1. Página de inicio
  2. Economía
  3. Finanzas y seguros

Regulador bancario refuerza normas para ciertos tipos de préstamos hipotecarios

Una casa de madera con monedas.

La nueva normativa entrará en vigor una vez que el préstamo renovable supere el 65% del valor de la vivienda.

Foto: Nattanan Kanchanaprat

RCI

El principal regulador bancario de Canadá decidió modificar las reglas que rigen ciertos tipos de préstamos para la vivienda a fin de asegurarse de que tanto los que prestan como los que se prestan dinero puedan estar en condiciones de cumplir con sus obligaciones en un momento en que el mercado de la vivienda del país se encuentra en un estado vulnerable.

La Oficina del Superintendente de Instituciones Financieras de Canadá decidió implementar nuevas directrices para determinados tipos de préstamos inmobiliarios, incluidas las hipotecas de capital compartido, las hipotecas inversas y las hipotecas convencionales que se combinan con líneas de crédito renovable.

El cambio más importante se enfoca en los denominados préstamos combinados, que son préstamos hipotecarios convencionales combinados con líneas de crédito renovables conocidas como HELOC por sus siglas en inglés, a las que los propietarios pueden recurrir cuando lo consideren conveniente, sin estar obligados a reembolsar ese dinero de acuerdo a un calendario de pagos.

La nueva normativa entrará en vigor una vez que el préstamo renovable supere el 65% del valor de la vivienda. En la actualidad, un propietario puede pedir prestado hasta el 80% de un préstamo de este tipo, pero las nuevas normas reducirán funcionalmente ese límite al 65%, obligando a quien se presta dinero a empezar a devolver parte del capital si supera ese límite.

Una vez que el valor del préstamo supere el 65% del valor de la vivienda, el préstamo funcionará más como una hipoteca tradicional en la que el prestatario hace pagos de capital e intereses hasta que el valor del préstamo vuelva a estar por debajo del 65%, dijo un funcionario en una sesión informativa técnica. Estas nuevas normas entrarán en vigor a finales de 2023.

La Oficina del Superintendente de Instituciones Financieras explicó que, al presente, los datos del Banco Central de Canadá indican que hay 200.000 millones de dólares de préstamos HELOC que están actualmente por encima de ese umbral del 65%. Esto representa un total de 1,8 billones de dólares de deuda inmobiliaria.

Los consumidores no verán un aumento de sus requisitos de pago mensual como resultado de este cambio, dijo el funcionario, y los cambios tampoco afectarán a los nuevos compradores de vivienda.

Imágens de los bancos más grandes en Canadá.

El cambio más importante se enfoca en los denominados préstamos combinados, que son préstamos hipotecarios convencionales combinados con líneas de crédito renovables.

Foto: CBC

Cambios en las hipotecas compartidas y en las hipotecas inversas

El regulador también decidió modificar las normas para las hipotecas de capital compartido y las hipotecas inversas. Las hipotecas de capital compartido son programas que reúnen a los compradores de viviendas con terceras partes para ayudarles a conseguir dinero para el pago inicial, a cambio de una participación en el capital.

El gobierno federal lanzó un programa de préstamos de participación compartida respaldado por el gobierno en 2019, y las organizaciones sin fines de lucro y otros grupos comunitarios también han desplegado desde entonces una versión de este tipo de créditos.

El anuncio de la Oficina del Superintendente de Instituciones Financieras este 28 de junio no es tanto un nuevo cambio de reglas sino una aclaración de los requisitos existentes: que tales productos deben ser, de hecho, participaciones legítimas de capital, y no simplemente otro préstamo, y que deben estar en igualdad de condiciones con el capital del prestatario, dijo el funcionario.

El anuncio final regula las denominadas hipotecas inversas, que permiten a los propietarios acceder al patrimonio de sus viviendas por adelantado, sin tener que venderlas. La popularidad de este tipo de préstamos se ha disparado en los últimos años, en gran medida porque normalmente no requieren que se devuelva ninguna parte del préstamo hasta que el propietario decida vender su vivienda.

La nueva norma directiva limita la cantidad de dinero que un propietario puede obtener en una hipoteca inversa al 65% del valor de la vivienda al momento de la concesión de la hipoteca inversa.

Fuente: CBC

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares