1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Conflictos armados

Nuevas sanciones canadienses apuntan a los responsables de la matanza en Bucha

Cuerpos en bolsas para cadáveres  alineados en un campo por los forenses.

Técnicos forenses exhuman los cuerpos de civiles que, según las autoridades ucranianas, fueron asesinados durante la invasión rusa y luego enterrados en una fosa común en la ciudad de Bucha, en las afueras de Kiev, Ucrania, el 8 de abril de 2022.

Foto: Reuters / Valentyn Ogirenko

RCI

La última ronda de sanciones canadienses contra Rusia apunta a los miembros de las unidades militares acusadas de masacrar a civiles en las afueras de Kiev entre marzo y abril de este año.

En total, 43 individuos y 17 organismos fueron incluidos este 2 de agosto a la lista de sancionados por Ottawa

Varios de los militares que figuran en la lista actualizada de sancionados por el gobierno de Canadá pertenecen a la 64ª Brigada Motorizada de Fusileros del ejército ruso y fueron sancionados hace meses por otros países, incluidos miembros de la Unión Europea.

Uno de sus miembros, el coronel Andrei Boevich Kurbanov, fue identificado a principios de abril e incluido por activistas e investigadores de crímenes de guerra ucranianos en una lista de nombres llamada Carniceros de Bucha.

Andrei Boevich Kurbanov, junto a otros mandos inferiores, fueron sancionados por la Unión Europea en junio.

Algunos de los superiores de Kurbanov, como el coronel Azatbek Asanbekovich Omurbekov, quien es el comandante de la brigada, y el teniente general Andrey Ivanovich Sychevoy, comandante del 8º Ejército de Armas Combinadas de la Guardia, fueron incluidos en la lista de sancionados por Canadá la pasada primavera.

El Congreso Ucraniano Canadiense reclama rapidez en las sanciones

Por su lado, el director ejecutivo del Congreso Ucraniano Canadiense, Ihor Michalchyshyn, dijo que Ottawa ha tardado en imponer sanciones a los comandantes de menor nivel y sigue siendo reticente a declarar a Rusia como Estado patrocinador del terrorismo.

Rusia negó haber masacrado a civiles en Bucha y afirmó que las pruebas de los asesinatos de civiles fueron montadas para incriminar a Moscú.

La 64ª Brigada Motorizada de Fusileros, que fue encomiada y reconocida por el presidente ruso Vladimir Putin con el título militar honorífico de Guardias por su despliegue en Ucrania, llegó a Bucha, un suburbio rico y lleno de árboles en Kiev, a mediados de marzo. La brigada ha sido acusada de asesinar hasta una docena de personas durante un periodo de tres semanas en la zona.

Soldados y policías permanecen cerca de una cinta que los separa de varios cuerpos apilados y medio quemados.

Los investigadores inspeccionan el lugar donde se encontraron varios cuerpos calcinados en Bucha el 5 de abril de 2022.

Foto: Associated Press / Rodrigo Abd

La primavera pasada, Yulia, empleada de una pequeña tienda llamada Memory Kings, situada detrás del depósito de cadáveres de Bucha, relató cómo fue la ocupación rusa.

Ella dijo que la primera oleada de tropas rusas fue respetuosa, pero las que siguieron, refiriéndose a los soldados de la 64ª Brigada Motorizada de Fusileros, fueron crueles. Dijo que, aunque nunca fue testigo directo de una atrocidad, tanto ella como su marido vieron cuerpos apilados en la calle.

Querían salir a recogerlos, dijo Yulia, e incluso tomaron una carretilla para transportar los cadáveres, pero un soldado ruso se los impidió y les amenazó. 'Si los tocan, ustedes serán los siguientes', nos dijo, contó la ucraniana Yulia, quien pidió que se utilice sólo su nombre pero no su apellido.

Los horrores en Bucha y las atrocidades cometidas en lugares como la cercana Irpín, localidad que el primer ministro Justin Trudeau visitó durante su viaje a Ucrania la pasada primavera, son casos conocidos y están bien documentados, dijo Michalchyshyn.

Siempre es bueno ver que Canadá está aplicando más sanciones, pero es preocupante y Canadá no está a la altura de nuestros aliados, dijo, señalando que no hay un intercambio de inteligencia entre el grupo de países aliados y Ucrania.

Antes de la invasión de Ucrania lanzada por Rusia el pasado 24 de febrero, el Congreso Ucraniano Canadiense se encontraba presionando a Ottawa para que se mantenga al nivel de otros aliados en la imposición de sanciones, especialmente contra la empresa paramilitar rusa Wagner Group, que Canadá fue uno de los últimos países en sancionar.

Rusia envió sus tropas a Ucrania el 24 de febrero, alegando que Kiev no había aplicado los acuerdos de Minsk, diseñados para dar a las regiones de Donetsk y Lugansk un estatus especial dentro del Estado ucraniano. Los protocolos, negociados por Alemania y Francia, se firmaron por primera vez en 2014.

En febrero de 2022, Rusia reconoció a las repúblicas del Donbass como estados independientes y exigió que Ucrania se declare oficialmente un país neutral que nunca se unirá a ningún bloque militar occidental.

La reticencia de Ottawa a actuar con más firmeza y rapidez a la hora de aplicar sanciones ha sido difícil de entender, dijo Michalchyshyn.

Llevamos mucho tiempo hablando con el gobierno canadiense sobre las sanciones antes de la guerra, y estamos muy frustrados porque nos estábamos quedando atrás y no parecíamos hacer lo que otros aliados están haciendo.
Una cita de Ihor Michalchyshyn, director del Congreso Ucraniano Canadiense.
El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Foto: Reuters / Saul Loeb

Washington considera etiquetar a Rusia como Estado patrocinador del terrorismo

La semana pasada, el Senado estadounidense aprobó por unanimidad una resolución en la que se pide al secretario de Estado Antony Blinken que declare a Rusia Estado patrocinador del terrorismo. La Cámara de Representantes de EE.UU. se encuentra elaborando una legislación formal.

A la Administración Biden: tienen el apoyo unánime del Senado de Estados Unidos para etiquetar a Rusia como Estado patrocinador del terrorismo. Háganlo, dijo la semana pasada el senador republicano estadounidense Lindsey Graham.

Michalchyshyn dijo que su grupo le escribió al primer ministro Trudeau hace semanas, pidiendo medidas similares de parte de Canadá. Él dijo que sería un fuerte paso adelante y esperaba que esa designación tenga amplias consecuencias para aislar aún más a Rusia y dañar aún más su capacidad para financiar la guerra.

En reacción a la posibilidad de que Estados Unidos designe a Rusia como Estado que patrocina el terrorismo, Moscú afirmó que la medida significaría la ruptura completa de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Fuentes: CBC / M. Brewster / RT

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares