1. Página de inicio
  2. Política
  3. Política federal

Trudeau defiende obligatoriedad de las vacunas y activación de la Ley de Emergencia

Chris Hall, CBC's national affairs editor and host of The House on CBC Radio, virtually interviews Prime Minister Justin Trudeau from his home at Rideau Cottage in Ottawa on Monday, June 20. (Philip Ling/CBC)

Chris Hall, editor de asuntos nacionales de CBC y presentador de "The House" de CBC Radio, entrevista virtualmente al primer ministro Justin Trudeau desde su casa en Rideau Cottage, en Ottawa, el lunes 20 de junio.

Foto: (Philip Ling/CBC)

RCI

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, aseguró que las personas que optaron por no vacunarse contra el COVID-19 deben aceptar las consecuencias de esas decisiones, incluida la pérdida de empleo y el acceso restringido al transporte y otros servicios.

"Fue su elección y nadie iba a obligar a nadie a hacer algo que no quiere hacer”, dijo el primer ministro en una entrevista con The House de CBC Radio que se transmitirá el sábado.

"Pero hay consecuencias cuando no lo haces. No puedes elegir poner en riesgo a tus compañeros de trabajo. No puedes elegir poner en riesgo a las personas que se sientan a tu lado en un avión", dijo Trudeau antes de partir hacia cumbres internacionales en África y Europa.

Los mandatos federales de vacunas jugaron un papel importante en la campaña electoral del otoño pasado y demostraron ser un foco de ira pública a principios de este año, que contribuyó a la ocupación del centro de Ottawa y los bloqueos en los cruces fronterizos en cuatro provincias.

Vale destacar en este punto que se están planificando más protestas en la capital de la nación durante el fin de semana largo del Día de Canadá, a pesar de que el gobierno federal levantó la mayoría de las restricciones impuestas por el COVID-19.

Trudeau habló extensamente durante la entrevista con The House sobre los disturbios, cómo respondió su gobierno y si sus propios comentarios sobre los manifestantes que llegaron a Ottawa como una pequeña minoría marginal con puntos de vista inaceptables contribuyeron a la ira.

"No. Siempre denunciaré la retórica inaceptable y al lenguaje odioso dondequiera que los vea", dijo, insistiendo en que sus comentarios en enero nunca fueron destinados a los que dudan de la vacuna, sino a aquellos que él cree que estaban difundiendo deliberadamente información errónea y desinformación.

"Ahora, desafortunadamente, con... nuestro mundo moderno de las redes sociales y las comunicaciones, eso fue recogido, fusionado y ampliado. Y no voy a empezar a decir que me sacaron de contexto, pero mi punto era que hay personas que están tratando deliberadamente de suscitar el odio, la intolerancia y la desinformación", añadió.

"Y necesitamos llamar a esas personas incluso mientras continuamos haciendo todo lo posible para llegar de manera reflexiva y razonable a las personas que tienen preocupaciones o inquietudes y enfocarnos en disipar esas preocupaciones e inquietudes".

Justin Trudeau nagsasalita sa mikropono.

El primer ministro Justin Trudeau le dijo al presentador de "The House" de CBC Radio, Chris Hall, que las personas que decidieron no vacunarse tomaron una decisión que tuvo consecuencias.

Foto: La Presse canadienne / Justin Tang

Trudeau y las posiciones divisivas

Hay más que solo un poco de Pierre Trudeau en Justin Trudeau, mientras más tiempo pasa en el cargo. No hay dudas públicas y, cada vez más, no hay arrepentimientos. Al igual que su padre, el joven Trudeau no está dispuesto a rehuir de una pelea política, incluso tras su decisión de invocar la Ley de Emergencias.

El primer ministro argumentó en la entrevista que no hizo nada para bloquear la libertad de expresión o la reunión pacífica. La línea se trazó, dijo, cuando quedó claro para el gobierno que se trataba de una ocupación ilegal.

Comparó su decisión de poner fin a las protestas y el lenguaje que usó para condenar a quienes abogan por acciones ilegales con las críticas a su decisión de que todo candidato liberal debe respaldar el derecho de la mujer a elegir.

"Bueno, me acusaron de ser divisivo porque las personas que creen estar en contra del aborto fueron excluidas de mi perspectiva sobre este tema", dijo.

"Cada vez que vas a tomar una posición fuerte, especialmente una que es cuestionada en la sociedad, habrá personas que sentirán que eres fuerte contra ellos. Y lo que tienes que hacer como líder es averiguar si vale la pena o no la división, defender algo que sabes que es correcto, y si se trata de proteger los derechos de las mujeres o la libertad de las personas durante una pandemia".

Actualmente se están realizando revisiones formales de las razones detrás de la decisión de invocar la Ley de Emergencias por primera vez. Y al igual que con la decisión en sí, estas audiencias no están exentas de controversia o drama.

El ministro de Seguridad Pública, Marco Mendicino, dijo al comité parlamentario en abril que la ley se invocó por recomendación de la policía. Desde entonces, otros dos miembros del gabinete, el ministro de Preparación para Emergencias, Bill Blair, y la viceprimera ministra, Chrystia Freeland, dijeron al mismo comité que no escucharon recomendaciones de la policía para promulgar la Ley de Emergencias.

"No estoy al tanto de ninguna recomendación de las fuerzas del orden", dijo Blair.

Se le preguntó a Trudeau quién tiene razón.

"Tuvimos una gama de consejos de Justicia. De Seguridad Pública. De varias áreas, dijo. Pero si piensas en las herramientas específicas, una de las quejas concretas fue que los conductores de grúas no estaban dispuestos a enviar sus camiones a costa de ser denunciados o acosados ​​por estos manifestantes".

-¿Fue eso lo que inclinó la balanza?

"Bueno, no. Dije: 'Está bien. ¿Cuáles son las herramientas para que los conductores de grúas hagan eso?' Y vimos que una de las únicas herramientas que teníamos que iba a ser efectiva en el tiempo necesario era introducir la Ley de Emergencias".

Los parlamentarios de la oposición exigen pleno acceso al proceso de toma de decisiones antes de que se invoque la ley. Pero los testigos, incluida la comisionada de la Policía Montada de Canadá, Brenda Lucki, y el director del Servicio de Inteligencia Canadiense, David Vigneault, dijeron que no tienen el poder de revelar sus conversaciones o consejos al gabinete.

"No puedo hablar específicamente de ningún consejo que se haya hecho en el gabinete", dijo Lucki al comité el mes pasado cuando se le preguntó si el RCMP había sugerido que se hiciera cumplir la ley.

También difirió cuando se le preguntó si los informes situacionales sobre lo que estaba sucediendo se publicarían, diciendo que esos informes pertenecen al gobierno.

El primer ministro le dijo a The House que el gobierno publicará esos informes y lo que llamó la realidad a la que nos enfrentamos en todo el país.

Pero las demandas de que renuncie a la práctica -de larga data- de mantener la confidencialidad del gabinete no se cumplirán, dijo, para garantizar que los ministros tengan la confianza para hablar libremente sobre asuntos de importancia nacional.

Fuente: CBC News

Adaptación: RCI/MGA

Titulares