1. Página de inicio
  2. Economía
  3. Empleo

Faltan ejecutivos en Canadá

Un an après le début de la pandémie, l'entreprise Morneau Shepell a publié un rapport qui montre que le sentiment d'isolement n'a jamais été aussi fort depuis le début de la pandémie. Un homme se tient le nez en signe d'épuisement devant son ordinateur portable posé sur une table.

Las generaciones Y y Z (personas nacidas después de 1980) dan prioridad a la calidad de vida que al trabajo y un rol de jefatura exige ciertos sacrificios.

Foto: iStock

RCI

En 2015, el número de puestos de trabajo vacantes en gestión pasó de 22 055 a 24 100, según los datos de Estadísticas Canadá. Para finales de 2020, ese número avanzó a 25 425 y al cierre del segundo trimestre de 2021 se ubicaba en 33 625.

Claudya Daigneault, directora de talento y cultura en EBOX, aseguró que es difícil encontrar personas que ocupen cargos ejecutivos, bien sea en primer o segundo nivel. La empresa para la que trabaja pasó de tener 500 empleados a 700 en los últimos dos años.

“Tenemos un nuevo jefe que acaba de entrar en un cargo de gerente. Debimos reevaluar el puesto varias veces y eso tomó tres años. Trabajamos en el sector de las telecomunicaciones, así que requerimos una experiencia particular a nivel tecnológico”, explicó.

Daigneault observa, sin embargo, nuevas tendencias en el mercado laboral. Las generaciones Y y Z (personas nacidas después de 1980) dan prioridad a la calidad de vida que al trabajo y un rol de jefatura exige ciertos sacrificios. El rol de experto parece ser más interesante para los empleados. Algunos jefes, dijo, no se sienten cómodos al estar, de forma indirecta, en la vida privada de su personal en el marco del teletrabajo y las videoconferencias que impuso la pandemia.

Esta situación preocupa al presidente de Talsom, una firma especializada en la transformación digital. “Al largo plazo, los cargos ejecutivos nos permiten desarrollar de forma adecuada el relevo. Es el gran riesgo en estos momentos”, indicó Olivier Laquinte. Esta empresa tiene 85 empleados y enfrenta en estos momentos un problema para reclutar personal en los cargos de gerencia, para mantener sus actividades y su crecimiento.

Falta de trabajadores es exigente para los gerentes

En el sector de la mecánica automotriz es la falta de trabajadores y la pandemia lo que más ha afectado a los gerentes. En varias sucursales de la empresa Groupe Robert Bernard, las personas que ocupan puestos intermedios deben enfrentar los retrasos o las ausencias de empleados, además de gestionar el respeto de las medidas sanitarias.

Patrick Labrecque, vicepresidente de la empresa -que cuenta con casi 500 empleados- aseveró que “queremos ser buenos y no cambiar las cosas que hacíamos, pero, lamentablemente, es como si faltaran herramientas en nuestro baúl”.

Entre esas herramientras, explicó Labrecque, está la de autoridad. Su organización debe trabajar desde lo positivo para compensar y buscar nuevas formas de trabajar sobre los horarios y las horas de apertura. Pero para los ejectuvos, son medidas que no son tan fáciles de activar.

Me parecería una locura si la gente (los ejecutivos) no se desanimara. Me digo a mí mismo: no te puede estar luchando así todo el tiempo. El desafío de experimentarlo de vez en cuando es lo que hace que el trabajo sea divertido, pero no de forma constante.
Una cita de Patrick Labrecque, vicepresidente del Groupe Robert Bernard
Une femme travaille sur une tablette informatique; un ordinateur est posé sur son bureau.

Expertos aseguran que la gente sabe hoy lo que quiere y sobre todo lo que no quiere en un ambiente laboral.

Foto: Getty Images / LaylaBird

El reto que impuso la pandemia

Según un sondeo, 82% de los ejecutivos entrevistados terminan su jornada laboral sentándose, completamente agotados, tanto física como mentalmente. La encuesta fue realizada en línea en abril de 2021 por la forma Deloitte et Solutions Mieux-être LifeWorks, con la participación de 1158 personsa que ocupan cargos de jefatura superior de 11 empresas grandes, tanto públicas como privadas (de los cuales, dos tercios viven en Canadá).

La mitad de los participantes en el sondeo tenían pensado dejar sus funciones, bien sea tomando su jubilación o bajando el ritmo de trabajo de forma voluntaria.

Con la pandemia de COVID-19, el aumento de las exigencias profesionales y la disminución de control crean una tensión, de acuerdo con el sondeo. El estado actual de bienestar y de la resiliencia de los ejecutivos constituye un gran riesgo comercial.

Según Elisabeth Starenkyj, copresidenta de La tête chercheuse, el COVID-19 vino a despertar los valores y las ambiciones profesionales. Su empresa se especializa en la adquisición de talentos para las empresas.

En este contexto, muchos ejecutivos habrían cambiado de empresa o de profesión, lo que se suma a las jubilaciones.

Este fenómeno creó muchos puestos vacantes que son difíciles de reemplazar, sobre todo si se considera que las competencias buscadas son diferentes a aquellas de hace 24 o 48 meses. Los perfiles con prioridad están más bien centrados en las capacidades de aprendizaje, de adaptación, de curiosidad y de cambio, en especial, en habilidades digitales.

Y todo esto se torna más complejo, pues antes el reclutar personal podía tomar algunas semanas. En la actualidad esas semanas van solo a dar la mitad de los resultados que se obtenían en el pasado.
Una cita de Elisabeth Starenkyj, copresidenta de Latête chercheuse

Marc Giguère, quien se dedica a reclutar ejecutivos en Ownly Conseil, prefiere hablar de efervescencia. “Vemos una gran apertura entre los candidatos a buscar nuevos retos. Vemos también que la gente sabe lo que quiere, pero también lo que no quiere en términos de ambiente laboral”, explicó.

Según el experto, las empresas deben ofrecer -además de buenas remuneraciones- beneficios como plan de retiro y de seguros, acceso virtual a enfermeros y médicos y la posibilidad de trabajar desde casa.

Es una guerra de talentos y las empresas deben reaccionar rápido para estar en capacidad de contratar a los candidatos.

Y la retención

En la Financiera Sun Life, Robert Dumas no constata una falta considerable en los cargos de ejecutivos. El presidente y director de Quebec de esta empresa -que tiene 12 000 empleados- aseguró que en la compañía tienen una actitud conservadora en los planes de sucesión, lo que se traduce en que buscan tener personas suficientes para llenar los cargos de ejecutivos.

Dumas agregó que en la empresa se enfocaron en la comunicación durante la pandemia: escuchar lo que los empleados y los ejecutivos nos dicen y tomar acciones al respecto. “Nuestra tasa de compromiso es mayor hoy que antes de la pandemia”.

Va a ser necesario hablar de oportunidades de carrera con cada uno de nuestros empleados e incluso más que antes debido a la falta de trabajadores y el riesgo de perder empleados.
Una cita de Dumas, presidente y director de Sun Life Quebec

Claudya Daigneault destacó que en EBOX están trabajando en la marca de la compañía y en la gestión de carrera para retener a su personal.

Para Caroline Ménard, presidenta de Brio, Boutique de gerencia, en el futuro no habrá presión para los gerentes. La experta ve esta transformación como una oportunidad para liberar a los equipos y hacerlos más autónomos.

El contexto está obligando a muchas organizaciones a aumentar su proporción de personal, pero los gerentes desempeñan un papel más de apoyo para permitir que los trabajadores hagan bien su trabajo. No es control lo que desea, es orientación, concluyó Ménard.

Fuente: Radio-Canada | Adaptación MGA

Titulares