1. Página de inicio
  2. Economía
  3. Empleo

Un canadiense entre los ganadores del Premio Nobel de Economía

Nakaupo sa mesa ang mga academy members at nasa likod nila ang isang malaking screen kung saan naka-flash ang mga litrato ng mga nanalo.

Göran K. Hansson, secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, en el centro, anuncia el Nobel de Economía 2021, flanqueado por los miembros de la academia Peter Fredriksson, izquierda, y Eva Mörk durante una conferencia de prensa en Estocolmo el lunes.

Foto: Associated Press / Claudio Bresciani/TT

RCI

El Premio Nobel de Economía reconoció a tres especialistas, entre ellos el canadiense David Card, por una investigación que permitió esclarecer muchas creencias en torno al mercado de trabajo, la inmigración y la educación.

Junto con Card, también fueron galardonados los economistas Joshua Angrist y Guido Imbens. El trío de especialistas presentó nuevas ideas en el mercado laboral gracias a sus experimentos naturales, que fueron recibidos con beneplácito por el jurado.

Precisamente a través de los experimentos naturales, David Card, originario de Guelph, Ontario –pero radicado en Estados Unidos- analizó los efectos del salario mínimo, la inmigración y la educación en el mercadolaboral. Card, profesor de la Universidad de California en Berkeley, recibirá la mitad del premio: 1,42 millones de dólares canadienses.

Sus estudios, realizados a principios de la década de los noventa, desafiaron la sabiduría convencional, lo que condujo a nuevos análisis y nuevas perspectivas, de acuerdo con lo señalado por el jurado del Nobel.

Uno de los puntos que demostró su investigación es que el aumentar el salario mínimo de los trabajadores no necesariamente conduce a una disminución en el número de puestos de trabajo.

En un estudio, publicado en 1994, Card analizó qué pasó en empresas como Burger King, KFC, Wendy´s y Roy Rogers cuando New Jersey aumentó el salario mínimo de 4,25 dólares estadounidenses a $ 5,05, usando como comparación lo que pasaba al mismo tiempo en esas mismas cadenas, pero en Pensilvania.

Contrario a análisis previos, Card y su compañero de investigación, Alan Krueger –quien falleció en 2019- hallaron que el incremento en el salario mínimo no tuvo efectos en el número de empleados.

De esta manera, la investigación de Card alteró las visiones previas de economistas respecto a estas políticas.

Según los experrtos, las empresas eran capaces de pasar los costos de salarios más elevados incrementando los precios para los consumidores. En otros casos, si una empresa era un empleador importante en un área en particular, es posible que haya podido mantener los salarios particularmente bajos, de modo que pudiera permitirse pagar un mínimo más alto sin recortar puestos de trabajo. El salario más alto también atraería a más solicitantes, impulsando la oferta de trabajadores.

En su investigación, Card también mostró que los ingresos de quienes son originarios de un país pueden beneficiarse de nuevos inmigrantes.

Para analizar los efectos de la inmigración en el emplo, el economista comparó el mercado laboral de Miami en tiempos en que Cuba permitió a sus ciudadanos emigrar, en 1980, lo que llevó a 125 000 a dejar la isla caribeña. Esto se tradujo en un incremento de 7 % en la fuerza laboral de la ciudad.

Card descubrió entonces que este flujo de migrantes no tuvo un impacto negativo para los residentes de Miami con bajos niveles de educación, a partir de comparaciones de la evolución de salarios y empleo en otras cuatrociudades. Estudios posteriores mostraron que aumentar la inmigración puede tener un impacto positivo en los ingresos de las personas que nacieron en el país.

Le professeur prend la pose, appuyé sur une rambarde, à l’intérieur d’un des bâtiments de l’université.

David Card, ganador del Premio Nobel de Economía 2021, recibió el premio por su investigación sobre salarios mínimos e inmigración.

Foto: AP / Noah Berger

Hallazgos "algo controversiales"

Card ha explicado que tanto él como su compañero, Krueger, han tenido que lidiar con la incredulidad de otros economistas sobre sus hallazgos.

“Entonces, las conclusiones fueron algo controversiales. Algunos economistas estuvieron escépticos de nuestros resultados”, señaló

En cuanto a la importancia de la investigación, Card dijo que "lo que realmente ha influido en el campo es la idea de buscar estos eventos cruciales o cosas que han sucedido y que podrían potencialmente informar nuestra teorización y comprensión del mundo".

El economista rindió homenaje a Krueger, diciendo que "estoy seguro de que si Alan todavía estuviera con nosotros, estaría compartiendo este premio conmigo".

Causa y efecto

La otra mitad del premio será compartida entre Joshua Angrist, profesor en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y Guido Imbens, profesor de Stanford. A ambos se les reconoce sus contribuciones metodológicas al análisis de las relaciones de causa y efecto.

A mediado de la década de los noventa, sus trabajos permitieron obtener conclusiones sólidas sobre las causas y los efectos que pueden tenerse de experiencias naturales, por ejemplo, en materia de educación.

Concluyeron que un año suplementario de estudios aumentaba el salario, en promedio, en 9%. Otro elemento es que los estadounidenses nacidos en la última parte del año tenían mejores estudios.

El Premio Nobel de Economía es calificado como un “falso Nobel”, porque no estaba previsto en el testamento del fundador, Alfred Nobel. Sigue siendo dominado por hombres, pues solo dos de sus ganadores han sido mujeres, de un total de 89.

Fuente: Radio-Canada | CBC News | Adaptación: MGA

Titulares