1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

Provincias canadienses quieren más control sobre la inmigración

Dos personas trabajan de noche en un hospital.

La provincia de Ontario tiene 378.000 puestos de trabajo sin cubrir.

Foto: Getty Images / gradyreese

RCI

Citando la escasez de mano de obra en todo el país, varios ministros de inmigración de distintas provincias canadienses señalaron que quieren un mayor control sobre el proceso de inmigración. Con este propósito, han enviado una carta a su homólogo federal pidiendo un cambio.

En una carta enviada el 26 de julio, los ministros de inmigración de Ontario, Alberta, Saskatchewan y Manitoba pidieron a Sean Fraser, ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, que se permita a estas provincias seleccionar más inmigrantes con las habilidades que más se necesitan.

Necesitamos la capacidad de responder a la rápida evolución de las necesidades en zonas y comunidades específicas, con un sistema flexible que podamos adaptar a las cambiantes necesidades económicas y humanitarias, afirma la carta.

En anticipación a una reunión entre el ministro federal de Inmigración Fraser y sus homólogos provinciales en Saint John, Nueva Brunswick, afirmaron que Canadá debe hacer más para atraer y retener a los trabajadores, sobre todo en oficios cualificados.

Los ministros provinciales dicen que las provincias deberían poder contratar a los trabajadores y ofrecerles buenos empleos en sus jurisdicciones.

La carta dice que las provincias son las que mejor conocen sus economías locales y son las que mejor pueden elegir a los recién llegados a Canadá para que tengan las mayores posibilidades de éxito.

Estamos ante una competencia mundial por el talento, ya que personas en todo el mundo están buscando un lugar mejor para construir una vida para ellos y sus familias.

De las 198.085 personas que inmigraron a Ontario el año pasado, la provincia pudo seleccionar a 9.000, alrededor del 4,5%, a través del Programa de Nominación de Inmigrantes de Ontario, que reconoce y nomina para la residencia permanente a personas que tienen las habilidades y la experiencia que la economía de Ontario necesita, según el Ministerio de Inmigración de la provincia más populosa de Canadá.

Monte McNaughton, ministro de Trabajo, Inmigración, Formación y Desarrollo de Competencias de Ontario, declaró que su provincia quiere que el gobierno federal duplique su asignación para seleccionar a 18.000 inmigrantes calificados de los 211.000 que llegarán a Ontario este año. Ottawa sólo le concedió un aumento de 700.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Trabajo de Ontario, la mayoría de las cuatro provincias que recibieron el mayor número de inmigrantes en el 2021 tuvieron porcentajes igualmente bajos de inmigrantes a los que se les permitió seleccionar. Alberta pudo seleccionar solo el 15% de los 39.950 inmigrantes recibidos en esa provincia, y a Columbia Británica se le permitió elegir al 9,3% de los 69.270 recién llegados.

La única excepción fue Quebec, que seleccionó el 55,8% de sus 50.170 inmigrantes.

McNaughton dijo que otros ministros provinciales se encuentran en la misma situación en lo que se refiere a la escasez de mano de obra, pero que el desafío mayor está en Ontario, donde hay 378.000 puestos de trabajo sin cubrir. Dijo que la provincia se centra en dos sectores en su búsqueda de mano de obra: la atención sanitaria y los oficios especializados.

Así que tiene más sentido que las provincias, en particular Ontario, tengan voz en cuanto a los inmigrantes calificados que necesitamos para cubrir estos puestos de trabajo, dijo Monte McNaughton, ministro de Trabajo, Inmigración, Formación y Desarrollo de Competencias de Ontario.

Monte McNaughton habla a la prensa.

Monte McNaughton, ministro de Trabajo, Inmigración, Formación y Desarrollo de Competencias de Ontario.

Foto: Chaîne de Queen's Park

Varias vías de acceso a la residencia permanente

En junio, el ministro federal Fraser anunció que Ottawa estaba trabajando en la creación de una vía más rápida para que los trabajadores temporales puedan obtener el estatus de residentes permanentes en el país.

El año pasado, durante ocho meses de restricciones a causa del Covid-19, el gobierno federal ofreció a 90.000 trabajadores esenciales, incluyendo trabajadores de primera línea en el sector de la salud y estudiantes internacionales, una vía acelerada para obtener la residencia permanente en Canadá.

El gobierno federal ofrece varias vías de acceso a la residencia permanente que suelen estar diseñadas para atraer y retener a la mano de obra calificada. Un ejemplo es el Programa de Inmigración del Atlántico para trabajadores calificados y graduados internacionales de universidades canadienses que quieran vivir en Nueva Escocia, Nueva Brunswick, la Isla del Príncipe Eduardo, o en Terranova y Labrador.

El programa fue puesto a prueba en 2017 y se convirtió en permanente este año.

La provincia de Nueva Escocia pudo acoger a más de 1.500 inmigrantes más este año a través del Programa de Inmigración del Atlántico y su programa provincial de nominados. Sin embargo, continúa enfrentando una escasez de mano de obra en los oficios calificados.

McNaughton dijo que Ontario está tramitando las solicitudes en el marco del Programa de Nominación de Inmigrantes de Ontario en un plazo de 90 días, en comparación con los 42 meses que tarda el gobierno federal en algunos casos.

También dijo que la provincia fue la primera en reconocer las credenciales internacionales para determinadas profesiones.

Así que si eres un ingeniero, si eres un arquitecto, o si estás en los oficios calificados, ahora hemos eliminado la experiencia laboral canadiense y realmente simplificado los requisitos de las pruebas de idioma. Así queremos asegurarnos de que los nuevos canadienses que están aquí en Ontario ya estén trabajando en los campos que han estudiado.
Una cita de Monte McNaughton, ministro de Trabajo, Inmigración, Formación y Desarrollo de Competencias de Ontario.

McNaughton dijo que Ontario quiere asegurarse de que se cubran las carencias de trabajadores calificados en la provincia, sin dejar de seguir apoyando a los inmigrantes que llegan por otras vías, como la reagrupación familiar o como refugiados.

La inmigración no es la solución perfecta, pero es una parte clave de la solución para cubrir la escasez de mano de obra, añadió.

McNaughton dijo que la escasez de mano de obra está contribuyendo al alto costo de la vida para los canadienses. Señaló una crisis inminente, ya que en Canadá uno de cada tres trabajadores especializados tiene más de 55 años.

Creo que es el mayor reto económico al que nos enfrentamos como provincia y como país, destacó McNaughton.

Fuente: CBC / J. Chin

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares