1. Página de inicio
  2. Ciencias
  3. Salud pública

Vacas en Alberta contribuyen a la investigación sobre los antimicrobianos

Terneros en un corral.

El uso de antibióticos en el ganado ha dado lugar a la aparición de microbios resistentes a los medicamentos.

Foto: Radio-Canada / Mathieu Gohier

RCI

Los investigadores de la Universidad de Calgary están utilizando el ganado vacuno de Alberta para realizar estudios sobre el uso de antimicrobianos y la resistencia a los mismos.

Herman Barkema es el director científico del Antimicrobial Resistance (AMR) One Health Consortium, que reúne a varias instituciones de Alberta, entre ellas la Universidad de California, la Universidad de Alberta y la Universidad de Lethbridge.

Este consorcio investiga la resistencia a los antimicrobianos tanto en los humanos como en los animales. El propio Barkema se centra en el ganado lechero y es uno de los fundadores de este consorcio creado en 2019.

Como veterinarios, queremos ser capaces de tratar a los animales con antibióticos cuando ellos tienen infecciones y se enferman. Con este propósito, realmente necesitamos detener el aumento de la resistencia a los antimicrobianos, y la mejor manera de lograrlo es usar menos antibióticos y no usar más ciertos antibióticos específicos.
Una cita de Herman Barkema, médico veterinario.

Desde hace años, los expertos han venido advirtiendo que el uso excesivo de antibióticos, que es un tipo de medicamento antimicrobiano, tanto en humanos como en animales de granja está relacionado con un número creciente de bacterias que se han hecho resistentes a los medicamentos.

Según Barkema, la principal forma de propagación de las bacterias resistentes a los antibióticos de los animales de granja a los seres humanos es a través de las aguas de escorrentía de las granjas, que pueden ingresar al suministro de agua potable o en las aguas donde la gente se baña.

Barkema señaló que los trabajadores de las granjas y sus familias corren un riesgo mayor, ya que están en contacto frecuente con los animales.

Pero la resistencia a los antimicrobianos no es sólo una preocupación para la salud humana y animal. También puede tener repercusiones medioambientales y económicas, lo que forma parte del enfoque de salud único que, según Barkema, adopta el consorcio para comprender las amplias repercusiones de los microbios que desarrollan resistencia a los medicamentos.

Abundancia de ganado en Alberta

Aunque el Consorcio One Health tiene una serie de proyectos de investigación diferentes, el ganado de Alberta desempeña un papel importante en algunos estudios sobre el uso de los antimicrobianos y las formas de limitar su uso en la industria ganadera.

Karin Orsel, profesora de veterinaria de la Universidad de Calgary e investigadora de One Health Consortium, está llevando a cabo un estudio sobre cómo reducir el riesgo de enfermedad respiratoria bovina (ERB) en el ganado vacuno.

El mayor reto que tenemos en la industria ganadera ocurre en otoño, cuando los terneros nacidos ese año son separados de sus madres y llevados a los corrales de engorde donde se crían para la producción de carne. Ellos sufren mucho estrés por ello, dijo Orsel.

Es en el momento en que los terneros son trasladados a un corral de engorde cuando suelen contraer la enfermedad respiratoria bovina. Entonces se utilizan antimicrobianos para tratar la enfermedad.

¿Qué podemos hacer para que los terneros tengan menos probabilidades de enfermar y hacer que la industria dependa menos del uso de antibióticos?, dijo Orsel.

Bacterias de E. coli.

Bacterias de E. coli.

Foto: iStock

El equipo de Orsel está probando un método llamado preacondicionamiento para que los terneros estén mejor preparados para el engorde.

Este método implica un proceso de destete en el que los terneros son separados de sus madres mucho antes de ser transportados al corral de engorde. El objetivo, según Orsel, es repartir las intervenciones estresantes en la vida de un ternero a lo largo del tiempo, de modo que cuando sean cargados para ser transportados, estén en la mejor forma posible y no sean tan propensos a enfermar.

Orsel dijo que la principal razón por la que Alberta es un lugar ideal para su investigación es por el gran número de ganado vacuno en la provincia.

Según un censo del Departamento de Estadísticas de Canadá de 2016, Alberta tiene alrededor del 40% de los 3,8 millones de vacas en el país.

La importancia de la transparencia en la industria ganadera

Janice Tranberg, presidenta y directora general de la Asociación de engordadores de ganado en Alberta, dijo que es importante ser transparente sobre el uso de antimicrobianos en la industria ganadera y asegurarse de que dicha medicación solo se utiliza cuando es necesaria.

Desde 2018, los ganaderos deben obtener una receta de un veterinario para poder administrar antimicrobianos a sus animales de granja. Tranberg dijo que el requisito de prescripción fue el punto de partida para limitar el uso de antimicrobianos en la industria ganadera.

Creo que eso forma parte del proyecto en el que estamos trabajando, para asegurarnos de que medimos y somos responsables en la cantidad de uso de antimicrobianos, dijo Tranberg.

Tranberg dijo que la Asociación de engordadores de ganado, junto con varias otras organizaciones ganaderas de Alberta y de todo el país, están trabajando con la Agencia Federal de Salud Pública para supervisar el uso de antimicrobianos en los animales de granja.

Este seguimiento forma parte de una iniciativa denominada Programa Integrado Canadiense de Vigilancia de la Resistencia a los Antimicrobianos (CIPARS, por sus siglas en inglés), que comenzó en 2002.

Vacas y terneros en un establo.

La separación de sus madres causa en los terneros mucho estrés, abriendo las puertas a las enfermedades.

Foto: Radio-Canada / Marc-Antoine Lavoie

La veterinaria y epidemióloga Carolee Carson es la responsable de la vigilancia del CIPARS y ha trabajado en el programa desde su creación. Según ella, hay historias exitosas que apuntan a cambios positivos en la industria ganadera en lo que respecta a la limitación del uso de antimicrobianos.

En 2014, la Asociación de productores avícolas de Canadá prohibió el uso del antibiótico Ceftiofur después de que el fármaco fue vinculado con el aumento de los niveles de resistencia de una cepa de salmonella tanto en humanos como en animales. Después de la prohibición, Carson dijo que las tasas de resistencia se desplomaron no solo en la salmonela sino también en otras bacterias como la E. coli.

Para Carson, este ejemplo indica por qué es importante vigilar las tasas de resistencia a los antimicrobianos

Todo el mundo tiene un papel que desempeñar y tenemos que seguir llevando a cabo la vigilancia para ver lo que está sucediendo, dijo Carson.

Esperanza para el futuro

Tanto Orsel como Barkema confían en que el sector ganadero esté avanzando en la dirección correcta para prevenir la resistencia a los antimicrobianos.

Los ganaderos están orgullosos de su producto, y por eso quieren asegurarse de que están haciendo lo correcto para la salud pública, pero también para sus animales, dijo Barkema.

Orsel está de acuerdo en que, en todo el mundo, los ganaderos y las empresas están asumiendo una mayor responsabilidad en la gestión del uso de antibióticos.

No estoy buscando un mundo que no haga uso de los antibióticos en la industria ganadera porque eso sería un problema de bienestar, ¿no? Uno quiere tratar a un animal enfermo, dijo Orsel.

Así que nos centramos mucho más en la gestión que en nuestra dependencia de los antibióticos para criar un producto sano, añadió.

Fuente: CBC / T. Fernando

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares