1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

Una familia mexicana de Sherbrooke, Quebec, en riesgo de ser expulsada

Claudia, Georgina, Manuel et Manolo dans leur salle à manger.

La familia Rodríguez Flores llegó a Canadá, por segunda vez, en 2018.

Foto: Radio-Canada / Emy Lafortune

RCI

La familia Rodríguez Flores llegó a Canadá, procedente de México, en 2018. Aunque su único deseo es permanecer en Sherbrooke, una ciudad de la provincia de Quebec, tiene una orden de regresar a su país de origen para el 8 de noviembre.

Un reporte de Radio-Canada destaca que la familia está bien integrada a su comunidad. Manolo Rodríguez Flores, de 18 años, trabaja en Mr. Puff mientras estudia en la secundaria Le Goéland. Su deseo es convertirse en ingeniero. Sus padres, Georgina Flores y Manuel Rodríguez, trabajan como jornaleros para el grupo PPD. En tres años han construido una vida en esta región quebequense.

Los Rodríguez Flores aseguran que fueron víctimas de violencia y de amenazas de muerte por parte de miembros de los carteles de droga cuando estaban en su país natal, porque se habían negado a colaborar con éstos.

Cuando llegó a Canadá, esta familia mexicana no pudo solicitar asilo, debido a una irregularidades en su expediente. Permaneció en Canadá gracias a un permiso de trabajo y a la presentación de una solicitud de un análisis de riesgo antes de la expulsión (ERAR, examen des risques avantrenvoi, en francés). Sin embargo, el gobierno canadiense tomó una decisión sobre este caso el 7 de octubre: la familia deberá dejar el país en noviembre.

El argumento dado por las autoridades migratorias es que México es un lugar seguro para estas familia, de acuerdo con lo que explicó Juan Daniel Medina, intérprete de Georgina Flores (quien no habla francés, solo español).

Al conocer la noticia de su posible expulsión la familia quedó totalmente devastada, reporta Radio-Canada.

Es muy triste. Estamos ante un gran riesgo si regresamos a México, un gran riesgo de que nos maten, de que nos asesinen.
Una cita de Manolo Rodríguez, inmigrante de origen mexicano.

Empezar de cero

Esta familia mexicana ha intentado en dos oportunidades instalarse en Canadá. Anne St-Pierre, otra amiga que los acompaña en su sdiligencias, destaca que llegaron por primera vez por vía terrestre, a través de la frontera de Saint-Bernard-de-Lacolle, en Quebec, en 2009.

Entonces huían de su país porque habían llamado la atención de los carteles de droga debido a su estilo de vida, cómoda, en cierta manera: sus hijos asistían a escuelas privadas y tenían dos casas, explica St-Pierre.

En ese primer intento, la familia fue devuelta inmediatamente a México.

El segundo intento fue en 2018. Viajaron nuevamente a Canadá porque temían por sus vidas. Cada vez, agrega St-Pierre, dejaron todo atrás para comenzar desde cero.

“Esta vez es posible que no puedan volver a Canadá. Cuando hablamos de una deportación es necesario saber que el regreso es improbable, imprevisible. ¿Podrán regresar? ¿En qué circunstancias? No podemos decir, ´sí, sí, adiós, ustedes volverán´”, advierteSt-Pierre.

“Expulsamos a unas buenas personas (…) Me pregunto quién gana en esta historia”, agrega.

Une famille tient des affiches qui indiquent "Canada, cette famille a besoin de rester dans le pays! et Non à la déportation de la famille Mexicaine s'il vous plaît"

Amigos y vecinos mostraron su apoyo a la familia Rodríguez Flores.

Foto: Radio-Canada / Emy Lafortune

Una comunidad muy unida

En las últimas semanas la comunidad ha estado unida a la familia Rodríguez Flores. Unos 20 amigos y vecinos mostraron su apoyo, pancartas en mano, cuando Radio-Canada estuvo en el lugar.

De hecho, el propietario de Mr. Puff y empleador de Manolo, Simon Grégoire, se trasladó el lunes de esta semana para dar testimonio a favor de su empleado. Grégoire indicó queno comprende la explicación (dada por el gobierno) para enviarlos a México nuevamente. “Tampoco conozco las leyes, pero se trata de personas que están integradas desde hace varios años, que trabajan aquí, que se integran como potenciales canadienses. No tiene sentido”, dijo.

A través de un correo, el vicepresidente de desarrollo de negocios de PPD, Philippe Steele, destacó por su parte que Georgina y Manuel son buenos trabajadores. “Entendemos, pero tenemos límites sobre lo que podemos hacer como empleadores”, dijo.

Ante las circunstancias, la familia envió una solicitud a la diputada de Sherbrooke, Élisabeth Brière.

Un vocero de la diputada (federal) dijo a través de una declaración escrita que el equipo de la parlamentaria conoce el expediente de esta familia mexicana y que la diputada se había reunido y discutido con ellos sobre la situación. “La diputada está bien consciente que los casos de inmigración son emotivos y pueden tener un impacto profundo en la vida de las personas”.

Sin embargo, el vocero agregó que la parlamentaria no puede discutir sobre un caso particular debido a la ley de protección de la privacidad.

Cualquier persona sujeta a una orden de expulsión tiene el debido proceso, pero una vez que se agotan las vías legales, las personas deben obedecer las leyes y salir de Canadá o, de acuerdo con nuestros compromisos, ser expulsadas.
Una cita de Élisabeth Brière, diputada ante el Parlamento por Sherbrooke
Une vingtaine de personnes tiennent des affiches pour soutenir la famille Rodriguez-Flores (ex : "Arrêtez la déportation")

Las familias amigas de los Rodríguez Flores se reunieron para mostrarle su apoyo el lunes de esta semana.

Foto: Radio-Canada / Emy Lafortune

Credibilidad

La abogada especializada en inmigración, Yasmine Guillaume, explica por su parte que cuando una persona hace una solicitud de asilo, debe rendir testimonio ante la Comisión de Inmigración, que va a juzgar tanto el testimonio como las pruebas materiales, para luego dar una decisión.

La jurista, que no es abogada de esta familia, agrega que debe haber pruebas materiales que corroboren los hechos, como reportes de la policía, reportes de incendios, fotos, declaraciones notariadas, que hacen que el testimonio de quien solicita el asilo sea creíble.

“Es realmente la credibilidad la que tiene un rol esencial en un expediente de quien solicita asilo”, concluye.

Fuente: Radio-Canada | Adaptación MGA

Titulares