1. Página de inicio
  2. Salud
  3. Coronavirus

COVID: ¿Preocupado por la vacuna? Aquí puede comprender los riesgos raros pero reales

Un homme se fait vacciner.

Algunos canadienses desconfían de vacunarse contra el COVID-19 o tienen dudas sobre la seguridad de las vacunas. Pero los expertos en salud están de acuerdo en que sigue siendo una opción mucho mejor que infectarse.

Foto: getty images/istockphoto / AtlasStudio

RCI

Millones de personas en el mundo ya se han vacunado contra el COVID-19, pero otros tantos aún están esperando y cuestionando si lo hacen o no. Muchas personas aún se preguntan ¿son seguras las vacunas? ¿Generan efectos secundarios graves? ¿Cuáles son los impactos en nuestra salud al largo plazo? ¿Pueden causar la muerte?

Las preguntas, en cierta manera, tienen sentido, pues ningún medicamento o tratamiento es cero riesgo. Hay, de hecho, algunas reacciones de la vacuna contra el COVID-19 que han llegado a ocupar titulares de prensa, incluyendo casos muy raros de fallecimiento.

Pero también hay una buena cantidad de desinformación circulando, desde estudios sin crédito sobre los riesgos de vacunarse, hasta relatos anecdóticos y no comprobados de resultados negativos tras lainoculación.

Sin embargo, hay una gran cantidad de evidencia de que estas vacunas están salvando vidas, al tiempo que presentan riesgos más bajos que la enfermedad en sí, una que –hasta ahora- ha sido la causa de la muerte de cinco millones de personas en todo el mundo.

La pregunta que surge: ¿por qué a veces parece que las preocupaciones sobre las vacunas están ocupando un espacio gratuito en la mente de tantas personas?

La doctora Esther Choo, profesora de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon, en Portland, Estados Unidos, lo explica de la siguiente manera: si escuchas una historia que preocupa sobre la experiencia con lavacunación de otra persona, ya sea cierta o no, por lo general ésta cuenta más a nivel emocional que cualquierotra estadística que brinde seguridad.

Esto significa que para navegar en discusiones tensas sobre la vacunación es necesario dar un paso hacia atrás y evaluar toda la evidencia, más allá de las anécdotas.

"La amenaza conocida se cierne más en nuestros cerebro que los números que la gente puede traerles, dijo. Nuestros cerebros están tan consumidos por COVID".

Informes de reacciones adversas siguen siendo raros

Nuestras reacciones emocionales a las historias negativas de vacunación, ya sea información errónea o casos precisos de reacciones adversas, pueden parecerse un poco como nuestra respuesta a los accidentes aéreos.

Toda la evidencia muestra que el riesgo de morir en un accidente aéreo es extremadamente bajo, particularmente cuando lo compara conestar detrás del volante de un auto. Pero ver un titular sobre un accidente aéreo -pococomún pero trágico- puede generar temores que ninguna cantidad de datos pueda influir.

"Hay muchos estudios que muestran que, como seres humanos, hacemos un muy mal trabajo al evaluar las estadísticas y el riesgo relativo cuando se trata de cosas que nos impactan", explicó MatthewMiller, investigador de enfermedades infecciosas de la Universidad McMaster en Hamilton, Ontario.

"Es la misma razón por la que la gente siente, en general, que es más probable que gane la lotería que otra persona, a pesar de que las posibilidades son extremadamente pequeñas, y las probabilidades de quegane, frente a que otra persona gane, son exactamente las mismo."

Une femme passe devant l'entrée d'un centre de vaccination de Montréal.

Una muier pasa frente a un sitio de vacunación contra el COVID-19 en Montreal

Foto: La Presse canadienne / Graham Hughes

¿Qué sabemos realmente sobre el perfil de riesgo de las principales vacunas contra el COVID-19?

Para empezar, hay una gran cantidad de datos disponibles para evaluar qué tan seguras son. Pero saber cómo navegar a través de ellos puede ser complicado.

A nivel mundial, hasta la fecha se han administrado más de 6.200 millones de dosis de vacunas, según cifras de la Organización Mundial de la Salud, y los investigadores de varios países han estado rastreando posiblesreacciones adversas mientras las vacunaciones se han incrementado.

En Canadá, el rastreo de las reacciones están siendo llevadas a cabo por la Canadian Adverse Events Following Immunization Surveillance System (nueva ventana) (Canadian Adverse Events Following Immunization Surveillance System) y el Canada Vigilance Program. Ambos sistemas permiten que laspersonas reporten reacciones después de haber sido inococuladas y que puedan estar vinculadas a la vacuna.

Hasta ahora, ha habido más de 17 000 reportes de eventos adversos tras la vacunación en Canadá, lo que representa solo el 0,031% de todas las dosis administradas.

Incluso, podría haber menos eventos reales de lo que sugiere ese recuento ya bajo.

Los sistemas de reporte tras la inoculación pueden ser una gran fuente de confusión parael público en general, según argumentó Miller, porque están disponibles para todo el mundo.

"Esos sistemas están realmente destinados a detectar cualquier cosa y todo lo que pueda estar asociado con una vacuna, incluso cosas que son altamente improbables", dijo el especialista.

"Se recopilan muchos datos sobre cosas que no tienen nada que ver con la vacuna. Así que, por ejemplo, imaginemos que una persona con antecedentes y alto riesgo de accidente cerebrovascular recibe una vacuna.Y luego, dos semanas después, tiene un accidente cerebrovascular. En la gran mayoría de los casos, el accidente cerebrovascular no tuvo nada que ver con la vacuna”, agregó.

Canadá monitorea tres señales tempranas

Todos los reportes de reacciones adversas tras la inmunización están incluidos en la información que da el gobierno, “independientemente si se han vinculado a las vacunas”, según se confirma en el sitio web gubernamental de los efectos secundarios de la vacuna.

“Esto es porque necesitamos ver toda la información disponible para así poder detectar cualquier señal temprana de un problema”.

Esto significa que mientras muchos reportes pueden no tener vínculo con una vacuna, pueden surgir otras tendencias que muestren posibles conexiones entre el ser inoculado y el desarrollar problemas de salud.

En la actualidad, Canadá monitorea tres señales: reportes del Síndrome de Guillain Barré (SGB), miocarditis y formas muy raras pero severas de coágulos sanguíneos.

En el caso de Síndrome de Guillain Barré un trastorno autoinmune en el que el propio sistema inmune de una persona daña sus nervios, la data en Canadá indica a número de casos más elevados de los que serían generalmente esperados en la población.

Los casos de miocarditis, una condición que involucra la inflamación del músculo del corazón, han impactado a hombres jóvenes y ahora están siendo vinculados a las vacunas tipo ARNm, como las producidas por Pfizer-BioNTech y Moderna.

Un estudio realizado en Israel y publicado en el New England Journal of Medicine, mostró que hay un riesgo ligeramente mayor de miocarditis tras la vacunación, pero los investigadores destacron que es más probable queel COVID-19 cause la afección que la inyección.

Otros estudios preliminares, incluido un artículo preimpreso y no revisado por pares, también muestran que las personas tienen una recuperación sin problemas y mejoran rápidamente su función cardiaca, en elcaso de que desarrollen miocarditis luego de ser inoculados.

Miller explicó que “la mayoría de las personas reciben tratamiento por un par de días con antiinflamatorios estándar y de venta libre.No requieren tratamientos con esteroides o hospitalizaciones prolongadas. Nohay evidencia que sugiera que aquellos casos de (miocarditis) agudos puedan generar daño al largo plazo”.

El doctor Christopher Labos, cardiólogo basado en Montreal, coincidió en que “parece ser un efecto secundario raro y que es, generalmente, bastante ligero. "Así que, en términos generales, no es algo que deba disuadir a alguien de vacunarse".

Una afección diferente, la coagulación de la sangre caracterizada por niveles bajos de plaquetas, ha demostrado ser más grave. Esta afección está más bien vinculada a las vacunas AstraZeneca y Johnson & Johnson.

En Canadá, a finales de septiembre, los datos federales muestran que se han confirmado seis muertes posteriores a la vacunación relacionadas con esta rara forma de coágulo de sangre, aunque no está clarocuántas de ellas se consideraron como inducidas por la vacuna.

Para aquellos preocupados por los impactos en la salud a más largo plazo, Miller enfatizó que ese tipo de problemas posteriores a la vacunación son históricamente muy raros y mucho más probables con otrosmedicamentos que se usan de manera regular durante meses o años.

"La vacuna es un medicamento similar a una pastilla o cualquier otra inyección única que recibimos, donde el medicamento se elimina de nuestro sistema muy rápidamente", aseguró.

Para el pequeño número de personas que terminan teniendo problemas de salud relacionados con las vacunas, el gobierno tiene un programa de apoyo financiero. (nueva ventana)

"Usted podría ser uno de los pocos desafortunados que desarrolle uno de estos eventos adversos graves", dijo Angela Rasmussen, viróloga de la Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan.

"Pero lo que también debe comprender específicamente sobre las vacunas contra el COVID-19 es que estos resultados adversos son extremadamente raros".

A health-care worker holds a vial of the Pfizer COVID-19 vaccine at Jackson Memorial Hospital in Miami, in this photo taken Tuesday. Pfizer asked the U.S. government today to allow the use of its COVID-19 vaccine in children ages five to 11.

Para el pequeño número de personas que terminan teniendo problemas de salud relacionados con las vacunas, el gobierno tiene un programa de apoyo a las lesiones por vacunas que proporciona financiación.

Foto: (Lynne Sladky/The Associated Press)

Muertes tras la vacunación no necesariamente están vinculadas a la inoculación

Los datos canadienses muestran que ha habido 194 informes de eventos adversos en total en los que alguien terminó muriendo después de una vacuna contra el COVID-19, de los 55 millones de dosis que se han administrado en el país hasta la fecha.

Setenta y cuatro de esas muertes probablemente fueron causadas por la vacuna, 70 no pudieron ser evaluadas debido a "información insuficiente", mientras que 44 permanecen bajo investigación.

"Aunque estas muertes ocurrieron después de ser inoculados con una vacuna contra el COVID-19, no están necesariamente relacionadas con la vacuna", explica el sitio web federal.

Los expertos médicos externos dicen que es importante mantener esos números en contexto, dada la cantidad de vacunas que se han administrado de manera segura en Canadá, y cómo las muertes confirmadasrelacionadas con la vacuna se compara con el número masivo de muertes por COVID-19 en sí.

Unos 28 000 canadienses han muerto infectados con el coronavirus desde que comenzó la pandemia. También hay evidencia creciente que muestra que las vacunas aprobadas por Canadá ofrecen una protección mucho mayor contra una posible muerte por la enfermedad, mientras que las personas no vacunadas constituyen la mayor parte de las infecciones graves.

"Al no recibir la vacuna, hasta cierto punto, en realidad está eligiendo ponerse en mayor riesgo de contraer COVID", dijo Rasmussen. "Y, ya sabes, todo es una elección, incluso no hacer nada. Esa también es una elección".

Pero tomar esa decisión, para algunos canadienses, puede resultar abrumador. El aluvión de números, los rumores, la desinformación en línea desenfrenada: todo es difícil de analizar.

“Son tiempos de elevada ansiedad. Parece que adonde vayas hay algo atemorizante. Da temor contagiarse de la enfermedad. Da temor recibir un medicamento con el que no estás familiarizado”, dijo Choo.

Pero, sobre la base de su experiencia de vida, Choo aseguró que vacunarse sigue siendo la opción más segura.

“Cuando ves el COVID día tras día, cuando nuestros hospitales están abarratodos y ningunode ustedes puede pensar en un caso que haya debido ser tratado por efectos secundarios graves de la vacuna, se tiene esta perspectiva”.

Fuente: CBC News | Adaptación MGA

Titulares