1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Política

[Reportaje] Trabajadoras sexuales denuncian toque de queda en Quebec

Après l'annonce du couvre-feu le 30 décembre, de nombreux travailleurs du sexe au Québec, comme Salma (sur la photo), se demandent comment ils vont pouvoir travailler et payer leurs dépenses de base.

Tras el anuncio del toque de queda el 30 de diciembre, muchas trabajadoras sexuales de Quebec, como Salma (en la foto), se preguntan cómo se las arreglarán para trabajar y para pagar sus gastos básicos.

Foto: RCI/Zoom

Paloma Martínez Méndez

Salma se define como una trabajadora sexual, LatinX*, queer y activista.

Vive en Montreal, Quebec, Canadá, donde el toque de queda fue impuesto, por segunda ocasión desde el inicio de la pandemia, el pasado 31 de diciembre.

Para Salma, y para el Colectivo Autónomo de Trabajo Sexual (CATS) que ella representa, esta medida más que protegerlas, las fragiliza y las pone en peligro.

Este trabajo es nuestro sustento. El toque de queda crea más pobreza y nos está afectando a todos. Personal y colectivamente estamos viviendo represión, como si nos estuvieran cazando. Hay una limpieza social y cada vez es más difícil tener espacios seguros para trabajar en paz. La criminalización la vivimos con multas, mayor presencia policial en las calles, el toque de queda que nos impide trabajar de noche, la falta de acceso a la ayuda gubernamental.
Una cita de Salma, trabjadora sexual y activista
Ce n'est pas la première fois que des organismes tels que le Collectif autonome du travail du sexe (CATS). En fait, au cours des derniers mois, des chercheurs et des militants de partout au Canada ont lancé plusieurs campagnes destinées à rappeler que les travailleurs du sexe ne sont pas des criminels et qu'une approche ouverte est nécessaire pour les protéger.

No es la primera vez que organismos como el Colectivo Autónomo de Trabajo del Sexo (CATS). De hecho, investigadores y activistas de todo Canadá han lanzado varias campañas desde hace varios meses recordando que las y los trabajadores del sexo no son criminales y que se necesita una perspectiva de apertura para protegerlos.

Foto: getty images/istockphoto / Motortion

En un reciente artículo, Christopher J. Schneider, profesor de sociología en la Universidad de Brandon, Ontario escribió que para las personas vulnerables, el toque de queda de Quebec puede ser un problema, más que una solución.

Dado que la actuación policial no está controlada, el toque de queda de Quebec puede ser más perjudicial para las personas marginadas, como los indígenas, los negros y las personas de color, los trabajadores del sexo en la calle y las personas sin hogar, poblaciones que ya están desproporcionadamente sometidas a un exceso de vigilancia policial.
Una cita de Christopher J. Schneider

Proteger su identidad no es un juego

Salma, une travailleuse du sexe de Montréal, LatinX, queer, activiste choisit de porter une cagoule lors de notre entrevue dans le but de protéger son identité. Pour elle, le fait même de le faire, est un acte sérieux de survie.

Salma, una trabajadora del sexo de Montreal, LatinX, queer, activista, afirma que la protección de su identidad forma parte de las medidas de protección que ellas mismas tienen que imponerse, para sobrevivir.

Foto: RCI/Zoom

El nombre que utilizamos para referirnos a esta trabajadora es ficticio. Les recordamos que una fuente confidencial es aquella cuya identidad es conocida por el periodista pero que ha aceptado proteger.

Esto no es un juego. Cuando cubro mi rostro para hablarle, no es un juego. ¿Cuántas trabajadoras sexuales han sido asesinadas? No nos ven como personas. Tenemos que seguir haciendo educación popular, para que nos conozcan y nos respeten. Pero ahora pareciera que nos quieren desaparecer. Incluso el Estado mismo.
Una cita de Salma, trabjadora sexual y activista

La prostitución en Canadá no es ilegal ¿o sí?

Las leyes canadienses no castigan directamente la prostitución, lo que le confiere un estatus semilegal.

El Código Penal de Canadá no define el término prostitución. Para ello, hay que remitirse a la jurisprudencia que define la prostitución como una oferta de servicios sexuales, a un número indeterminado de personas, a cambio de alguna forma de remuneración (dinero, bienes, beneficios, etc.).

Mantener relaciones sexuales entre adultos con consentimiento a cambio de un pago no es ni ha sido nunca ilegal en Canadá. De hecho, no hay nada ilegal en el acto en sí. Lo que es punible es lo que lo rodea.

Por ejemplo, en virtud del artículo 213 del Código Penal, comunicarse o intentar comunicarse en un lugar público o a la vista del público con otra persona con el fin de obtener servicios sexuales a cambio de una remuneración es ilegal y puede ser castigado con una multa de hasta 2.000 dólares y/o una pena de prisión de hasta 6 meses.

Une femme tient une affiche sur laquelle il est écrit, en anglais, que le travail sexuel est un vrai emploi, lors d'une manifestation devant la Cour suprême du Canada en 2013.Ampliar imagen (nueva ventana)

Una mujer sostiene un cartel que dice: el trabajo sexual es un trabajo real, durante una manifestación frente al Tribunal Supremo de Canadá en 2013.

Foto: La Presse canadienne / Mark Blinch

Según un estudio de la Universidad Victoria de la provincia de Columbia Brtiánica, gran parte de la vulnerabilidad que experimentan algunas y algunos trabajadores sexuales tiene "poco o nada que ver con el trabajo sexual", como tal.

Para algunos, estos resultados de salud están relacionados con diversas experiencias de desventaja en la infancia y la adolescencia. Si bien estos factores suelen interactuar para limitar las oportunidades, aumentar el riesgo y tener un impacto negativo en la salud y el bienestar, a menudo tienen poco o nada que ver con las interacciones de las trabajadoras del sexo con los clientes, que suelen ir bien para ambas partes.

Esta investigación liderada por la Dra. Cecilia Benoit, explica que como grupo, los trabajadores sexuales experimentan niveles de salud física y mental inferiores a la media, así como niveles más altos de estrés, depresión y trastorno de estrés postraumático, mayores tasas de discapacidad y una variedad de otros factores que contribuyen a los malos resultados de salud.

El estudio de la Universidad Victoria, que sigue en marcha actualmente, coincide con lo mencionado por Salma durante nuestra entrevista: el trabajo sexual, a diferencia de la mayoría de los demás tipos de trabajo, conlleva la enorme carga de la estigmatización social, los problemas de seguridad y las cuestiones legales.

Esto hace que la salud y el bienestar de los trabajadores, y de sus familias, responsables y clientes, sean difíciles de obtener y de mantener, explica la investigación.

Por su lado, Salma reitera que las y los trabajadores sexuales requieren más comprensión sobre la complejidad de su oficio y apoyo de la población en general.

Ante las críticas, el gobierno de Quebec anunció que cuando la situación sanitaria lo permitiera, la primera medida a abolir sería el toque de queda.

* Los defensores de este término sostienen que promueve una mayor aceptación de las personas no binarias de origen latinoamericano al ser neutro en cuanto al género y, por tanto, inclusivo de todos los géneros. Sus detractores afirman que el término no respeta la gramática tradicional, es difícil de pronunciar y es irrespetuoso con el español convencional.

Paloma Martínez Méndez

Titulares