1. Página de inicio
  2. Artes
  3. Pintura

Un grafitero pinta el mural más alto del mundo en el centro de Calgary

Peter Oliver, cofundador de la Asociación de Vecinos de Beltline, explica la creación del mural más alto del mundo por parte del grafitero de renombre internacional Mirko Reisser en Calgary, Alberta.

Peter Oliver, cofundador de la Asociación de Vecinos de Beltline, explica la creación del mural más alto del mundo por parte del grafitero de renombre internacional Mirko Reisser en Calgary, Alberta.

Foto: The Canadian Press / Jeff McIntosh

RCI

El inmenso trabajo se encuentra al borde del centro de la principal ciudad de la provincia de Calgary, a pocas cuadras de la Torre Calgary Tower, uno de los íconos de la ciudad, dando un toque de color a un lugar catracterizado por tener edificios viejos, vías de tren, aparcamientos y un flujo constante de tráfico.

Ese mural, proclamado como el más alto en el mundo, fue pintado por uno de los mejores grafiteros del mundo, y forma parte de un proyecto para convertir una zona gris y sin color del centro de Calgary en una amplia galería de arte urbano al aire libre.

El brutalismo y el aspecto distópico de esta zona, con los gigantescos aparcamientos y las rampas en espiral y demás cosas, dan la sensación de ser Gotham. Así que convertir este muro anónimo de hormigón en esto es realmente divertido, dijo Peter Oliver, presidente del Proyecto de Murales Urbanos Beltline, o BUMP por sus siglas en inglés.

El mural es una pintura abstracta en varios tonos de naranja, negro, gris, azul, blanco y amarillo y es la creación de DAIM, un artista alemán de fama internacional. DAIM, cuyo nombre real es Mirko Reisser, lleva más de 30 años creando obras de arte público.

La obra de DAIM tiene sus raíces en el arte del grafiti. Es abstracto y, de hecho, fue el primer grafitero que empezó a explorar las obras tridimensionales. Su obra obedece a las leyes de la luz y la sombra, pero desafía las leyes de la gravedad.
Una cita de Peter Oliver, presidente del Proyecto de Murales Urbanos Beltline.
El centro de la ciudad de Calgary.

El centro de la ciudad de Calgary.

Foto: RCI

Creo que su obra encaja muy bien con el brutalismo de este edificio, que es una enorme pared plana de hormigón. Es el primer edificio prefabricado de hormigón de Calgary, construido en 1980, explica Oliver.

El mural tiene 95 metros de altura, lo que lo convierte en el más alto del mundo con bastante diferencia, dijo Oliver, añadiendo que la mayoría de las ciudades no tienen disponibles muros gigantes de hormigón, ya que la mayoría son de cristal, acero o aluminio. Así que esta era una combinación perfecta, añadió.

DAIM, que contó con la ayuda de tres artistas locales, dedicó más de tres semanas a pintar este mural y gastó más de 500 botellas de pintura en spray después de añadir una capa de base al hormigón desnudo.

Esta obra pictórica es una adición permanente a la zona y, la semana pasada estaba a la espera de una capa de sellador UV para completarla.

Orientado hacia el este, esta pieza de arte grafiti puede verse desde muy lejos. Si se tiene un asiento de ventanilla en el avión, se puede ver al acercarse al aeropuerto, dijo Oliver.

Creo que lo que realmente estamos haciendo con el Proyecto de Murales Urbanos Beltline es renovar la identidad de esta ciudad.

El proyecto presentará la instalación de unos 60 nuevos murales durante su festival anual, que se celebrará del 1 al 28 de agosto. Antes de esa fecha, los visitantes podrán contemplar las nuevas obras de arte en la Estampida de Calgary, que comienza esta semana.

Si vienes de visita, yo prefiero ver esta obra que el desfile, dijo Oliver.

Fuente: CBC / B. Graveland

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares