1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Política internacional

Canadá prohíbe a la empresa china Huawei acceso a la red 5G

Una cinta lleva las palabras "Huawei" y "5G".

La empresa china Huawei buscaba participar en la implantación de la tecnología 5G en Canadá.

Foto: Reuters / Jason Lee

RCI

El gobierno canadiense ha prohibido al gigante tecnológico Huawei trabajar en las redes de quinta generación de Canadá por motivos de seguridad, una decisión que, según los críticos, debería haber sido tomada hace tiempo.

La medida pone a Canadá en línea con sus cinco países aliados clave en materia de inteligencia, entre ellos Estados Unidos, que han expresado su preocupación sobre las implicaciones para la seguridad nacional de dar al gigante tecnológico chino acceso a infraestructuras vitales de telecomunicaciones en Canadá.

El gobierno también prohibió el acceso a la compañía ZTE, otra empresa de telecomunicaciones china respaldada por el Estado. Una declaración política del gobierno publicada en línea dice que las empresas canadienses de telecomunicaciones tendrán hasta el 28 de junio de 2024 para retirar o dar de baja los equipos 5G de Huawei y ZTE.

También tendrán que retirar o dar de baja cualquier equipo 4G existente proporcionado por las empresas hasta antes del 31 de diciembre de 2027. La declaración de políticas dice que el gobierno canadiense espera que las empresas dejen de comprar nuevos equipos 4G o 5G de las empresas para septiembre de este año.

Esta es la decisión correcta y nos complace anunciarla hoy porque asegurará nuestra red para las generaciones venideras, dijo el ministro de Innovación, Ciencia e Industria, François-Philippe Champagne, en una conferencia de prensa este 19 de mayo.

Respondiendo a una pregunta sobre el riesgo de represalias del gobierno chino, Champagne no indicó que eso fuera un factor de consideración en la decisión de Ottawa.

Permítanme ser claro, se trata de Canadá, se trata de nuestra seguridad nacional, se trata de nuestra infraestructura de telecomunicaciones, dijo.

François-Philippe Champagne.

El ministro canadiense François-Philippe Champagne dijo que la decisión de prohibir los servicios y dispositivos de Huawei y ZTE se enmarca en la protección de la seguridad nacional canadiense.

Foto: La Presse canadienne / Sean Kilpatrick

El ministro de Seguridad Pública, Marco Mendicino, dijo que la decisión marca una nueva era en la protección de nuestra industria de las telecomunicaciones. Dijo que la decisión fue resultado de un examen exhaustivo del gobierno [del] 5G y las tecnologías inalámbricas.

Canadá es un país en el que la gente puede innovar y lanzar nuevos negocios, y aprovechar las nuevas tecnologías en 5G y más aún, pero también tenemos que protegernos contra los riesgos que pueden ser explotados dentro de esas redes, dijo.

Mendicino dijo que se está preparando una nueva legislación para proteger las redes 5G. La legislación establecerá un marco para proteger mejor los sistemas vitales para nuestra seguridad nacional, y dará al gobierno una nueva herramienta para responder a las ciberamenazas emergentes, dijo Mendicino.

El ministro dijo que la legislación también ayudará a proteger las infraestructuras en los sectores de las finanzas, la energía y el transporte.

La decisión del gobierno tomó tiempo en ser tomada. El gobierno del primer ministro Justin Trudeau lanzó una revisión de las empresas que serían autorizadas a dar servicio a las redes 5G durante su primer mandato.

El entonces ministro federal de Seguridad Pública, Ralph Goodale, prometió dar a conocer una decisión sobre Huawei antes de las elecciones federales de 2019.

Los partidos de la oposición arremeten contra el gobierno

Por su parte, los partidos de la oposición dicen que el gobierno esperó demasiado tiempo para tomar una decisión.

En una declaración a los medios, la crítica de los conservadores en materia de seguridad pública, Raquel Dancho, y Gerard Deltell, crítico en materia de innovación, ciencia e industria del partido, dijeron que el gobierno debería haber prohibido a Huawei mucho antes.

Los conservadores pidieron repetidamente al gobierno de Trudeau que hiciera lo correcto y que escuche a los expertos en seguridad y a las llamadas de nuestros aliados, pero se negaron, dijeron en un comunicado.

También plantearon su preocupación por los costos que tendrán que asumir las empresas para retirar los equipos existentes.

En los años de retraso, las empresas de telecomunicaciones canadienses compraron cientos de millones de dólares en equipos de Huawei que ahora tendrán que ser retirados de sus redes con un enorme gasto, dijeron.

En un tuit, el crítico conservador en materia de relaciones exteriores, Michael Chong, también reprochó la decisión del gobierno.

El gobierno de Trudeau no debería haber tardado más de tres años en prohibir a Huawei. David Vigneault, director del CSIS (el Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense), advirtió públicamente al gobierno sobre la amenaza de Huawei a principios de diciembre de 2018.
Una cita de Michael Chong, crítico conservador en materia de relaciones exteriores.
El diputado conservador Michael Chong se levanta durante el periodo de preguntas en la Cámara de los Comunes el jueves 18 de febrero de 2021 en Ottawa.

El diputado conservador Michael Chong criticó la tardanza de la decisión.

Foto: The Canadian Press / Adrian Wyld

El crítico neodemócrata en materia de innovación, ciencia e industria, Brian Masse, también criticó el tiempo que tomó el gobierno para llegar a esa decisión.

El gobierno liberal ha tardado tres años en tomar esta decisión mientras que los otros países de los Cinco Ojos dieron a conocer sus posiciones mucho antes, dijo en una declaración a los medios.

Este retraso sólo ha servido para plantear serias dudas en el país y entre nuestros aliados sobre los empeños del gobierno liberal en materia de seguridad nacional y han perjudicado el mercado nacional de las telecomunicaciones.
Una cita de Brian Masse, crítico neodemócrata en el tema de innovación, ciencia e industria.

Masse también dijo que el gobierno puso en riesgo la seguridad y la privacidad de los canadienses al retrasar la decisión.

El desarrollo de las redes 5G promete dar a la gente conexiones en línea más rápidas y proporcionar una mayor capacidad de datos necesaria para permitir que más personas, y cosas, se conecten en línea.

Mientras que la revisión del gobierno federal de su política de 5G ha echado una mirada general a las empresas que pueden dar servicio a las nuevas y más rápidas redes en línea, la mayor parte de la atención se ha centrado en si se permitirá o no la entrada de Huawei en el sistema G5 de Canadá, y en las posibles implicaciones para la seguridad nacional en caso de darle ese acceso al gigante chino.

Ottawa guardó un gran silencio sobre el progreso de la revisión después de el encarcelamiento en China de dos canadienses, Michael Kovrig y Michael Spavor hace casi tres años, en un aparente acto de represalia por la detención de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, que fue arrestada en el aeropuerto de Vancouver a pedido de Estados Unidos en diciembre de 2018.

Los dos canadienses regresaron a su país el pasado otoño, horas después de que Meng llegara a un acuerdo de enjuiciamiento diferido con el gobierno estadounidense.

Los críticos han advertido que la participación de Huawei en las redes 5G de Canadá podría dar a la empresa una visión interna de cómo, cuándo y dónde los canadienses utilizan los dispositivos conectados a internet, y que el gobierno chino podría obligar a la empresa a entregar esa información personal.

La Ley de Inteligencia Nacional de China establece que las organizaciones y los ciudadanos chinos deben apoyar, ayudar y cooperar con el trabajo de la inteligencia estatal.

Huawei insiste en que es una empresa ferozmente independiente que no se dedica al espionaje en favor de nadie, incluyendo Beijing.

A Huawei no le sorprende la prohibición

En una entrevista Alykhan Velshi, vicepresidente de asuntos corporativos de Huawei en Canadá, dijo que no está sorprendido por la decisión, pero que sigue decepcionado.

El gobierno no ha aportado pruebas de que Huawei sea una amenaza para la seguridad nacional, dijo. También se preguntó qué hará el gobierno con respecto a las actualizaciones de software programadas para los equipos de Huawei ya instalados, algo que la empresa está hablando con el gobierno en este momento, añadió.

Me resulta difícil creer que el gobierno vaya a querer suspender esas conversaciones, dijo Velshi.

Se trata de una decisión política. Es el gobierno el que tiene que aportar pruebas de que Huawei es una amenaza para la seguridad nacional como afirma. Pero no lo ha hecho. Nuestra posición es que vamos a seguir apoyando los equipos de Huawei en la red, y eso requerirá un nivel de cooperación continua a nivel técnico entre Huawei y el gobierno federal, no sólo en los próximos días y semanas, sino, francamente, en los próximos años durante el tiempo que este equipo sea parte de la red de telecomunicaciones de Canadá.
Una cita de Alykhan Velshi, vicepresidente de Huawei.
Alykhan Velshi, vicepresidente de Huawei.

Alykhan Velshi, vicepresidente de Huawei.

Foto: La Presse canadienne / Sean Kilpatrick

Velshi dijo que la empresa tiene unos 1.500 empleados en Canadá y que la mayoría de ellos trabajan en investigación y desarrollo. Ellos no se verán afectados por esta decisión, dijo.

Añadió que los productos de consumo de la empresa, como teléfonos y relojes, no son afectados por esta decisión. Dijo que la compañía se ha centrado en la investigación y el desarrollo, así como en los productos de consumo desde 2018 en previsión de la prohibición anunciada este 19 de mayo.

La realidad es que Huawei formará parte del sector de las telecomunicaciones de Canadá en el futuro inmediato, dijo.

¿Cuál será el impacto en la relación entre Canadá y China?

Varios países europeos y los aliados de Canadá en el grupo de intercambio de información de los Cinco Ojos, que incluye a Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, han tomado medidas agresivas contra Huawei, ya sea prohibiéndole el acceso a sus redes o restringiendo el uso de equipos de Huawei.

A finales del año pasado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China advirtió que las relaciones de su país con Canadá estaban en una encrucijada.

A principios de diciembre, el embajador de China en Canadá señaló que descartar a la empresa Huawei fuera enviaría una muy mala señal.

Huawei ya suministra equipos 4G a algunas empresas de telecomunicaciones canadienses.

Como informó la red canadiense Global News, las empresas de telecomunicaciones gastaron cientos de millones de dólares en la compra de equipos de Huawei mientras el gobierno federal revisaba el 5G, aunque esa cifra ha disminuido con los años.

El gobierno canadiense también se arriesga a ser demandado en virtud de los términos de un acuerdo de protección de inversores extranjeros firmado por el gobierno de Stephen Harper con China.

En virtud de ese acuerdo, Huawei Canadá, en tanto que inversor existente con activos, podría presentar una demanda contra Canadá.

Fuente: CBC / C. Tunney / R. Raycraft

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares