1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Salud pública

Piden que Canadá aplique reglas similares a las de EE UU para los viajeros

Estados Unidos abrirá su frontera para los viajes no esenciales a partir de noviembre.

Foto: (Rod Gurdebeke/The Canadian Press)

RCI

Estados Unidos abrirá sus fronteras para los canadienses en noviembre. Aún no se conoce la fecha exacta, pues las autoridades están afinando los detalles, pero sí se sabe que los agentes fronterizos no exigirán pruebas negativas de COVID-19, pues solo exigirán una muestra de la vacunación.

Ahora, las peticiones desde el sur de la frontera se centran en que Canadá haga lo mismo por los viajeros, es decir, que flexibilice la exigencia de pruebas negativas de COVID-19.

De hecho, miembros del Congreso estadounidense enviarán cartas al primer ministro, Justin Trudeau, así como a miembros del Parlamento para pedir que Canadá elimine el requisito de las pruebas de COVID para los viajeros que están adecuadamente vacunados.

El argumento principal es que la exigencia de las pruebas puede desanimar a los viajeros a aprovechar la completa reapertura de la frontera, según miembros del Congreso.

Por ejemplo, el demócrata Brian Higgins, representante de Nueva York, aseguró que la prueba de vacunación debería ser suficiente.

Las pruebas son redundantes. Conducirán a que muchos canadienses se muestren reacios a entrar a los Estados Unidos ... Hay un costo asociado a eso. También es un paso administrativo adicional que creo esinnecesario.
Brian Higgins, representante demócrata por Nueva York.
Des mains recouvertes de gants médicaux manipulent un tube et un écouvillon.

Canadá exige para ingresar al país test de tipo PCR, cuyos resultados, generalmente, tardan más de 24 horas y en Estados Unidos tienen un costo superior a los 100 dólares.

Foto: Associated Press / Charles Krupa

Lo que hay detrás

La petición de eliminar el requisito de pruebas negativas de la COVID tiene la intención de atraer más viajeros canadienses, considerando que las visitas de un solo día representan una gran proporción de los viajes de canadienses al sur de la frontera.

Según datos de Estadísticas Canadá, los viajes por un solo día representaron la mitad de las visitas a EE UU de los canadienses en 2019. Fueron, además, los dos tercios de los viajes hechos en auto.

La exigencia de las pruebas de COVID negativas hace estos viajes cuesta arriba.

Para entrar a Canadá, los viajeros deben mostrar una prueba de COVID hecha hasta 72 horas antes de la entrada. No puede ser un test de antígenos, sino uno molecular.

Estos resultados tardan de uno a dos días y tienen un costo de 139 dólares.

Por su parte, los ciudadanos canadienses pueden presentar un test negativo hecho en Canadá, siempre y cuando no tenga más de 72 horas cuando regresen al país.

Las pruebas exigidas siguen siendo un problema para las comunidades fronterizas, como es el caso de Búffalo, Nueva York.

El caso de Point Roberts, Washington, también es considerable. Se trata de una comunidad arduamente afectada por la ausencia de viajeros por un solo día, pues el pueblo depende de los visitantes de Vancouver que viajan y comen en el lugar, hacen compras y llenan sus tanques de gasolina antes de regresar a Canadá.

Brian Calder, director de la cámara de comercio local, explicó que está preocupado por las reglas para los viajeros, por lo que pide que Canadá sea más flexible.

En esta comunidad hay solo dos clínicas para hacer pruebas por semana. Los resultados toman más de un día y el costo del test es de 150 dólares.

“(Los canadienses) no nos van a visitar (con esas reglas), aseveró Calder a CBC News.

Lo que viene

Este miércoles, las autoridades estadounidenses confirmaron que los viajes no esenciales de canadienses serán permitidos a partir de noviembre.

Un representante de la Casa Blanca también confirmó que sí será necesaria una prueba de vacunación, pero que no exigirán pruebas de COVID-19.

Higgins reiteró que es por ello que los miembros del Congreso estarán escribiendo al primer ministro Trudeau y a sus pares en el Parlamento, exigiendo que Canadá adopte medidas similares.

Con la exigencia de las pruebas, dijo el representante, las autoridades canadienses están erosionando su propio mensaje de que las vacunas sirven.

Ottawa no ha expresado nada sobre un posible cambio en los requerimientos, por ahora.

Chrystia Freeland.

La vice primera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, aseguró que aún están clarificando y afinando los detalles con sus pares estadounidenses.

Foto: La Presse canadienne / Sean Kilpatrick

El ministro de Seguridad Pública, Bill Blair, aseguró el miércoles que el gobierno federal acepta pruebas PCR, con hasta 72 horas, para los viajeros que entran a Canadá. Esta regla permite que los canadienses que deseen viajar por un día se hagan el test antes de salir del país y usar esos resultados cuando entren nuevamente. Esto, además, les evita tener que depender del sistema privado estadounidense.

“Si (los canadienses) quieren viajar y hacer compras, será bastante sencillo regresar a Canadá”, expresó el ministro en entrevista con CBC.

Por su parte Chrystia Freeland, vice primera ministra canadiense, indicó que los requerimientos al largo plazo aún no han sido definidos. En un viaje que realizó a Washington el miércoles, Freeland repitió las respuestas que ha estado dando a los reporteros: “estamos trabajando para clarificar y finalizar todos los detalles con nuestros compañeros estadounidenses”.

Fuente: CBC News | Adaptación MGA

Titulares