1. Página de inicio
  2. Medioambiente
  3. Fauna y flora

Un año excepcional: estuario del río San Lorenzo está lleno de ballenas

A whale breaching out of the water.

Una ballena en el río San Lorenzo en esta foto sin fecha. El Grupo de Investigación y Educación sobre Mamíferos Marinos ha contado al menos 100 jorobadas este año, más del doble que el año pasado.

Foto: Submitted by Catherine Dubé/Croisières AML

RCI

El capitán del Grand Fleuve está en su embarcación viendo el San Lorenzo desde la costa de Tadoussac, en Quebec.

“Mientras hablo contigo por teléfono he visto tres jorobadas a unos 150 metros de donde estoy, saltando en el aire”, dijo Marc Hébert.

No sorprende que ésta sea la mejor temporada de observación de ballenas en su carrera de 25 años, por lo que pretende apreciar cada momento.

“Es mágico. Creo que estamos viendo cosas que a National Geographic le tomaría meses filmar”, agregó.

Florent DesRochers tiene un sentimiento similar. Propietario de una compañía de observación de ballenas en este pueblo canadiense, DesRochers indicó que no ha visto una temporada como ésta en décadas.

“Durante todo el verano, casi a diario, hubo ballenas saltando, lo cual es algo que no he visto en los últimos 30 años”, aseveró.

Las ballenas jorobadas han estado mostrando su hermoso show desde que comenzaron a llegar a la zona de Saguenay en la primavera. Se quedan generalmente en el estuario –la desembocadura- para alimentarse, antes de irse al Caribe a pasar el invierno.

As it breaches, a whale waves at a dozen of onlookers sitting in a small boat, all wearing life jackets.

Ballenas frente a observadores en el estuario de San Lorenzo. Con menos hielo en el invierno y aguas más cálidas en el verano, un especialista explicó que el agua está subiendo y las corrientes están cambiando, lo que afecta la distribución y concentración de alimentos.

Foto: Photo submitted by Catherine Dubé/Croisières AML

Lo que es excepcional este año es el número de ballenas, dijo por su parte Robert Michaud, biólogo marino y director científico del Grupo de Búsqueda y Educación de Mamíferos Marinos.

Michaud aseguró a Quebec AM que ha observado a unas 100 ballenas jorobadas este año, más del doble en comparación con 2020.

“Comparen ese número con la única ballena que visitó el área en los noventa, un macho grande llamado Siam. Años después, Siam volvió con una hembra que llamamos Tic Tac Toe. Fue un regreso increíble”, dijo el experto.

¿Por qué tantas ballenas?

Las razones detrás del número excepcional de ballenas jorobadas en el río San Lorenzo sigue siendo un misterio para el biólogo marino, pero el especialista tiene teorías que apuntan hacia el cambio climático.

Con menos hielo durante el invierno y aguas más templadas en el verano, Michaud indicó que el nivel de agua está aumentado, que las corrientes están cambiando, lo que afecta la distribución y la concentracióndel alimento.

Buscando pistas sobre la abundancia de los mamíferos este verano, Michaud recurre a la historia de las ballenas francas, a las que llama refugiados climáticos.

A whale breaches out of water.

2021 ha sido un año excepcional para la observación de las ballenas en Tadoussac, un pueblo de Quebec.

Foto: Submitted by Group for Research and Education on Marine Mammals

En 2015, este tipo de ballenas eran recién llegadas al San Lorenzo, explicó Michaud. A medida que aumentó la temperatura del agua, los copépodos, una especie de crustáceo y principal fuente de alimento de la ballena franca, se trasladaron al norte en busca de agua más fría.

Ahora hay una mayor concentración de copépodos en el golfo del San Lorenzo y, por ende, más ballenas francas, agregó.

Dado el hecho de que las jorobadas tienen una dieta más diversas y que aún no hay estudios por el fenómeno ocurrido este verano, Michaud prefiere no arrojar conclusiones.

“Fue un verano sin una explicación clara, pero por ahora digamos que es un festival”, concluyó.

Fuente: CBC News y Quebec AM | Adaptación MGA

Titulares