1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Salud pública

El exilio mexicano de una exfuncionaria canadiense para evitar la vacunación

Amélie Gervais, dans une piscine au Mexique, avec ses enfants.

Bien sea en la playa o en la piscina, disfrutar del agua es parte de la rutina de Amélie Gervais y su familia.

Foto: gracieuseté Amélie Gervais

RCI

Algunos funcionarios federales están listos para tomar grandes medidas para evitar plegarse a la política de vacunación obligatoria del gobierno de Justin Trudeau. Una mujer de Outaouais, Amélie Gervais, incluso decidió mudarse de país y escogió México como destino, junto con su familia.

Me sentí muy incómoda en mi país este otoño. No me sentía como si fuera parte de la sociedad, como ciudadana, comentó a Radio-Canadá Gervais, quien dedicó 16 años de su vida como funcionaria en la Policía Montada de Canadá.

Cuando la vacuna (contra el COVID-19) salió, comencé a estudiar y decidí esperar. Solo quería esperar, pero creo que fue impuesta rápidamente.

Gervais explicó que consideró otras opciones, como Costa Rica, pero decidió descartarla cuando supo que el país exigía un pasaporte de vacunación.

Dijo que se molestó cuando se instaló en Quebec el uso del pasaporte de vacunación. En ese momento comencé a mirar dónde se podía vivir bien en el mundo, dónde la gente vivía sin pasaporte de vacunación.

Veía que la vacunación obligatoria estaba en camino. No quería estar allí, no quería enfrentarla y vivir toda esa presión y ese estrés.
Una cita de Amélie Gervais, exfuncionaria civil de la Policía Montada de Canadá

Fue así como México se convirtió en el lugar ideal para Amélie Gervais, su esposo y sus tres niños, con edades entre 4 y 9 años. Bajo el sol caluroso, enseña a sus hijos mayores en casa. Las jornadas se pasan entre los estudios y momentos de relajación en la playa.

Oficialmente retirada de la policía federal canadiense desde el pasado 2 de octubre, Gervais, quien vive en México desde el 26 de ese mismo mes, aseguró que no se arrepiente de su decisión. Dijo que adora su nueva vida.

Lloré. Me puse emotiva solo de pensarlo. Pero ya se fue esa enorme presión, aseveró.

Amélie Gervais, sur la plage, avec ses enfants.

Amélie Gervais junto a sus tres hijos, con edades entre 4 y 9 años.

Foto: gracieuseté Amélie Gervais

Una excepción

El caso de Gervais es una excepción dentro de la función pública federal. Según las más recientes estimaciones, el gobierno calcula que más de 10 000 funcionarios los que no se han vacunado completamente, lo que equivale a 4% de los trabajadores del aparato federal.

De este total, el gobierno aún no sabe cuántos funcionarios se encuentran suspendidos sin salarios, por rechazar el ponerse la vacuna.

En total, 3400 presentaron una solicitud de excepción argumentando motivos religiosos o médicos. Hasta ahora, la mayoría de ellos esperan una respuesta.

Mona Fortier, presidenta del Consejo del Tesoro, dijo que están en vías de analizar las solicitudes, porque se trata de un proceso que requiere más allá de un sí o un no.

Mientras tanto, los sindicatos se dicen impacientes.

Estamos decepcionados de la velocidad con la que el gobierno reaccionó a su propia política. Nos preguntamos si se aplicaron los recursos adecuados para hacer la evaluación de las solicitudes, dijo por su parte el vicepresidente nacional del Instituto Profesional de la Función Pública de Canadá, Stéphane Aubry.

La política de vacunación del gobierno de Trudeau ha sido demandada ante tribunales por más de 200 funcionarios que piden a la Corte Federal suspender la obligación de la vacunación.

Hay mucho estrés y no sabemos si hay una fecha prevista para regresar a las oficinas, comentó Michael Bergman, uno de los dos abogados que los representa.

Fuente: Radio-Canada | Adaptación MGA.

Titulares