1. Página de inicio
  2. Política
  3. Política provincial

Universitarios en Quebec no ven futuro debido a la ley sobre símbolos religiosos

Una mujer sostiene un cartel de rechazo a la Ley 21.

Decenas de opositores a la Ley 21 se manifestaron ante el tribunal de Montreal antes del inicio de las audiencias en las cuales esa ley fue impugnada.

Foto: Radio-Canada / Ivanoh Demers

RCI

Un nuevo estudio sobre la opinión de los estudiantes universitarios acerca de la ley en Quebec que prohíbe el uso de símbolos religiosos en el ejercicio de ciertas profesiones presenta un panorama sombrío. Muchos universitarios afirman haber perdido la fe en la provincia y piensan marcharse.

El estudio, realizado por investigadores de dos universidades en Montreal, preguntó a los estudiantes en las casas superiores de estudios, a los recién graduados y a los futuros estudiantes acerca de sus sentimientos sobre la controvertida Ley 21.

También conocida como la Ley de Laicidad de Quebec, se convirtió en ley provincial en junio de 2019. Prohíbe a algunos funcionarios públicos, entre ellos profesores, policías y fiscales, llevar símbolos religiosos en el trabajo en la provincia.

El estudio reconoció que el tamaño de la muestra es relativamente pequeño, con unos 629 participantes que fueron encuestados desde octubre de 2020 hasta noviembre de 2021, y tiene una fuerte posibilidad de sesgo de selección, ya que aquellos que tienen posiciones más marcadas en torno a la Ley 21 de Quebec tienen más probabilidades de haber respondido a la encuesta.

Sin embargo, los autores señalaron que los encuestados eran relativamente diversos y asistían a instituciones tanto francesas como inglesas de toda la provincia.

Sólo un 28% de los encuestados dijo que llevaba algún tipo de símbolo religioso.

Esperábamos una diversidad de respuestas más equilibrada. Pensábamos que obtendríamos más personas a favor de la ley, dijo Elizabeth Elbourne, profesora de historia en la Universidad McGill y una de las investigadoras del estudio.

Hay una brecha generacional realmente interesante. Nos sorprendió bastante.

Elizabeth Elbourne, profesora de historia en la Universidad McGill

Elizabeth Elbourne, profesora de historia en la Universidad McGill y una de las investigadoras del estudio, dijo que la existencia de la ley parece haber provocado más discriminación.

Foto: (Jay Turnbull/CBC)

"No tengo futuro en Quebec"

El estudio de Elbourne, también dirigido por la profesora de ciencias políticas de la Universidad Concordia, Kimberley Manning, invitó a los encuestados a escribir comentarios adicionales. Muchos dijeron que habían sufrido un aumento del racismo desde que se introdujo la ley.

Creo que el proyecto de ley, a pesar de que mucha gente no lo dice en ese sentido, en la práctica puede dar permiso para discriminar, dijo Elizabeth Elbourne.

Más del 34% de los encuestados, incluidos los que no llevaban un símbolo religioso, declararon haber sufrido discriminación desde que se aprobó la ley. Esa cifra se eleva al 56,5% en el caso de los que sí llevan símbolos religiosos.

Antes me pasaba de vez en cuando. Ahora me pasa casi siempre que salgo, dijo una estudiante de la Universidad de Montreal que lleva un hijab.

Una estudiante de educación de McGill describió haber visto cómo se invocaba la Ley 21 en las aulas mientras realizaba unas prácticas durante sus estudios.

Vi cómo los alumnos y el profesor ridiculizaban a una niña musulmana por llevar hijab. El profesor dijo que con la Ley 21 no se puede vestir así, escribió la encuestada. La niña se sentía mortificada mientras permanecía callada y sólo tenía 11 años.

Incluso las personas ajenas a la abogacía y la educación, los ámbitos más afectados por la ley, declararon sentir sus efectos.

He tenido algunas entrevistas de trabajo en las que me di cuenta inmediatamente de que la persona perdía interés en mi solicitud de empleo en cuanto me veía con un velo en la cabeza, dijo una estudiante de ingeniería de Concordia.

Trasladarse a otras provincias es visto como la única solución

Debido a los efectos de la Ley 21, el 69,5% de los estudiantes encuestados que llevan un símbolo religioso se declararon inclinados a abandonar la provincia para buscar trabajo en otras partes de Canadá.

Ni siquiera tuve la oportunidad de empezar bien mi carrera, se lamentó una estudiante de educación de la Universidad McGill que lleva un hijab.

La única solución que estoy considerando firmemente es trasladarme a otra provincia.

Weeam Ben Rejeb es una de las universitarias que está considerando la posibilidad de abandonar Quebec. La estudiante de derecho de la Universidad McGill quiere llegar al cargo de fiscal, pero se lo prohibirían en Quebec debido a su velo musulmán.

Aunque podría ejercer como abogada en el sector privado, se trata más bien de lo que esta ley dice sobre mí, dijo.

Ben Rejeb calificó la Ley 21 como un insulto ya que esa ley establece que ella no podría hacer su trabajo debido a lo que ella había elegido llevar puesto.

Es una ley extremadamente ofensiva. Esencialmente está diciendo que no somos lo suficientemente inteligentes o imparciales como para poder ser jueces o profesores neutrales.
Una cita de Weeam Ben Rejeb, estudiante de derecho en la Universidad McGill.
La estudiante Weeam Ben Rejeb.

La estudiante de derecho en la Universidad McGill Weeam Ben Rejeb tiene previsto abandonar la provincia de Quebec para poder ejercer como fiscal, ya que en Quebec le estaría prohibido hacerlo debido a que lleva puesto un velo musulmán.

Foto: (Jay Turnbull/CBC)

Otros universitarios dicen que no pueden trabajar con la conciencia tranquila

Otro resultado de la encuesta muestra que el 46% de los estudiantes que no llevan símbolos religiosos dijeron que también pensaban irse de Quebec debido a la Ley 21, explicando que no quieren participar en un sistema que discrimina a sus colegas.

Me niego a trabajar en un lugar donde mis compañeros no pueden expresarse o serán castigados por ello, dijo un estudiante de educación.

No siento que pueda ser profesor aquí en Quebec y tener la conciencia limpia mientras lo hago, escribió otro estudiante..

Elegí Canadá porque creía que sus leyes estaban en consonancia con mis creencias liberales, escribió una estudiante de Derecho de la Universidad de Concordia que no lleva ningún símbolo religioso. Ahora estoy muy decepcionado y me lo estoy replanteando todo.

Elizabeth Elbourne, la investigadora que trabajó en el estudio, dijo que el posible éxodo de estudiantes tendría un grave impacto en el sistema educativo de la provincia.

Creo que va a dificultar la contratación de profesores. Y también creo que, si nos fijamos en la gente que se va, ¿la gente que vive fuera va a querer venir a Quebec? dijo Elbourne.

En cuanto a la percepción general de Quebec, el 70,3% de los encuestados dijo que tenía una peor percepción de la provincia desde que se aprobó esa controvertida ley.

Ahora desprecio a Quebec, escribió una estudiante en educación de la Universidad de McGill que lleva un hijab. Una provincia que no respeta en absoluto ni a mí ni a mi gente hasta el punto de querer quitarme mis medios para ganarme la vida no merece ningún amor.

Somos groseramente racistas, escribió otro estudiante.

Las mujeres expresan su oposición al proyecto de ley 21.

La Ley 21 dictada en la provincia de Quebec prohíbe a las mujeres musulmanas enseñar en el sistema público de educación si llevan puesto un hijab.

Foto: Radio-Canada / Julie Page

La encuesta muestra que la Ley 21 cuenta con cierto apoyo

Sin embargo, no todo el mundo está en contra de la ley. Aunque el estudio señala que la gran mayoría de las personas se mostraron críticas o divididas con respecto a la Ley 21, también hubo quienes apoyan la medida.

Un estudiante de educación de McGill esperaba que el proyecto de ley aliente a todas las religiones a abrazar la vida cívica laica en Quebec.

Ojalá veamos una nueva era en la que los estudiantes puedan asistir a la escuela sin tener que ser sometidos  a los símbolos de opresión religiosa patriarcal impuestos a sus profesores, escribió otro de los encuestados.

Una estudiante de derecho en la Universidad de McGill dijo que su familia escapó de un país que obligaba a las mujeres a llevar el velo musulmán. Aquí somos libres, escribió.

Un estudiante de doctorado en educación en McGill dijo que venían de una parte conservadora y religiosa de Estados Unidos y que les gustaría ver una ley similar allí en su tierra natal.

La ley 21 es un paso maravilloso hacia la liberación de las mujeres y la libertad. Me gustaría que mi estado aprobara un proyecto de ley similar, escribió la estudiante.

La estudiante de derecho Ben Rejeb reconoció que la Ley 21 cuenta con un amplio apoyo en la provincia, sobre todo en las regiones más rurales y menos expuestas a la presencia de la inmigración, pero se preguntó por qué de esta situación.

Si todo lo que se sabe de los musulmanes es lo que se ve en la televisión... entonces tiene sentido que se tengan esos temores, dijo..

Ben Rejeb dijo que, con más educación, la mayoría de los quebequenses cambiarían de opinión sobre el apoyo a la Ley 21, aunque teme que muchos ya han dejado de interesarse en el tema.

Creo que la mayoría de mis compañeros, y la sociedad quebequense en general, se ha olvidado de este tema y sigue adelante con su vida sin pensar en ello porque no les afecta personalmente, dijo.

Todos los que vivimos en Quebec ahora mismo somos cómplices al permitir que este proyecto de ley siga existiendo, añadió la estudiante que lleva el hijab.

Fuente: CBC / L. Marchand / J. Turnbull

Adaptación: RCI / R. Valencia

Titulares