1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

[Reportaje] Lo bello y lo difícil de ser madre inmigrante en Canadá

Rosalía Benavente y Aura Flores coinciden en que criar lejos de la familia es desafiante y hermoso a la vez.

Avec des destins et des origines différents, Aura Flores et Rosalía Benavente, deux mères latino-canadiennes, parlent de la beauté et de la difficulté d'être une mère immigrante au Canada.

Aura Flores (der.) y Rosalía Benavente, madres latino-canadienses, tienen orígenes y profesiones distintas, pero comparten experiencias personales de la maternidad lejos de la familia.

Foto: RCI y Cortesía / Paloma Martínez Méndez (RCI) / Rosalía Benavente (Cortesía)

Paloma Martínez Méndez

Estas dos madres accedieron a compartir sus convicciones y sus cuestionamientos alrededor de la maternidad inmigrante en Canadá. Sus historias, aunque distintas, tienen puntos en común.

Rosalía Benavente pasó de ser jefa de decenas de empleados en la industria automotriz y aeroespacial, con calendarios y exigencias estresantes, a ser madre a tiempo completo en un pequeño apartamento de Toronto, en plena pandemia, lejos de su familia y amigos. 

La ingeniera química mexicana todavía no puede decir cuál de las dos experiencias ha sido más difícil. 

Por su parte, Aura Flores, psicoeducadora guatemalteca-canadiense, cree que haber sido madre a los 17 años, en un país como Canadá, así como haber trabajado en el ámbito médico y comunitario en Montreal, le han dado herramientas que podrían ayudar a muchas otras mujeres y madres a jugar ese rol con más serenidad.

Hoy a sus 47 años, esta madre de tres y abuela también de 3, es autora del libro "10 secretos que nadie te contó para criar niños felices y libres".

Aprender a ser madre en Canadá

Rosalía Benavente avec ses filles Montserrat, 2 ans, et Valentina, 9 ans.

Rosalía Benavente con sus hijas Montserrat, 2 años y Valentina, 9 años.

Foto: Cortesía Rosalía Benavente

Poco antes de que la pandemia fuera declarada, Rosalía Benavente llegó a Canadá con sus dos hijas, de 10 meses y 8 años, para reunirse con su cónyuge que ya se encontraba en el país. 

Esta profesional tenía una vida muy ocupada en México, su país de origen. Trabajaba para grandes empresas, como la canadiense Bombardier, y estaba a cargo de hasta 40 empleados.

El ritmo de vida y las exigencias le causaron un alto nivel de estrés y de ansiedad. Decidió buscar otras oportunidades y salir de su país.

En Canadá, su vida cambió al 100%.

Yo no sabía ser madre. Los primeros cinco años de Valentina, mi hija mayor, los pasó con mis papás. Yo viajaba mucho y no quería que mi hija viviera al ritmo de mi trabajo, por eso la dejé con sus abuelos. Yo la veía solamente los fines de semana, el resto del tiempo estaba con ellos. Comencé a aprender a ser madre cuando llegué a Canadá, durante las largas horas que pasamos en nuestro apartamento, solas.
Una cita de Rosalía Benavente

Para esta madre, lo más difícil de ser madre en Canadá ha sido esa soledad.

En México siempre puedes contar con la familia. Están mi mamá, mis tías, mis hermanos y nos reunimos en familia todos los domingos. Al llegar aquí, no hay nadie.
Una cita de Rosalía Benavente

Ser madre lejos de su madre

Une femme et ses trois enfants.

Aura Flores y sus tres hijos

Foto: Cortesía de Aura Flores

Aura Flores también ha constatado que para los inmigrantes, particularmente las madres, criar a sus hijos sin otros miembros de la familia cerca, es una de sus dificultades más grandes.

Estar lejos cuando estás criando a niños es duro porque nuestros padres son nuestros referentes, nuestro apoyo. En mis momentos más difíciles como mujer y como madre he deseado tener a mi mamá cerca para que me guíe y me diga si soy yo la que está cometiendo un error. Es una de las grandes tristezas de las madres inmigrantes. Pero es en esos momentos que deben construir nuevas redes y amistades que puedan reemplazar a la familia aquí.
Una cita de Aura Flores, psicoeducadora

A pesar de la soledad, Rosalía Benavente, dice que desde su llegada a Canadá ha recibido el apoyo de muchas personas generosas con las que ha creado lazos muy fuertes de cariño.

Hemos conocido todo tipo de personas. Buenas y malas, incluso entre los mexicanos. Pero también gente que se convierte en tu familia del alma. Gente que hace todo para que estés bien, sin esperar nada a cambio. Se vuelven tu familia. Además, el sistema en Canadá, aunque es imperfecto, siempre nos ha apoyado. Hemos vivido en albergues y recibido comida de bancos de alimentos cuando lo hemos necesitado.
Una cita de Rosalía Benavente

Independencia económica

Rosalía Benavente lors d'un voyage aux chutes du Niagara.

Rosalía Benavente de paseo en las Cataratas del Niágara.

Foto: Cortesía de Rosalía Benavente

A la familia de esta madre mexicana no le ha faltado nada, excepto una guardería para la hija más pequeña. Los precios son exorbitantes, dice la madre de 43 años, y debido a eso, no he logrado volver a ser independiente económicamente.

