1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

Dos familias en Edmonton evitan a última hora ser deportadas a México y Filipinas

Luis Ubando Nolasco, Cinthya Carrasco Campos y sus dos hijas pequeñas debían ser deportados a México. Evangeline Cayanan y su hija McKenna, de seis años, debían salir de Canadá con destino a Filipinas.

Dos familias de Edmonton que debían ser deportadas de Canadá lograron la suspensión de la medida. Luis Ubando Nolasco, Cinthya Carrasco Campos y sus dos hijas pequeñas debían ser deportados a México el 4 de julio. Evangeline Cayanan y su hija McKenna, de seis años, debían salir de Canadá con destino a Filipinas el 8 de julio.

Foto:  CBC / Paige Parsons

RCI

Dos familias de Edmonton que se enfrentaban a una deportación inminente a sus países de origen, una a México y otra a Filipinas, lograron la suspensión de la medida a último minuto.

Las familias, ambas con niños pequeños, hicieron un llamado público en las últimas semanas, citando sus preocupaciones por su seguridad en caso de tener que regresar a sus países de origen.

Luis Ubando Nolasco, Cinthya Carrasco Campos y sus hijas de ocho y nueve años debían tomar un vuelo de regreso a México el lunes 4 de julio.

La familia huyó a Canadá en 2018 y pidió protección como refugiados tras el homicidio de un familiar. El gobierno de Canadá rechazó sus solicitudes de permanencia y se les ordenó abandonar el país.

Sin embargo, la pareja dice que el pasado 2 de julio se reunió con el diputado del centro de Edmonton y ministro federal de Turismo, Randy Boissonnault, quien les dijo para su alivio que su deportación fue puesta en pausa y que no tenían que abandonar Canadá.

Me tiré al piso y lloré mucho, dijo Ubando Nolasco este 4 de julio. Cinthya Carrasco Campos añadió que están agradecidos a todos los que intervinieron para ofrecer apoyo. Agradezco su ayuda para mí y mi familia. Es una buena noticia. Sí. Me siento bien, dijo.

La pareja dijo que confirmó con la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá, ASFC por sus siglas en francés, que su deportación fue suspendida por ahora, añadiendo que ahora se encuentran esperando para averiguar más información.

Segunda deportación en suspenso

La deportación prevista para el 8 de julio de Evangeline Cayanan, cuya hija canadiense de seis años, McKenna, se vería obligada a volver con ella a Filipinas, también está en suspenso, según confirmó el domingo el abogado de Cayanan.

Cayanan llegó a Canadá en 2010 como trabajadora extranjera temporal. Alega que se convirtió en trabajadora indocumentada después de denunciar a dos empleadores por supuestos abusos.

Tras el nacimiento de su hija, la crió sola y se convirtió en activista. Ganó un premio del Centro John Humphrey para la Paz y los Derechos Humanos por su lucha para obtener el acceso a los servicios de salud para los hijos de padres indocumentados.

Cayanan es también voluntaria de Migrante Alberta, una organización de la sociedad civil que apoya a los trabajadores inmigrantes.

Randy Boissonnault.

Randy Boissonnault, ministro federal de Turismo, fue contactado por las familias mexicana y filipina para evitar ser deportadas.

Foto: La Presse canadienne / Patrick Doyle

Manifestación de apoyo

Migrante Canadá y su sección en Alberta han apoyado a Cayanan y a la familia de Ubando Nolasco y Cinthya Carrasco Campos.

Ambas familias estuvieron en contacto con la oficina de Boissonnault en las últimas semanas.

Decir que este fue un momento estresante para la familia Nolasco es quedarse corto, dijo Boissonnault en un comunicado el lunes.

Gracias a que nuestro equipo trabajó rápidamente con el Departamento de Inmigración Canadá, la familia y sus hijos permanecerán en Canadá y en nuestra comunidad. Hoy es un buen día.
Una cita de Randy Boissonnault, ministro federal de Turismo.

Boissonnault también confirmó que se reunió con Cayanan y que está trabajando con el Ministerio de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá, pero dijo que no podía hacer más comentarios sobre ese caso por motivos de privacidad.

Las solicitudes de permanencia en Canadá siguen pendientes

Ambas familias solicitaron al gobierno federal un permiso de estancia en Canadá por motivos humanitarios y de compasión.

Cayanan ha argumentado que en Filipinas su hija no tendría acceso a los servicios de atención de salud que actualmente recibe en Canadá. Cayanan también teme las represalias por su activismo y sus críticas públicas al gobierno del país si regresa.

Ubando Nolasco y su familia han presentado pruebas de que estarían en peligro si regresan a México. Después de que su hermano fuera asesinado en 2018, Ubando Nolasco comenzó a recibir amenazas y demandas de dinero de parte de una persona o grupo desconocido. El homicidio continúa siendo un caso no resuelto.

Este 4 de julio, la familia estaba buscando un nuevo lugar para vivir mientras limpiaba el apartamento en el que habían estado viviendo hasta antes de la fecha de deportación, que luego fue suspendida.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá les exigió que se preparen para dejar el país, por lo que muchas de sus pertenencias ya fueron donadas y habían hecho los preparativos para mudarse de su actual lugar.

La pareja mexicana trabajaba: Ubando Nolasco como soldador y Carrasco Campos en diseño web. Ambos dijeron que lograron mantener sus empleos ahora que se quedan en Canadá.

A pesar de lo agitadas y emotivas que han sido las últimas semanas, Ubando Nolasco dijo que la familia siente  un gran alivio.

Tenemos que instalarnos en un lugar nuevo en una nueva aventura para nuestra familia y empezar de cero, dijo.

Fuente: CBC / P. Parsons

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares