1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

Tres meses refugiados en una iglesia

La famille Rodriguez-Flores assise dans l'église.

Manolo Rodríguez Flores, Georgina Flores y Manuel Rodríguez han estado viviendo en la iglesia Plymouth-Trinity de Sherbrooke durante tres meses para evitar la deportación.

Foto: Radio-Canada / Thomas Deshaies

RCI

La familia Rodríguez Flores  está refugiada desde hace tres meses en la iglesia Plymouth-Trinity, ubicada en Sherbrooke, Quebec. La decisión fue tomada para está evitar la deportación a México por parte del gobierno federal. La familia aceptó, por primera vez, dar la bienvenida a Radio-Canada a su entorno de vida.

Vivir en la incertidumbre

La iglesia no era el lugar idóneo para alojar, a largo plazo, a Manolo Rodríguez y sus padres Georgina Flores y Manuel Rodríguez. Sin embargo, el equipo del párroco logró instalar una nueva ducha cuando vieron que la familia permanecería varias semanas en el centro religioso.

Los miembros de la familia pasan la mayor parte de su tiempo en una habitación ubicada en el sótano de la iglesia. El aislamiento comienza a pesar mucho en su moral.

En particular, Manolo ya no puede ir a la Escuela Goéland, donde estudiaba. Ni él ni sus padres pueden trabajar.

La familia accedió a hablar el jueves de esta semana para implorar a las autoridades poder retomar su vida en Canadá.

Vivimos en la incertidumbre, en la angustia, en la tristeza, sin saber cuánto tiempo estaremos aquí, subraya Georgina Flores.

    Regresar a México es la muerte para nosotros
    Una cita de Georgina Flores

    La amenaza de la aplicación de la ley se cierne sobre Rodríguez-Flores, pero la coordinadora Shanna Bernier dice que la iglesia tiene una importancia simbólica que desalienta ese tipo de intervención.

    La tradición del santuario es más antigua que Quebec o Canadá. Seguirá teniendo efecto. Aunque no esté en nuestras leyes, está en nuestras tradiciones, explica-

    La familia está preocupada porque todavía no ha recibido buenas noticias del gobierno. La solidaridad de la comunidad de Sherbrooke, sin embargo, tiene el efecto de un bálsamo.

    Los Rodríguez Flores esperan que esta solidaridad incline la balanza a su favor.

    La famille Rodriguez-Flores et leur beau-fils.

    La familia Rodríguez-Flores pide ayuda al ministerio de Inmigración.

    Foto: Radio-Canada / Marion Bérubé

    Ruego al Gobierno de Canadá y a los ministros de Canadá que nos den una segunda oportunidad de quedarnos a vivir en Sherbrooke, pide la señora Flores.

    Contactado por Radio-Canada, el gobierno de Quebec dijo que no podía hacer mucho pero que sí era sensible a la situación de la familia. El federal, mientras tanto, no tenía información nueva para compartir sobre el expediente de la familia Rodríguez Flores al momento de escribir estas líneas.

    Fuente: Radio-Canada | Adaptación MGA.

    Titulares