De ser la persona que aportaba más económicamente a la familia, al llegar aquí, Rosalía pasó a depender del salario de su cónyuge.

Mi hija grande no pudo entrar a la escuela inmediatamente y luego, comenzó la pandemia y cerraron las escuelas. Eso significó que mi hija mayor pasó 1 año y 4 meses en casa, sin socializar con otros niños. Y a mi chiquita no le puedo pagar la guardería ya que son como 2.000 $ mensuales. Si trabajo para pagar eso, ya no me queda nada.
Una cita de Rosalía Benavente

En un deseo de vivir su maternidad con más serenidad y paciencia, la mexicana se volcó a las redes sociales y fue ahí donde conoció a Aura.

Parallèlement à la rédaction de son livre, Aura Flores a créé un groupe virtuel de mères latino-américaines au Canada.

Paralelamente a la escritura de su libro, Aura Flores creó un grupo virtual de mamás latinoamericanas en Canadá. Fue ahí donde la psicoeducadora y la ingeniera se conocieron.

Foto: Radio Canadá Internacional / Paloma Martínez Méndez

La idea de esta iniciativa lanzada por la psicoeducadora fue crear lazos con mujeres que como ella, estuvieran experimentando cuestionamientos o dificultades relacionadas con la maternidad. 

Desde que tuve a mi hija a la edad de 17 años he trabajado mucho sobre mí misma, para poder entender mis heridas y mis errores y también los de mis padres al criarme. Además, mi trabajo profesional con las familias me ha permitido comprender realidades que tocan a mucha gente por igual.
Una cita de Aura Flores

Luego de un periodo de depresión severa, Aura Flores desarrolló dos enfermedades, fibromialgia y el síndrome de Hashimoto. Estas condiciones médicas le impidieron seguir trabajando con el ritmo que llevaba hasta antes del diagnóstico. 

La psicoeducadora tuvo que tomar una larga pausa y durante su convalecencia se puso a escribir. A su juicio, este libro le permitiría, seguir ayudando a las familias aunque no lo hiciera en las terapias en persona. 

Decidí escribirlo para poder seguir contribuyendo a la armonía en las familias y en la sociedad. Mi deseo es que cada padre y cada madre pueda ser la mejor versión de sí mismo para poder brindar a sus hijos una crianza serena, con amor, con respeto y con firmeza, al mismo tiempo. Es posible criar sin gritar, maltratar, chantajear, castigar y al mismo tiempo con normas y límites.
Una cita de Aura Flores
Le lancement du livre d'Aura Flores "10 secrets que personne ne vous a dit pour élever des enfants heureux et libres" a lieu ce jeudi 7 octobre, dans le cadre du mois du patrimoine latino-américain de Montréal.

El lanzamiento del libro de Aura Flores tuvo lugar este jueves 7 de octubre en el marco del Mes de la Herencia Latinoamericana de Montreal.

Foto: Radio Canadá Internacional / Paloma Martínez Méndez

Escribió el libro en español ya que, según ella en Canadá, hay menos recursos disponibles para los padres en esa lengua.

Ser padres de hijos independientes

Según Aura Flores, en la cultura latinoamericana tradicionalmente los niños deben escuchar y ejecutar, el adulto es la autoridad y se le tiene que obedecer, sin cuestionar. 

Algo revelador cuando llegué a Canadá como adolescente fue darme cuenta que yo era un ser humano completo, con derechos, opiniones y responsabilidades. Entendí que mi palabra valía y que no vine al mundo para agachar la cabeza. Por eso me interesé en el campo de la psicología porque al embarazarme tan joven lo primero que me dije es no quiero cometer los errores de mis padres. Quiero darle a mi hija una crianza que le permita ser feliz y libre. 
Una cita de Aura Flores

Y ese es el tema central de su libro que con testimonios suyos y de dos de sus hijos, cuenta cómo aún siendo testigo o víctima de situaciones difíciles, e incluso estando sola en el proceso, es posible educar con respeto.

Con las ganas de ayudar en la sangre

Por su parte, Rosalía Benavente, quien se define a sí misma como extrovertida, amiguera y empática, dice venir de una familia en la que brindar ayuda a los demás es una vocación. 

Por varias generaciones, la familia Benavente ha estado a la cabeza del servicio de bomberos de la ciudad de San Luis Potosí en el centro este de México. Hijos, nietos, primos y tíos han sido parte de la lucha contra los incendios y las catástrofes naturales.

Por eso, esta mexicana valora mucho la ayuda recibida desde que llegó a Canadá. Rosalía Benavente dice que cuando su situación como inmigrante se estabilice, va a dedicarse a apoyar a la gente con más necesidades, sobre todo a las madres recién llegadas al país, como lo hace Aura Flores, afirma.

El lanzamiento del libro de Aura Flores 10 secretos que nadie te contó para criar niños felices y libres se lleva a cabo virtualmente este jueves 7 de octubre (nueva ventana) en el marco del Mes de la Herencia Latinoamericana de Montreal.

Quienes lo deseen podrán descargar la versión digital del libro gratuitamente, (nueva ventana) entre las 8:30pm y 9:30pm (hora del este), el dia de lanzamiento.


Consulte estos reportajes también:

Paloma Martínez Méndez

Titulares