1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Indígenas

Jefa indígena nacional es investigada por acusaciones de acoso y hostigamiento

La jefa de la Asamblea de las Primeras Naciones de Canadá, RoseAnne Archibald.

La jefa de la Asamblea de las Primeras Naciones de Canadá, RoseAnne Archibald.

Foto: La Presse canadienne / DARRYL DYCK

RCI

La jefa nacional de la organización de las Primeras Naciones más influyente del país se encuentra bajo presión para hacerse a un lado debido a que es objeto de una investigación externa debido a acusaciones de acoso y hostigamiento de parte de cuatro de sus empleados.

Las denuncias contra la Jefa Nacional de la Asamblea de las Primeras Naciones, RoseAnne Archibald, fueron presentadas en virtud de la política de protección de denunciantes en esa organización.

En un comunicado difundido este 16 de junio, la Asamblea de las Primeras Naciones (AFN por sus siglas en inglés) confirmó que el mes pasado recibió una serie de quejas contra Archibald y determinó que los resultados respaldaban la necesidad de una investigación más profunda por parte de un investigador externo.

En su propia declaración publicada este jueves, Archibald dijo que está de acuerdo con la investigación y pidió una auditoría forense y una investigación independiente sobre los últimos ocho años de operaciones de la AFN.

En su declaración, Archibald afirmó que nunca tuvo una queja de recursos humanos lanzada contra ella antes de su trabajo en AFN.

Esta es la segunda vez que he soportado una campaña de desprestigio como resultado de mi constante búsqueda de la verdad. Espero que la gente pueda ver el patrón tóxico al interior de la AFN.
Una cita de RoseAnne Archibald, jefa de la Asamblea de las Primeras Naciones.

Archibald alega que los cuatro miembros del personal presentaron denuncias contra ella después de haber intentado conseguir un millón de dólares en pagos de contratos.

Los acuerdos entre bambalinas, los grandes pagos al personal y otros incidentes documentados de corrupción y colusión han hecho que perdamos de vista nuestro objetivo compartido: luchar por los derechos colectivos de más de 900.000 indígenas que viven en más de 600 comunidades, ciudades y pueblos de las Primeras Naciones en toda la Isla de la Tortuga, escribió en su declaración publicada en las redes sociales.

Justin Trudeau en una ceremonia indígena.

El primer ministro Justin Trudeau en una ceremonia con e jefe de la Primera Nación de Williams Lake, Willie Sellars (a la derecha), la jefa de la Asamblea de las Primeras Naciones, RoseAnne Archibald (a la izquierda) y el Ministro Marc Miller (de espaldas) en los terrenos del antiguo Colegio Residencial de Williams Lake en Columbia Británica el 30 de marzo de 2022.

Foto: La Presse canadienne / DARRYL DYCK

Las fuentes dicen que los problemas empezaron después de que Archibald asumió el cargo

El programa de protección de denuncias que el personal utilizó para presentar sus quejas contra Archibald fue creado el año pasado tras una investigación separada de acoso y hostigamiento contra ella mientras era jefa regional de los indígenas de la provincia de Ontario.

Las nuevas quejas incluyen objeciones a la supuesta introducción por parte de Archibald de una práctica cultural hawaiana llamada ho'oponopono durante las reuniones semanales. Las quejas afirman que en esta práctica Archibald recita oraciones para la curación de los miembros del personal o en respuesta a sus errores, y dicen que les pide que compartan sus traumas de la infancia.

Varias fuentes que hablaron con el difusor público canadiense CBC dijeron que algunos miembros del personal se quejaron de que esta práctica sirvió para volver a traumatizarlos. Las fuentes hablaron a condición de no ser nombradas por temor a represalias.

El abogado de Archibald, Aaron Detlor, dijo que no tiene conocimiento de ninguna práctica cultural hawaiana empleada por la jefa nacional, ni de que haya pedido a la gente que revele sus traumas infantiles. Dijo que es consciente de que Archibald cree firmemente en la curación basada en las tradiciones indígenas.

La investigación está siendo llevada a cabo por una empresa externa contratada por la AFN.

Los cuatro miembros del personal que presentaron las denuncias están bajo licencia remunerada. Archibald continúa ocupando el cargo de jefa nacional de los indígenas canadienses.

Las fuentes dijeron que los problemas en la oficina de la AFN en Ottawa comenzaron poco después de que Archibald asumiera el cargo el verano pasado. Describieron el lugar de trabajo como tóxico y dicen que el personal teme ir a trabajar cada día.

Las mismas fuentes, que tienen conocimiento directo del funcionamiento de la oficina de la jefa nacional, dijeron que el personal afirma que la jefa RoseAnne Archibald les ha gritado y ha hecho llorar con sus críticas a su trabajo.

Archibald niega haber pedido un salario más alto

Tres fuentes dijeron que Archibald aún no ha firmado su contrato de trabajo y ha exigido que se le pague el mismo salario que recibe el Primer Ministro de Canadá.

En una grabación de una reunión celebrada el miércoles con los jefes regionales de Ontario, Archibald negó haber solicitado un salario de primer ministro.

El abogado de la líder indígena Aaron Detlor también dijo que esa acusación es simplemente incorrecta.

Francamente, plantearía cuestiones más amplias relacionadas con algunos de los problemas subyacentes en los que la violación de la confidencialidad y el intento de resolver los asuntos a través de la prensa está socavando los esfuerzos de la jefa nacional para participar en un camino de curación.
Una cita de Aaron Detlor, abogado de la líder indígena RoseAnne Archibald.

En la misma reunión con los jefes de Ontario, según las fuentes, Archibald pidió apoyo para disolver la secretaría de la AFN, el brazo administrativo y operativo de la organización, que emplea a unas 200 personas.

Archibald también se enfrenta a la presión de algunos jefes de las Primeras Naciones para que renuncie al cargo.

El jefe de la banda indígena de McLeod Lake, Harley Chingee, cuya banda se encuentra en la Columbia Británica, redactó una resolución que será presentada en la reunión de jefes de la AFN del próximo mes para forzar la destitución de Archibald. La resolución fue secundada por la jefa de la Primera Nación de Long Plain, Kyra Wilson, cuya comunidad se encuentra en Manitoba.

Retrato en paralelo de Reginald Bellerose y RoseAnne Archibald.

RoseAnne Archibald, de Ontario venció a Reginald Bellerose, de Saskatchewan en una cuarta ronda de votación para la elección del cargo de jefe nacional de los indígenas canadienses.

Foto: Radio-Canada

Jefe indígena de Columbia Británica cuestiona la victoria electoral de Archibald

Harley Chingee dijo que la victoria electoral de Archibald en 2021 podría no ser legítima según los estatutos de la organización. Los estatutos exigen que un jefe nacional debe ser elegido con el 60% de los votos.

Archibald fue elegida con 205 votos, lo que representa sólo el 50% de los votos emitidos durante la elección que se celebró virtualmente debido a las restricciones impuestas para contener los contagios del Covid-19. Su oponente, Reginald Bellerose, abandonó el duelo tras recibir 144 votos, el 35% del total.

Chingee dijo que la AFN se encuentra actualmente a la deriva.

Su administración es desordenada porque si tienes un líder que no está dirigiendo a las tropas de una buena manera, la gente que está bajo su dirección también está desconcertada. Eso es un problema para la moral y para pensar en el futuro y velar por los intereses de las Primeras Naciones.
Una cita de Harley Chingee, jefe de la banda indígena de McLeod Lake.

Chingee expresó su preocupación por los informes que dice haber escuchado sobre el trato que Archibald da a la gente en su oficina.

"Su silencio es ensordecedor"

Chingee también dijo que Archibald está muy ausente de la escena nacional y sólo trata con un número selecto de jefes.

Su silencio es ensordecedor, dijo Chingee. Me preocupa hasta el punto de que somos un grupo sin líder. Flotando sin dirección en el océano, sin un líder, sin un remo. Estamos yendo hacia las cataratas del Niágara.

Por su parte, Detlor dijo que los jefes tienen derecho a sus opiniones. Creo que la posición de la jefa nacional es que fue elegida legítimamente y que se mantiene legítimamente como jefa nacional de la Asamblea de las Primeras Naciones, añadió.

En su declaración, Archibald agradeció a los jefes de Ontario por la aprobación este 16 de junio de dos resoluciones que validan los resultados de las elecciones y su petición de establecimiento de un órgano de supervisión para el ejecutivo de la AFN, que está compuesto por jefes regionales.

En los próximos días se revelará más información. Lo que se hizo a escondidas siempre encontrará un camino hacia la luz, dijo Archibald.

Un informe fechado el 3 de mayo de 2021, elaborado por la investigadora independiente Bryna Hatt sobre las denuncias de acoso e intimidación contra Archibald cuando era jefa regional de Ontario, incluía 10 denuncias, pero sólo siete de los denunciantes aceptaron ser entrevistados.

La investigación llegó a un punto muerto después de que los denunciantes se negaron a presentar reclamos formales por temor a las represalias en el lugar de trabajo. Archibald no fue entrevistada para la investigación.

La investigadora Hatt informó de que cada uno de los siete denunciantes era creíble y tenían preocupaciones genuinas sobre la conveniencia de seguir adelante con sus denuncias.

Fuente: CBC / O. Stefanovich

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares