1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

Agentes fronterizos hablan sobre lo que ocurre en la frontera entre Canadá y EE. UU. 

Un marqueur à la frontière entre le Canada et les États-Unis au Manitoba, dans un champ couvert de neige.

Un marcador en la frontera entre Canadá y Estados Unidos en Manitoba, en un campo cubierto de nieve.

Foto: La Presse canadienne / John Woods

RCI

Un panorama de una pradera congelada y azotada por el viento se extiende en todas direcciones detrás de Katy Siemer mientras apunta hacia el norte, más allá de una arboleda estéril hacia una estación compresora de tuberías, ubicada a unos cientos de metros de distancia en Manitoba.

La agente de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. está de pie junto a una instalación similar en Minnesota que, según ella, los inmigrantes indocumentados usan como lugar de reunión cuando pasan desde Canadá, generalmente al amparo de la oscuridad.

Es un día deslumbrantemente brillante y soleado, hermoso en todos los aspectos, menos en la temperatura, de -29 C.Oh, el clima está clemente, dice Siemer, la agente de patrulla adjunta a cargo de la estación ubicada en Pembina, Dakota del Norte, sin ningún tipo de sarcasmo en su voz. "Hace unos -20 grados (Fahrenheit) en este momento, pero el viento no sopla, así que no se siente tan mal".

En otras palabras, Siemer ha visto cosas peores. Como la semana pasada, cuando la Policía Montada de Canadá, la policía federal, recuperó los cuerpos congelados de una familia de la India. Los investigadores creen que formaban parte de un grupo más grande de ciudadanos indios indocumentados que intentaban cruzar la frontera de Canadá a Estados Unidos, a quienes los agentes encontraron en el lado estadounidense poco antes de que se descubrieran los cuerpos.

Las autoridades dicen que la familia, que incluía a un adolescente y un niño pequeño, probablemente se desorientó cuando los fuertes vientos crearon condiciones cegadoras similares a las de una ventisca antes de ser víctimas del temible frío.

Esa misma noche los agentes detuvieron una camioneta de pasajeros alquilada y encontraron a dos ciudadanos indios adentro, junto con una pila de provisiones que incluía agua embotellada, cajas de jugo y refrigerios.

Litrato ni Steve Shand

Steve Shand, de Florida, fue detenido y liberado este lunes, por su presunta participación en tráfico de personas.

Foto:  Facebook

Steve Shand, de 47 años, de Deltona, Florida, enfrenta cargos de tráfico de personas. Un juez de Minnesota acordó el lunes liberar a Shand con una fianza de comparecencia, sujeto a condiciones de liberación.

La tragedia llamó la atención de ciudadanos canadienses y estadounidenses por igual y puso nuevamente sobre la mesa el desafío que los guardias fronterizos como Siemer, y su colega David Marcus, enfrentan todos los días mientras patrullan la vasta frontera.

Realmente no hay nada aquí para que alguien pueda refugiarse, dijo Siemer.

Es difícil como Patrulla Fronteriza también porque simplemente no hay nada. No hay infraestructura, no tenemos cámaras, no hay otra forma de estar aquí que no sea conducir y ver lo que puedes ver.

Eso hace que los residentes locales de los pequeños pueblos del área -Walhalla, Dakota del Norte (población 1064), Pembina (población 485), Saint Vincent, Minnesota. (población 64)- sean un componente vital de la estrategia de la agencia.

Nuestros agentes están atentos y hacen un trabajo fenomenal, dice Marcus.

Pero el público lo sabe. Conducen por estas carreteras todos los días, están en estas áreas todos los días haciendo actividades recreativas, por lo que definitivamente saben cuándo las cosas están fuera de lugar.

Los investigadores dicen que las muertes probablemente estén relacionadas con una operación más grande de contrabando de personas, un fenómeno que es un hecho de la vida cotidiana en el sur de los EE. UU., pero que es mucho menos común en el norte.

Pero es mucho más frecuente de lo que la mayoría de las personas a ambos lados de la frontera creen.

No es raro ver algo cada mes o cada dos semanas, dice Siemer.

Realmente depende de las circunstancias. La temporada definitivamente también tiene mucho que ver. No es la frontera sur, pero definitivamente vemos cosas cada dos semanas, dependiendo de lo que esté pasando.

Une vue des champs enneigés juste à l'extérieur du hameau de St. Vincent, au Minnesota, en direction du nord vers la frontière entre le Canada et les États-Unis, le 25 janvier 2022.

La frontera entre Canadá y Estados Unidos es vasta e implacable.

Foto: La Presse canadienne / James McCarten

Un problema similar en Alberta, Columbia Británica y otras fronteras con EE. UU.

Funcionarios del Departamento de Justicia publicaron detalles el lunes de un caso similar de tráfico de personas registrado esta vez en el noroeste de Montana, cerca del límite de las Montañas Rocosas, entre Alberta y la Columbia Británica.

Dos residentes de Seattle enfrentan cargos después de que agentes estadounidenses detuvieran un vehículo en un área remota cerca de la frontera y descubrieran a seis personas, que admitieron estar ilegalmente en el país.

Los arrestos se realizaron el 19 de enero, el mismo día en que los agentes se encontraron con el grupo en Minnesota.

No es necesariamente que los números estén aumentando; es solo que estamos volviendo a una postura normal que siempre hemos visto antes (de la pandemia), dijo Siemer.

No es tan evidente como en la frontera sur, pero sigue ocurriendo absolutamente todos los días en la frontera norte.

Los expertos no están del todo seguros de qué hacer ante esta realidad, aparte del hecho de que la gente claramente quiere viajar a EE. UU. y está dispuesta a hacerlo por cualquier medio necesario, ya sea en las tierras salvajes de Minnesota o en el Valle del Río Grande.

Los números en el norte nunca serán similares al gran volumen en la frontera sur, donde los agentes se encontraron con más de 420 personas en varios grupos de inmigrantes durante este fin de semana cerca de Brownsville, Texas.

Causas

Pero las causas son las mismas, y las soluciones son igual de efectivas.

El peligro es que comiences a replicar el mismo enfoque que se ha adoptado en la frontera sur, y en realidad nunca ha tenido el resultado esperado, dijo Regina Jefferies, experta en leyes de inmigración y refugiados de la Universidad de Western Washington en Bellingham, Washington. 

Tanto EE. UU. como Canadá deben pensar en el tema no solo en términos de factores de atracción, dijo, esos elementos de la vida en Norteamérica que podrían atraer la migración irregular, sino también factores de empuje en forma de política exterior, aquellas decisiones que obligan a los migrantes a huir de sus países de origen.

La migración será un tema central de discusión en la Cumbre de las Américas que se celebrará este verano, en Los Ángeles, California, la reunión de líderes continentales que se lleva a cabo cada tres años para tratar temas de interés común.

Lejos de ser un observador geográficamente distante, Canadá tiene una contribución que hacer a esa discusión, aseguró Jefferies.

"Canadá tiene un sistema, en especial un sistema humanitario, que realmente se ve, es como algo más cercano a un modelo al que otros países podrían aspirar”, agregó.

"Y tiene una voz en términos de pensar también en formas de permitir que las personas se muevan, que no requieran ese tipo de viajes riesgosos". concluyó Jefferies.

Fuente: CBC News | The Canadian Press | Adaptación MGA.

Titulares