1. Página de inicio
  2. Economía
  3. Política federal

Actualización económica desde Ottawa: más gastos pero menos déficits en Canadá

Chrystia Freeland apparaît sur un écran. En avant-plan se trouve le document de la mise à jour économique, sur un présentoir.

La ministra de Finanzas federal, Chrystia Freeland, presentó su actualización económica a través de una videoconferencia porque dos personas en su equipo dieron positivo de COVID-19.

Foto: La Presse canadienne / PATRICK DOYLE

RCI

La ministra de Finanzas de Canadá, Chrystia Freeland, no se desvió de los gastos en esta actualización económica, pero los déficits presupuestarios serán menores a los previstos anteriormente, gracias a los ingresos adicionales generados por la recuperación económica. Según las nuevas estimaciones del gobierno liberal canadiense, alcanzar el equilibrio presupuestario es un objetivo que podría alcanzarse en un término de cinco a seis años.

Sin embargo, será necesario esperar al presupuesto de la nación que será presentado en la primavera de 2022, para conocer el impacto de las promesas incluidas en la plataforma electoral del Partido Liberal de Canadá, presentada este verano. En ésta, los liberales estimaron 78 mil millones de dólares en gastos adicionales, en cinco años, y nuevos ingresos más bien no tan certeros.

El déficit se ubicó el año pasado en 328 millones de dólares, un monto inferior a los $354 millones previstos. Para 2021-2022, el déficit será de 10 mil millones de dólares menos que lo anticipado, de $145 mil millones. Los saldos negativos se acumularán hasta el periodo 2026-2027, pero podrían desaparecer a partir del año que viene.

En cinco años, la deuda será de 1359 mil millones de dólares, un monto que es casi el doble de lo que era previo a la pandemia. Si las tasas de interés no suben, los gastos por deuda representarán más de 40 mil millones de dólares anuales, sobre ingresos cercanos a los 500 mil millones de dólares.

La ministra Freeland, quien se dirigió ante los diputados de la Cámara de los Comunes vía videoconferencia, optó por esta vía luego de que dos miembros de su equipo dieran positivo de COVID-19. Freeland revisó a la baja sus previsiones del ratio de la deuda respecto al producto interno bruto (PIB), que debería establecerse en 48% este año.

Entretanto, el crecimiento del PIB real fue revisado al alza, en 4,2% en 2022.

Luego de presentar su presupuesto, en abril de 2021, el gobierno liberal ya había desbloqueado 18,3 mil millones de dólares en medidas de toda índole para proteger la recuperación, mientras lucha contra el coronavirus, como la compra de vacunas y la prolongación de los programas de ayuda.

Chrystia Freeland assise à une table, devant une série de drapeaux canadiens.

La ministra de Finanzas de Canadá, Chrystia Freeland.

Foto: La Presse canadienne / Sean Kilpatrick

8,1 mil millones más

Más de 3,7 mil millones de dólares serán desembolsados para la compra de pruebas rápidas de COVID-19 y de productos terapéuticos, como medicamentos antivirales contra la enfermedad.

Además, se destinarán 421 millones de dólares para mejorar la calidad del aire en las escuelas, los edificios comunitarios y las pequeñas empresas.

Las personas mayores que recibían el Suplemento de ingresos garantizados se encontraban en desventaja por las prestaciones de emergencia, ya que se las tenía en cuenta al calcular sus ingresos. Por lo tanto, se asignarán pagos únicos por un total de $ 742 millones a quienes se hayan encontrado en esta situación.

En la actualización económica también se toman en cuenta a los particulares y a las empresas que aún están afectados por la pandemia. En estos momentos se debate en el Parlamento canadiense sobre más de 7 mil millones de dólares que son necesarios para atender sus necesidades.

Igualmente, Ottawa prevé prolongar hasta el 31 de marzo de 2022, el programa de préstamos para las empresas que estén bajas de liquidez y deseen relanzar sus actividades. Los préstamos podrían ser de hasta un millón de dólares. Un fondo de 62 millones de dólares será activado para los trabajadores del sector de espectáculos sobre escenas para apoyarlos en nuevas iniciativas.

Pocas medidas de cara a la inflación

En la actualización económica, los liberales no prevén medidas para que las personas de menos recursos puedan enfrentar el costo de la vida.

Solamente se prevé un bono de 100 dólares de la deducción del trabajo a domicilio, para los años 2021 y 2022. Los maestros podrán, por su parte, obtener un crédito fiscal de 25%, en lugar de 15%, para la compra de útiles escolares, hasta un total de 1000 dólares.

Como los embotellamientos en las cadenas de suministro también son factores que inciden en la inflación, el gobierno prevé inyectar 50 millones de dólares para ayudar a los puertos del país a adquirir una mayor capacidad de depósito, una medida que no se logrará materializar en el corto plazo.

Sobre la inmigración

Ottawa igualmente prevé desembolsar 85 millones de dólares adicionales en 2022 para tratar más expedientes de residencia permanente y temporal, reducir los retrasos en el tratamiento de los expedientes, sobre todo en los sectores claves afectados por la pandemia.

Se desembolsarán también 1,3 mil millones de dólares en seis años para los gastos previstos en el recibimiento de 40 000 refugiados afganos y sus familias, en los próximos seis años.

El lunes ya se había anunciado que 40 mil millones de dólares serían desembolsados para indemnizar a los niños de las Primeras Naciones, de aquí al 2027. Los recursos también servirán para emprender reformas de largo plazo en el sistema de protección de la infancia. La actualización prevé que 16 mil  millones de dólares serán entregados a partir de este año.

Los conservadores exigían por su parte un plan para más bien reducir el gasto, mientras el Bloc québécois quería más apoyo financiero para las personas de la tercera edad. El Nuevo Partido Democrático esperaba nuevos compromisos financieros para viviendas sociales y para la protección del medioambiente.

Fuente: Radio-Canadá | Adaptación MGA.

Titulares