres se agolpa, la mayoría de ellos tratando de pasar documentos a alguien encaramado a un muro de piedra bajo.

Cientos de afganos se apresuraron a acudir a las oficinas de pasaportes, cerradas desde que los talibanes tomaron el poder a mediados de agosto de 2021.

Foto: Reuters / Jorge Silva

Hubo esperanzas en junio, cuando Pakistán aceptó permitir temporalmente a los refugiados afganos aprobados llegar a Canadá a través de su frontera, sin pasaporte ni visado.

Pero Macdonald dice que se han topado con un obstáculo para traer a esos refugiados a Canadá.

Esperábamos que fueran miles, y terminaron siendo docenas. Estamos tratando con la frontera afgano-paquistaní, que es un lugar muy salvaje. Y por eso los mensajes no siempre se comunican con claridad, pero creemos que la ventana puede seguir abierta, declaró el veterano canadiense.

Un portavoz del ministro de Inmigración, Sean Fraser, dijo que Canadá ha añadido más empleados sobre el terreno para tramitar las solicitudes lo más rápidamente posible, incluso en Pakistán.

Ese ministerio no reveló cuántos afganos indocumentados lograron llegar a Canadá a través del acuerdo con Pakistán.

Ottawa se comprometió inicialmente a traer a 40.000 refugiados afganos a Canadá, concentrándose en los afganos que fueron empleados por el gobierno y el ejército canadiense. Hasta la fecha, el gobierno federal dijo que ha acogido a 17.300.

El plan de Canadá para los refugiados afganos es uno de los mayores programas del mundo, escribió el portavoz de Fraser.

Sin embargo, el gobierno de Canadá ha sido criticado por no hacer más para ayudar a los afganos que colaboraron con la presencia militar canadiense en Afganistán y que ahora corren el riesgo de ser asesinados por los talibanes.

Manifestación de afganas en Kabúl.

Manifestación de defensores de los derechos de las mujeres afganas y activistas civiles para exigir a los talibanes que preserven sus logros y su educación, frente al palacio presidencial en Kabul, Afganistán, el 3 de septiembre de 2021.

Foto: Reuters

La viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que no debemos pensar en tiempo pasado cuando se le preguntó si Canadá podría haber hecho más hace un año.

Podemos tener la cabeza alta cuando pensamos en nuestra respuesta en comparación con la de nuestros aliados. Hay mucho más trabajo por hacer, dijo Freeland el 11 de agosto en Toronto.

Tenemos que seguir trabajando para traer más gente de Afganistán a Canadá, y eso es exactamente lo que estamos haciendo.
Una cita de Chrystia Freeland, viceprimera ministra de Canadá.

El mes pasado, Canadá dejó de aceptar nuevas solicitudes para su programa especial de inmigración, una medida que, según sus defensores, equivale al abandono de aquellos afganos desesperados por venir a este país.

Macdonald espera que el gobierno federal reconsidere su enfoque y se comprometa a acoger en Canadá a todos los afganos que colaboraron con Canadá.

Hace un año, estábamos en pánico para sacar al mayor número de personas posible, dijo Macdonald.

Todos pensábamos,como veteranos y otros intérpretes, que esa ventana se había cerrado, que las personas a las que no sacábamos se quedarían atrapadas en Afganistán. Pero lo que hemos aprendido en el último año es que todavía podemos sacarlos. Es a paso de tortuga. No a tanta gente como nos gustaría. Pero seguimos trabajando cada día, sacando a la gente de Afganistán. Y vamos a seguir haciéndolo hasta que saquemos a toda la gente que podamos.
Una cita de Brian Macdonald, director ejecutivo de Aman Lara.

Fuente: CBC / M. von Stackleberg

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares