1. Página de inicio
  2. Economía
  3. Transporte

Canadá: ¿seguirán aumentando los precios de la gasolina?

Un panneau indique que le litre d'essence se détaille à 1,57 $ à Rimouski.

En Quebec los precios del combustible superaron el récord de 2008.

Foto: Radio-Canada / François Gagnon

RCI

En todo Canadá se vienen registrando precios récord de la gasolina en las estaciones de servicio. Según los analistas este es solo el comienzo. El costo del combustible permanecerá elevado al menos al corto plazo, lo que tendrá otras repercusiones en su bolsillo.

Las opiniones de los analistas son diversas. Entre esas repercusiones podrían estar compras menos robustas en el invierno o incluso una aceleración en la adquisición de autos eléctricos.

El pasado 19 de octubre de 2021, muchas estaciones de servicio en Quebec marcaron un precio de 1,55 dólares por litro de gasolina. Se trató de un récord que superó el de 2008, de acuerdo con los datos de la CAA-Quebec. El reporte de Estadísticas Canadá sobre la inflación revelaba esta semana que el costo del combustible ha avanzado 33% en un año.

Entre los factores que están impulsando el precio de la gasolina está una demanda superior de petróleo a la oferta en el marco de la recuperación económica tras la pandemia de COVID-19, tal como lo explica Jean-Thomas Bernard, economista especializado en recursos naturales.

Los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados redujeron la producción de petróleo, pero como las economías se han venido recuperando más rápido de lo esperado, los precios aumentaron, según explicó el experto.

Para contrarrestar el alza de precios, la Organisation des pays exportateurs de pétrole podría pedir a las naciones que aceleren su producción, de tal manera de aumentar la demanda, pero según Bernard es algo difícil que ocurra, sobre todo considerando la reputación mercantilista de la organización.

Es difícil de predecir. Sigo los precios del petrólo desde hace casi 50 años y todavía me sorprendo. Al largo plazo, la demanda va a bajar en un esfuerzo por reducir las emisiones de CO2, pero en la actualidad, las circunstancias no son favorables a un descenso de la demanda en el corto plazo. No hay otra disciplina que se impone sino la del mercado. Pagamos un precio más alto y lo seguiremos haciendo todo el invierno.
Una cita de Jean-Thomas Bernard, economista especializado en recursos naturales

Por su parte Normand Mousseau, físico experto en recursos naturales, percibe un intento por parte de la Organisation des pays exportateurs de pétrole de tener más ganancias ante la futura onmipresencia de los autos eléctricos, cada vez más comunes en todo el mundo.

En Canadá, por ejemplo, el gobierno liberal quiere poner fin a la venta de autos a gasolina en la década de 2030.

“Los países productores de petróleo están viendo que la sopa está caliente. Así que si yo fuera productor, creería que la demanda podría caer de forma importante en los próximos 15 años, por lo que quisiera retrasar lo inevitable unos años o incluso maximixar mis ganancias… Siento que hay algo de eso en este momento y no es algo loco de hacer de su parte”, dijo el experto.

Une personne pousse son panier d'épicerie.

El costo de la gasolina tiene un impacto en el transporte, que finalmente traslada el aumento a los consumidores.

Foto: Radio-Canada

Y la inflación

Según datos de la agencia federal de estadísticas de Canadá, la inflación de septiembre fue de 4,4% -en términos anualizados-. Se trata del avance de precios más importante en Canadá desde hace 18 años.

Precisamente, los precios de la gasolina son en parte responsable del incremento de los precios durante el periodo analizado.

Bernard explicó que todos los tipos de transporte comercial se hacen con diesel. Cuando los precios del transporte aumentan, los costos de los alimentos y de lo que consumimos también aumentan.

El alza de precios de la gasolina es también en parte posible porque los conductores llenan los tanques de sus autos, incluso si se muestran reacios a pagar unos dólares de más. Los consumidores, indicó el economista, tienen el mismo razonamiento cuando van a pagar en el supermercado o en la tienda de su vecindario.

“Tienen grandes necesidades de base que no cambian mucho. La gente no reacciona mucho a los aumentos de los precios”, agregó.

Por su parte, Mousseau considera que la capacidad de pagar de los consumidores tiene sus límites. La transición hacia los autos eléctricos aumentará en la medida de que los costos de la gasolina sigan aumentando. Esto está siendo considerado por los gobiernos, que buscan cada vez más establecer impuestos ambientales que terminarán por cambiar las costumbres de los ciudadanos.

Si los precios de la gasolina aumentan y los costos de los autos eléctricos disminuyen, el atractivo va a ser más grande.
Una cita de Normand Mousseau, físico experto en recursos naturales.

¿Tendencia irreversible?

En 2021, un consumidor que esté buscando un auto a gasolina con el objetivo de conservarlo por varios años debe hacer bien su investigación.

“Los precios de la gasolina no bajarán. Van a seguir elevados y van a seguir aumentando. Los gobiernos van a aumentar el costo del combustible”, advirtió Mousseau, convencido de que la tendencia es irreversible.

Esta transición, destacó el experto, es bien evidente en países como Noruega, donde nueve de cada 10 autos vendidos -a septiembre de este año- eran híbridos o eléctricos.

Según la Federación Automotriz Noruega, si la tendencia se mantiene, en abril del año entrante se darían las últimas ventas de autos a gasolina en el país nórdico.

No tan optimista

Jean-Thomas Bernard no es tan optimista en este sentido, asegurando que un cambio tal sería un tanto draconiano.

“Vamos hacia esa dirección. Pero antes de que veamos un impacto en la demanda… estamos lejos de eso”, indicó.

El objetivo de dejar de vender autos a gasolina en la década de 2030, en beneficio de los carros eléctricos es ser muy optimista, dijo.

Una evidencia de ello es que a menos de una década de ese límite, los autos a gasolina siguen siendo los que dominan las calles de Canadá, a pesar de los precios elevados del combustible.

“Será algo gradual. Creo que la progresión va a ser más lenta de lo que se ha anticipado. Hay que hacer un cambio en nuestro modo de vida”, agregó Bernard.

Según datos de Équiterre, los camiones ligeros alcanzaron un récord histórico de 79,9% de ventas en 2020, representando 81% de las ventas entre enero y septiembre de 2021.

“Cambiar algo de esta magnitud es enorme. El auto a gasolina existe desde hace 100 años. No hago una apología a los autos a gasolina, para nada, pero es una forma de energía muy compatible y muy flexible”, concluyó Bernard.

Fuente: Radio-Canada | Adaptación: MGA

Titulares