1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Conflictos armados

El G7 promete reducir la influencia energética rusa

Justin Trudeau habla en una conferencia de prensa.

Justin Trudeau en su última rueda de prensa en Alemania el 28 de junio.

Foto: La Presse canadienne / Paul Chiasson

RCI

Los líderes de los siete países más ricos del mundo, reunidos en los Alpes bávaros, terminaron su cumbre anual este 28 de junio prometiendo hacer todo lo posible para impedir que Rusia utilice sus recursos energéticos como arma para sacar provecho de su invasión de Ucrania.

El G7 condenó el ataque con misiles de Rusia contra un centro comercial abarrotado de gente en la ciudad ucraniana de Kremenchuk el lunes, en el que murieron unas 18 personas, calificándolo como un crimen de guerra.

Canadá se comprometió a hacer un préstamo de 200 millones de dólares a través del Fondo Monetario Internacional para ayudar al gobierno de Kiev a satisfacer sus necesidades urgentes de liquidez.

Desde la invasión de Rusia a Ucrania, el 24 de febrero, Canadá ha comprometido 1.600 millones de dólares en préstamos y otros 1.300 millones de dólares en apoyo directo a Ucrania, incluyendo 320 millones de dólares en ayuda humanitaria.

Es importante que el mundo no pierda la atención y se concentre en lo que está ocurriendo en Ucrania. Debemos seguir y seguiremos comprometidos hasta que Ucrania y la democracia prevalezcan.
Una cita de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá.

Los líderes del G7 pasaron tres días en un complejo turístico en los Alpes, al sur de Múnich, evaluando el impacto de la guerra en Ucrania en la economía mundial, incluyendo el aumento de la inflación y de los precios de los alimentos y el combustible.

Los socios de este grupo se volverán a reunir en Madrid, España, este 29 de junio bajo la bandera de la OTAN. La alianza militar del grupo de 30 países occidentales, creada en 1949 entre 12 países, está planeando un aumento significativo en el número de tropas disponibles para su despliegue inmediato, en reacción a la invasión rusa de Ucrania.

La OTAN también aumentará el tamaño de los grupos de combate existentes en Europa del Este, que se crearon originalmente hace cinco años para tranquilizar a los aliados bálticos tras la anexión rusa de Crimea.

Los líderes del G7 se sientan en una mesa redonda y sonríen para los fotógrafos.

Los líderes del G7 en su última sesión de trabajo en el castillo de Elmau, Alemania, el 28 de junio. En primer plano, el presidente estadounidense Joe Biden (izquierda) y el canciller alemán Olaf Scholz. Al fondo (de izquierda a derecha), los primeros ministros italiano y canadiense Mario Draghi y Justin Trudeau, y el presidente francés Emmanuel Macron.

Foto: La Presse canadienne / Paul Chiasson

Exploración de una nueva estrategia energética

Estas decisiones tienen el potencial de ser costosas para los países de la OTAN cuyas finanzas se tambalean a causa de la inflación y la difícil situación energética.

Canadá lidera uno de los grupos de combate existentes en Letonia. Trudeau no se comprometió cuando se le preguntó si la decisión de la OTAN significaba poner más tropas a disposición de la alianza.

Nosotros, al igual que otros, estamos desarrollando planes para poder aumentar rápidamente, y esas son conversaciones que espero tener en los próximos días en la OTAN, dijo Trudeau al referirse a la evolución de la presencia de Canadá en la OTAN:

En su comunicado final, los líderes del G7 dijeron que están trabajando para asegurarse de que Rusia no explote su posición como productor energético para beneficiarse de su agresión a costa de países vulnerables.

Los siete socios de los países ricos seguirán discutiendo la forma de imponer un tope al precio del petróleo ruso, en un esfuerzo por quitarle fondos a la capacidad bélica de Rusia.

India, cuyo primer ministro asistió a la cumbre en calidad de observador, ha estado comprando petróleo ruso a precios de descuento desde la invasión de Ucrania. Trudeau se reunió con el primer ministro indio, Nerendra Modi, pero ninguna de las partes informó sobre lo que se discutió.

La seguridad energética en Europa, que está intentando poner fin a su dependencia del petróleo y el gas natural rusos, fue un tema importante en las conversaciones bilaterales.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, señaló su interés en hablar con Trudeau sobre el tema.

Canadá es un gran productor, por lo que la perspectiva del primer ministro Trudeau es importante, dijo Draghi, antes de la reunión. Vamos a hablar de esto.

Al terminar su encuentro, los líderes del G7 dijeron que, aunque están tomando medidas para hacer frente a la actual crisis energética, ellos no han renunciado a sus objetivos en materia de clima y biodiversidad, incluida la transición energética, alejándose de los combustibles fósiles.

Fuente: CBC / M. Brewster

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares