1. Página de inicio
  2. Política
  3. Política federal

En Canadá, Annamie Paul renuncia a la dirección del Partido Verde

La ex líder verde Annamie Paul.

Annamie Paul deja la dirección del Partido Verde, abatida por los conflictos internos.

Foto: La Presse canadienne / Chris Young

RCI

La líder del Partido Verde, Annamie Paul, renunció este lunes 27 de septiembre a la dirección de ese partido tras los desastrosos resultados obtenidos en las recientes elecciones federales hace una semana.

Esta dimisión obliga al Partido Verde a tener que buscar un nuevo líder a menos de un año después de haber llevado a cabo ese mismo proceso.

Paul dijo que renunciaba porque no podía aguantar una revisión de su liderazgo, un proceso que fue lanzado formalmente el 25 de septiembre por los miembros de su partido que buscan reemplazarla lo más pronto posible tras la debacle del partido en las 44ª elecciones generales.

Me pregunté si esto es algo que quería continuar, si estaba dispuesta a aguantar los ataques que sabía que iban a venir, si debía seguir luchando y peleando para cumplir con mi papel de líder democráticamente elegida de este partido. Pero simplemente no tengo el ánimo para hacerlo.
Annamie Paul, ex líder del Partido Verde.

Paul, ex diplomática de lengua inglesa y con un francés limitado, fue elegida para asumir las riendas del Partido Verde el pasado mes de octubre, convirtiéndose en la primera persona negra y mujer judía en liderar un partido político federal en Canadá.

Ella buscó hacer de los verdes un partido más diverso y representativo del Canadá contemporáneo, pero su paso por la dirección será recordado sobre todo por las disputas internas que minaron su liderazgo y echaron por tierra las posibilidades electorales de este partido.

Tras obtener el mejor resultado de su historia en las elecciones de 2019, la dimisión de su anterior líder, Elizabeth May, provocó un examen de conciencia entre las filas del Partido Verde, mientras que un grupo de candidatos étnica e ideológicamente diverso se alineaban para sustituirla.

Paul, considerada como relativamente moderada, se impuso a la dirección del Partido Verde con algo más de 2.000 sobre su rival más cercano, Dimitri Lascaris, quien se describió a sí mismo como radical y ecosocialista. Ella prometió una acción agresiva contra el cambio climático y políticas para abordar la discriminación sistémica.

Un liderazgo empañado por luchas internas y disputas políticas

El liderazgo de Paul comenzó a derrumbarse a causa de las luchas internas en su partido y una disputa sobre la política de los verdes en el conflicto palestino- israelí.

Durante la última crisis en el Medio Oriente en mayo, Paul hizo un llamado a reducir los enfrentamientos y un regreso al diálogo, una respuesta que algunos miembros del partido, incluyendo la diputada verde Jenica Atwin, consideraron insuficientemente crítica hacia Israel.

Atwin dijo que esa respuesta a lo que ella llamó el apartheid de Israel impuesto a la población palestina era totalmente inadecuada.

Atwin finalmente abandonó el Partido Verde para unirse a los liberales, ganando su reelección bajo la bandera liberal en las elecciones de la semana pasada, mientras se derrumbaba el voto verde.

Annamie Paul camina por un pasillo, llevando una mascarilla.

Annamie Paul terminó muy por detrás del candidato liberal en la circunscripción Toronto Centre, el pasado 20 de septiembre.

Foto: La Presse canadienne / Chris Young

La publicación de Zatzman y la reacción de Paul empujaron a la diputada verde Jenica Atwin a abandonar el partido, lo que fue un golpe devastador para un partido que sólo contaba con tres diputados en el Parlamento canadiense.

Paul se enfrentó en ese entonces a varias peticiones de revisión del liderazgo. En un momento dado, los directivos del partido incluso intentaron anular su afiliación a los verdes, una medida extraordinaria a pocas semanas de una convocatoria a elecciones federales ampliamente esperada.

Al anunciar su dimisión este lunes, Paul culpó a miembros no identificados de alto nivel en el partido de los malos resultados obtenidos en las urnas. Según la ex líder, ellos se complacieron en atacarme. Ella añadió que el consejo nacional del partido obstaculizó cualquier posibilidad de que le fuera bien en las elecciones porque retuvo algunos de los recursos necesarios para llevar adelante una campaña ganadora.

No hace falta ser un científico espacial para saber que cuando te enfrentas a unas elecciones sin financiamiento para tu campaña, cuando te embarcas en unas elecciones sin personal para tu campaña, cuando vas a elecciones sin un director de campaña nacional, cuando vas a unas elecciones estando de nuevo bajo la amenaza de un proceso judicial en tu partido, va a ser muy difícil convencer a la gente de que vote por tu partido, dijo Paul.

"Ha sido el peor periodo de mi vida"

Paul dijo que había pensado en dimitir antes de que se hubieran emitido todos los votos debido a que su período como líder fue una experiencia miserable.

Lo que la gente necesita darse cuenta es que cuando fui elegida y colocada en este papel, yo estaba rompiendo un techo de cristal. De lo que no me di cuenta en ese momento es que estaba quebrando un techo de cristal que iba a caer en mi cabeza y que iba a dejar un montón de fragmentos de cristal sobre los que yo iba a tener que arrastrarme a lo largo de mi tiempo como líder. Esto no ha sido fácil. Ha sido extremadamente doloroso. Ha sido el peor periodo de mi vida, en muchos aspectos.
Annamie Paul, ex líder del Partido Verde.

Paul pasó casi todo el período de la reciente campaña electoral en la circunscripción de Toronto Centre, donde se presentó por tercera vez como candidata, perdiendo nuevamente en las urnas y ocupando el último lugar entre los candidatos.

Paul justificó su limitado itinerario fuera de Toronto Centre diciendo que algunos de los candidatos verdes no querían su presencia en sus circunscripciones durante las elecciones.

Bajo el liderazgo de Annamie Paul, el voto de los verdes cayó de un máximo de 1,1 millones a menos de 400.000 en todo el país. Esto representa un descenso del 6,5% del voto nacional obtenido en las elecciones de 2019 a un 2,3% obtenido en la contienda más reciente.

El camino al fracaso

En una entrevista con el difusor público canadiense CBC, Victoria Galea, asistente ejecutiva de Paul, dijo que la líder fue absolutamente golpeada por el consejo nacional y otros jefes del partido durante su tiempo en la jefatura.

Ella no disponía de las condiciones necesarias para tener éxito en estas elecciones. La colocaron en una posición destinada al fracaso. No le dieron ni un solo centavo para la campaña electoral en el Centro de Toronto, lo que es algo que no tiene precedente.
Victoria Galea, asistente de Annamie Paul.

Galea dijo que algunos de los miembros del consejo nacional del partido son remanentes de la época de Elizabeth May al frente del partido, y que siguen siendo leales a la antigua líder.

Cada líder anterior tiene una responsabilidad con el nuevo líder, para permitirle crecer en sus nuevas funciones y permitirle tener una transición suave, dijo, añadiendo que May tiene cierta responsabilidad por las disputas internas.

Todos los días el partido ha puesto a Paul en situación de fracaso, y esto incluye a la anterior líder del partido, añadió Galea.

Fuente: CBC / J. P. Tasker / RCI / Adaptación RV

Titulares