1. Página de inicio
  2. Salud
  3. Pobreza

Más de 300 personas sin hogar están en cuarentena en el Estadio de Fútbol de Montreal

Des lits de camp alignés dans un gymnase où des panneaux ont été érigés pour former des cloisons.

El Estadio de Fútbol de Montreal tiene la capacidad de acoger hasta 350 personas.

Foto: Radio-Canada

RCI

Por segundo año consecutivo, el Estadio de fútbol de Montreal cambió temporalmente de vocación y se convirtió en un centro de refugio de emergencia para las personas sin hogar infectadas con COVID-19.

El espacio tiene capacidad para recibir hasta 350 personas para hacer cuarentena.

El viernes pasado, el Centro Integral Universitario de Salud y de Servicios Sociales del Centro-Sur de la Isla de Montreal, en Quebec, contactó a la alcaldía de la ciudad para advertirle que la situación en los hospitales era complicada, explicó Sonia Bélanger, directora del establecimiento.

También estaban colapsados los centros de ayuda a las personas sin hogar de Montreal. Incluso en la llamada Mission Old Brewery, uno de los refugios más conocidos de la urbe, había sido instalada una zona roja para acoger a los sintechos enfermos.

Desde inicios de enero, unos 500 ciudadanos en situación de calle recibieron un diagnóstico positivo de coronavirus, según el organismo.

Ante las bajas temperaturas que ha vivido Montreal y buena parte de Canadá durante esta semana, era necesario actuar de forma acelerada.

Afortunadamente, el operativo funcionó, algo que alivia a James Hughes, presidente y director de la Mission Old Brewery. El estadio nos da ese oxígeno que no teníamos, dijo al programa de radio Tout un matin, de ICI Première.

El jueves, la alcaldesa de Montreal dio una conferencia de prensa en la que aprovechó para felicitar al equipo que permitió el traslado de las personas al estadio.

Valérie Plante dijo que cada uno debe cumplir con su rol: "la alcaldía halla los espacios, la red de salud encuentra el personal y se ocupa de los recursos clínicos, el gobierno de Quebec da recursos financieros y establece los objetivos junto con la red de salud, en cuanto a la capacidad".

También está el trabajo de la seguridad civil, que hace posible el trabajo junto con la alcaldía, la Cruz Roja, que da las camas y, claro está, los organismos comunitarios, que conocen bien el medio y que hacen un trabajo increíble de acompañamiento, agregó Plante.

Cuando las personas sin hogar van a las emergencias, incluso para abrigarse del frío, los hospitales seguirán los mismos procedimientos. "Si están infectadas por COVID-19, pero no requieren cuidados médicos, serán trasladadas al estadio", explicó por su parte Bélanger.

Valérie Plante en gros plan, vêtue d'un manteau et d'un foulard, répond à une question.

Valérie Plante dice que no se puede obligar a una persona sin hogar a ponerse en cuarentena porque tiene COVID-19. La alcaldesa de Montreal espera que "la calidad de las instalaciones" del estadio les convenza para acudir.

Foto: Radio-Canada

Es una bella colaboración. Un buen servicio 24/7. Lo llamo una innovación social.
Una cita de Sonia Bélanger, directora del CIUSSS del Centro-Sur de la isla de Montreal

Calor, comida y cuidados 

Este estadio es propiedad de la alcaldía de Montreal. En sus espacios internos se ubicaron centenares de camas alineadas. La sección reservada a las mujeres, que representan 15% de la clientela, se encuentra separada. Hay duchas y hasta una cafetería. Las personas que están siendo acogidas están protegidas del frío, reciben comidas y cuidados, explicó Chantal Rouleau, ministra responsable de la ciudad y de la región de Montreal, que estuvo presente en su inauguración.

Reunir a personas que están infectadas, aislándolas de forma adecuada y en seguridad, permite también proteger al resto del mundo, dijo James Hughes.

La estadía es, en promedio, de seis a ocho días. Las personas que desarrollan síntomas importantes son transferidas a las emergencias, precisó Hughes.

Las personas sin hogar son más vulnerables desde el inicio, pues corren 10 veces más de riesgo de terminar en terapia intensiva y cinco veces más de morir por coronavirus, explicó el director de la Mission Old Brewery.

El transporte de los sintechos al estadio se hace bajo un protocolo sanitario estricto. En los autobuses especiales, tanto el conductor, como un agente de seguridad y un trabajador social están todos equipados de mascarillas tipo N95. Los que van dejando el refugio lo harán en taxi.

¿Qué pasa con aquellos infectados por COVID-19 que no quieren ir al Estadio de Fútbol? No se puede obligar a la gente, respondió la alcaldesa Plante, quien desea que todos los que vayan a los refugios revelen si están enfermos. Espero que la calidad de las instalaciones convenza a quienes aún dudan, dijo.

Tiempos difíciles en Montreal

Si bien la transformación del Estadio de Fútbol de Montreal es una muestra de cómo se pueden activar medidas de forma rápida para ayudar a estas personas, la situación sigue siendo crítica. La pandemia, el frío extremo, la falta de trabajadores y de espacios asequibles son parte de las razones por las que se viven tiempos difíciles en Montreal, aseguró James Hughes.

En estos momentos hay unas 1500 personas en los refugios de la ciudad, pero de acuerdo con el centro médico del Centro-Sur de la isla de Montreal, el número de personas sin hogar es mucho más elevado.

El lunes pasado se sumó un nuevo refugio en el centro del Plateau, un vecindario de la ciudad, donde están siendo albergadas unas 50 personas. 

"Este año se abrieron más camas durante el invierno para las personas en situación de calle, en comparación con años precedentes", indicó Sonia Bélanger.

Unos 1800 lugares tienen una tasa de ocupación de 92%. Aún estamos por debajo de la capacidad total y nos ajustaremos. En el estadio se pueden sumar camas, aseguró.

Tanto en otras ciudades de Quebec, como en el resto de Canadá, las autoridades están lidiando con la realidad de las personas sin hogar infectadas por coronavirus, entre ellas están Toronto, Thunder Bay y Winnipeg.

Un cóctel explosivo

"Hace frío y tenemos la COVID-19, es como un cóctel explosivo", advirtió Valérie Plante, quien recordó que la situación que viven las personas en situación de calle necesitan más que medidas a corto plazo.

"Hay que sacar a las personas de la calle", insistió. “Hay que hacer todos los esfuerzos posibles de parte del gobierno. Hace falta el apoyo de la red de salud a nivel de las comunidades".

Durante su campaña electoral, en el otoño pasado, Valérie Plante prometió aumentar el presupuesto para esta materia de 3 a 6 millones de dólares anuales, una promesa que incluso es considerada como insuficiente por parte de los organismos que trabajan en el sector.

En octubre de 2021, el gobierno de  François Legault presentó un plan de 280 millones de dólares. Sin embargo, a ojos de Québec solidaire, segundo grupo de oposición en la Asamblea Nacional de Quebec, este plan no es suficiente para enfrentar la crisis.

Fuente: Radio-Canada | Adaptación MGA.

Titulares