1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Inmigración

[Reportaje] Obtener ayuda consular, dolor de cabeza para algunos latino-canadienses

La famille Rodas Sarmiento a dû parcourir 3 400 kilomètres de Lacombe, en Alberta, à Toronto, en Ontario, afin de renouveler les passeports équatoriens. Le voyage leur a coûté environ 4 000 dollars.

La familia Rodas Sarmiento tuvo que viajar 3.400 kilómetros, desde Lacombe, Alberta, hasta Toronto, Ontario, para poder renovar sus pasaportes ecuatorianos. El viaje les costó alrededor de 4.000 dólares.

Foto: Radio Canadá Internacional / Paloma Martínez Méndez

Paloma Martínez Méndez

Consulados cerrados, falta de material o de personal, retrasos tecnológicos y hasta problemas políticos provocan que algunas comunidades latinoamericanas en Canadá tengan dificultad para obtener ayuda consular de sus países de origen.

Estamos en Toronto para hacer la renovación de nuestros pasaportes ya que el consulado ecuatoriano en Montreal está cerrado y el de Vancouver no emite pasaportes porque esa oficina no cuenta con la tecnología biométrica para hacerlo.
Una cita de Luis Rodas, ciudadano ecuatoriano residente en Canadá

La familia Rodas Sarmiento viajó 3.400 kilómetros desde su lugar de residencia en Lacombe, Alberta hasta Toronto, Ontario, con el fin de efectuar las medidas biológicas de huellas dactilares, de retina, de iris y de la palma de la mano, que se conoce como huellas biométricas. 

Le consulat équatorien de Montréal a fermé ses portes au début de la pandémie et celui de Vancouver ne dispose pas de la technologie nécessaire pour délivrer des passeports biométriques. Ampliar imagen (nueva ventana)

En Canadá, las únicas representaciones diplomáticas ecuatorianas que tienen la tecnología para llevar a cabo esas mediciones son el Consulado del Ecuador de la capital de Ontario y la Embajada del Ecuador en Canadá, en la capital canadiense, Ottawa.

Foto: Villamilk-iStock / Embajada de Ecuador en Canadá / RCI

Para Catherina Sarmiento y Luis Rodas, residentes en Canadá desde el 2018, era importante hacer este viaje a Toronto para renovar sus pasaportes y los de tres de sus hijos antes de que llegara el invierno, ya que viajar con niños es más complicado, dicen.

Optaron por hacer el desplazamiento vía aérea debido a la larga distancia que los separaba del consulado más cercano que ofrece este servicio de medición biométrica. 

Vinimos en avión, ya que en auto habrían sido dos días o 40 horas manejando. Imposible, sobre todo con niños y creo que me habría salido más costoso porque hay que parar a comer, a dormir y por los días de trabajo que perdemos.
Una cita de Catherina Sarmiento

Es a 1.200 kilómetros de la residencia de la familia Rodas Sarmiento, en Vancouver, en la costa oeste de Canadá, que se encuentra el consulado ecuatoriano más cercano.

El otro consulado donde habría sido posible en otro momento hacer un trámite de pasaporte sería el de Montréal, en el Este del país, a 3 580 kilómetros de su hogar, pero esa oficina fue cerrada al principio de la pandemia

Por suerte, dice Luis Rodas, aunque en el Consulado de Toronto sólo están dando tres citas por día, logramos que nos atendieron a nosotros 5 el mismo día. Su esposa Catherina está de acuerdo.

Habíamos planeado dos días de viaje y dos días de trámite pero como aceptaron hacerlo juntos el mismo día, podremos aprovechar para pasear un poco y conocer Toronto mañana, antes de regresarnos a Alberta. -
Una cita de Catherina Sarmiento

Otra buena noticia, dice esta madre de familia, es que este pasaporte biométrico tiene una duración de 10 años, a diferencia del anterior que tenía una validez de 5, afirma la señora Sarmiento.

Catherina Sarmiento et Luis Rodas ont déménagé à Lacombe, en Alberta, au Canada, avec leurs quatre enfants en décembre 2018.

Catherina Sarmiento y Luis Rodas se instalaron en Lacombe, Alberta, en Canadá con sus cuatro hijos en diciembre del 2018.

Foto: Radio Canadá Internacional / Paloma Martínez Méndez

Luis y Catherina llegaron hace 3 años a Canadá. Respectivamente chef gastronómico y coordinadora de ventas en su país de origen, hoy estos ciudadanos ecuatorianos, residentes permanentes en Canadá, trabajan en una casa de retiro para personas de la tercera edad en Lacombe, Alberta. 

Un trabajo que les da muchas satisfacciones, dicen, ya que sienten que están contribuyendo a una mejor sociedad y a la calidad de vida de los residentes de ese establecimiento. Sobre todo en el contexto de la pandemia, ya que como sabemos esos centros de atención a ancianos estuvieron entre los más golpeados por el coronavirus.

También trabaja en una casa de retiro Francisco Briceño, ingeniero químico, quien también ha tenido varias dificultades para renovar su pasaporte venezolano.

Tenemos que ir hasta Ottawa y ese trámite puede tardar hasta dos años. Lo hacemos en el consulado de Venezuela en esa ciudad que es la única representación que existe en el país.
Una cita de Fracisco Briceño
Avant de venir au Canada, Francisco Briceño a travaillé au centre de recherche de l'industrie pétrolière vénézuélienne, avec 15 ans d'expérience dans la recherche sur le pétrole brut lourd.

Antes de venir a Canadá, Francisco Briceño trabajaba en el centro de investigación industria petrolera de Venezuela, 15 años de experiencia en investigación en crudos pesados.

Foto: Radio Canadá Internacional / Paloma Martínez Méndez

Tal como lo confirma el sitio internet de la Embajada de Venezuela en Canadá para entrar en territorio venezolano, los ciudadanos de ese país deben hacer uso obligatorio de la nacionalidad venezolana para su ingreso, permanencia y salida del territorio de la República.

Quiero ir a Venezuela, pero necesito un pasaporte venezolano aunque sea ciudadano o residente canadiense. Hay una providencia de Canadá que durante 5 años nos permite usar pasaportes vencidos pero igual, me preocupa. Me siento como preso en Canadá ya que siendo residente no puedo viajar por el mundo con mi pasaporte venezolano, sobre todo si se vence.
Una cita de Francisco Briceño

Antes de venir a Canadá, Francisco Briceño trabajaba en el centro de investigación industria petrolera de Venezuela, 15 años de experiencia en investigación en crudos pesados. 

Aquí en Canadá ese rubro de la economía se lleva a cabo en el norte de la provincia de Alberta. Y para ejercer en un área tan específica el nivel de inglés debe ser muy alto, tirando a la perfección, dice Francisco Briceño.

Este residente en Canadá afirma estar haciendo el duelo de una profesión a la que dedicó mucho tiempo y esfuerzo, pero que está listo para ver qué le ofrece la vida.

Francisco Briceño rêve de trouver une nouvelle profession qui lui permettra, une fois à la retraite, de retourner au Venezuela pour contribuer une fois de plus au renforcement de son économie.

Francisco Briceño sueña con encontrar una nueva profesión que le permitirá. al jubilarse, volver a Venezuela a contribuir de nuevo al reforzar su economía.

Foto: Radio Canadá Internacional / Paloma Martínez Méndez

Por el momento, su plan a corto plazo es lograr obtener su pasaporte para ir a Venezuela a visitar a su familia.

RCI trató de contactar la Embajada de Venezuela en Canadá pero no fue posible obtener información ya que los números indicados en su sitio internet llevan a una contestadora que no permite dejar mensaje ya que hay demasiados, dijo la voz robotizada.


Lea también: 

Paloma Martínez Méndez

Titulares