1. Página de inicio
  2. Salud
  3. Salud física y mental

Ansiedad y depresión están en sus niveles más altos desde inicio de la pandemia

Une femme seule sur un lit, devant une fenêtre.

Una encuesta de salud mental reciente en la que participaron más de 1000 canadienses sugiere que la ansiedad, la soledad y los sentimientos de depresión han aumentado significativamente entre las mujeres en Canadá este año, pero solo un poco entre los hombres.

Foto: iStock

RCI

La ansiedad, la depresión y la soledad entre los canadienses están en sus niveles más elevados desde el inicio de la pandemia, en especial en las mujeres y los trabajadores de primera línea.

La información surge de un reporte publicado esta semana por el Centro de Adicciones y Salud Mental de Toronto (CAMH por sus siglas en inglés).

"Después de todos los altibajos de la pandemia, en términos de la salud mental general de los canadienses, en muchos sentidos hemos regresado a donde estábamos hace dos años", advirtió la doctora Hayley Hamilton, codirectora de la encuesta y científica principal del Instituto para la Investigación de Políticas de Salud Mental.

"Con ómicron en plena vigencia durante este período de encuesta, los niveles relativamente más bajos de angustia mental informados el verano pasado, cuando el lanzamiento de la vacuna estaba en pleno apogeo, ahora son un recuerdo lejano para muchas personas".

Más del 25% de los participantes de la encuesta informaron sentir ansiedad de moderada a severa, frente al 19% registrado en julio de 2021, dijo CAMH.

Además, alrededor del 24% informó sentimientos de soledad en comparación con 18,8% el verano pasado, y aproximadamente 22,3% de las personas aseguraron tener sentimientos de depresión, en comparación con el 18,6% el verano de 2021.

De acuerdo con encuestas anteriores, los canadienses de entre 18 y 39 años reportaron los niveles más altos, con 33,5 % de ansiedad, 29,1 % de soledad y 27,7 % de sentimientos de depresión.

La encuesta, realizada con la participación de 1004 canadienses entre el 1o y el 7 de enero, también muestra una importante brecha de género en los resultados.

Los informes de ansiedad moderada a severa, soledad y sentimientos de depresión aumentaron significativamente entre las mujeres en Canadá, pero solo un poco entre los hombres.

Estos aumentos más significativos entre las mujeres pueden reflejar que a menudo llevan una carga desproporcionada, incluidos los desequilibrios en las responsabilidades de cuidado y el trabajo de primera línea, aseveró Samantha Wells, directora principal del Instituto de Investigación de Políticas de Salud Mental del CAMH.

También los empleados con trabajos que los exponen a un alto riesgo de contraer COVID-19 reportaron grandes aumentos en los síntomas adversos de salud mental, con 37% reportando ansiedad moderada a severa en comparación con 23,5% el verano pasado, y 35,7% reportó sentimientos de depresión, en comparación con 24,8%.

"Si bien las personas son increíblemente resilientes, a medida que avanza esta pandemia, las personas que trabajan en la primera línea se encuentran entre las más afectadas”, dijo Wells.

Se duplicó el miedo a contraer el COVID-19

Entre otros hallazgos, la encuesta indicó que el miedo a contraer COVID-19 se duplicó al 28,3 por ciento desde el 14,2% hace un año.

Jaeyell Kim, una trabajadora social y psicoterapeuta de Toronto, dice que los resultados de la encuesta no le sorprendieron.

Kim dijo que ella, como muchos otros terapeutas, está operando a plena capacidad. Informó que notó un aumento drástico en los informes similares de sus clientes después de que comenzó la ola de ómicron, debido a que se sentían aislados y no sabían lo que deparaba el futuro.

La especialista agregó que algunos clientes que comenzaron a sentir optimismo el año pasado debido a las vacunas contra el COVID-19, y las restricciones más relajadas, se vieron afectados por una mayor sensación de impotencia y soledad durante esta ola.

"La gente está empezando a hacer más preguntas como: '¿Qué pasa si esto nunca termina?' y creo que eso realmente comienza a aumentar los niveles de ansiedad, explicó Kim a CBC News.Estamos constantemente haciendo preguntas y... tratamos de pensar en el peor de los casos para prepararnos".

La encuesta es la novena y más reciente de una serie hecha por el CAMH sobre la salud pandémica y el abuso de sustancias entre los canadienses, realizada en colaboración con Delvinia, una empresa de tecnología de investigación y recopilación de datos del consumidor.

Los resultados se basan en las respuestas de canadienses angloparlantes, mayores de 18 años, que completaron la encuesta en línea. Solo con fines comparativos, una muestra probabilística de este tamaño tendría un margen de error de +/-3 puntos porcentuales, 19 veces de 20.

La encuesta también reportó un aumento significativo en los informes de necesidades de salud mental insatisfechas: 24% de los participantes dijeron que necesitaban servicios de salud mental para hacer frente a la pandemia en los últimos 12 meses pero no pudieron recibirlos, en comparación con 19,5% el verano de 2021.

Deux infirmières portant des masques et visières.

Los sentimientos de ansiedad y depresión también están afectando considerablemente a los trabajadores de primera línea.

Foto: CBC/Evan Mitsui

Más pesimismo, menos resiliencia

Creo que para muchas personas, esta ola se siente diferente a las otras olas, como si les hubieran quitado la alfombra después de pensar que lo peor había pasado, dijo el doctor David Gratzer, psiquiatra del CAMH.

"Veo más pesimismo y menos resiliencia que en oleadas anteriores".

"Las tensiones financieras, las dificultades económicas y los problemas relacionados con la vivienda se encuentran entre los factores que contribuyen a los niveles reportados de ansiedad y depresión", agregó Gratzer.

"A menudo pensamos en el COVID-19 en términos de las consecuencias físicas de esta pandemia, muy comprensiblemente con personas que luchan por sus vidas en este momento en las unidades de terapia intensiva, indicó. Pero obviamente también hay un componente de salud mental. Y eso es realmente lo que se muestra en esta encuesta".

El experto aseguró que los gobiernos y los creadores de políticas deben hacer de la salud mental una prioridad para prepararse para las consecuencias de la pandemia y su impacto en el sistema de salud.

Muchas personas experimentan síntomas de ansiedad y depresión, así como otros problemas de salud mental relacionados con la pandemia, especificó.

Recuerden, ya estábamos en una crisis de salud mental antes de que comenzara la pandemia, y esto no terminará cuando el último paciente con COVID-19 salga de la unidad de terapia intensiva, concluyó.

Fuente: CBC News | Adaptación MGA.

Titulares