1. Página de inicio
  2. Justicia
  3. Indígenas

La policía en Canadá trata a los manifestantes indígenas diferente que a los blancos

Una docena de policías frente a un campamento de protesta.

Acciones de los policías de la RPMC contra las personas que protegen los bosques aniguos en Fairy Creek, Vancouver.

Foto: David Malysheff

RCI

Los indígenas y los expertos en criminología afirman que el trato que da la policía a las personas que protestan contra la vacunación obligatoria y las medidas sanitarias, muchas de las cuales son blancas, difiere claramente del trato que dan los uniformados a los manifestantes indígenas y negros.

En la primera semana de septiembre, miles de manifestantes salieron a las calles de las ciudades de la provincia de Columbia Británica, la mayoría de ellos eran personas blancas que bloquearon las calles de acceso a los centros de salud, atacaron verbalmente a los trabajadores de salud y agredieron a un empleado del hospital. La presencia policial fue mínima y solo una persona fue detenida.

Días después, manifestantes supuestamente vinculados a círculos de supremacistas blancos vociferaron y lanzaron grava contra el líder liberal Justin Trudeau. Un militante de un partido de extrema derecha y ex líder de una asociación local del Partido Popular de Canadá, fue detenido el sábado y acusado de agresión con un arma.

No hay responsabilidad, dijo xʷ es čaa Kati George-Jim, una mujer indígena t'sou-ke.

Ella ha participado en las acciones de protesta contra la tala de bosques antiguos en Fairy Creek, en la isla de Vancouver, donde la Real Policía Montada de Canadá ha arrestado a casi mil personas, y existe información de que quienes se oponen a la tala han sido violentamente reprimidos por la policía, han sido arrastrados, rociados con gas pimienta y les han desgarrado la ropa. Muchos de esos manifestantes son personas indígenas.

La indígena xʷ es xʷ čaa Kati George-Jim dice que tiene lesiones permanentes en la espalda y está traumatizada después de haber sido arrestada violentamente por agentes de la RPMC mientras actuaba como observadora legal y protestaba contra la tala de árboles antiguos en Fairy Creek. Dice que no le sorprende ver que los manifestantes antimáscara y antivacunas, en su mayoría blancos, no sean detenidos por agresión.

Un juez declaró recientemente que las acciones de la Policía Federal canadiense contra los defensores de los bosques antiguos eran ilegales.

Sólo quisiera que sea más obvio para que la gente se de cuenta de ese tipo de privilegio y ese tipo de supremacía blanca que Canadá demuestra cada día, dijo xʷ es čaa.

En un comunicado, la Real Policía Montada de Canadá dijo que evalúa la amenaza y el riesgo y responde de manera apropiada según cada caso.

Los uniformados dijeron que investigarán y podrán presentar cargos en caso de que se cometa cualquier actividad ilegal o acto criminal.

Janelle Shoihet, oficial de relaciones con los medios de comunicación en la RPMC en Columbia Británica dijo que la gente puede presentar una queja pública ante la Comisión Civil de Revisión y Quejas para la RPMC, en relación con las denuncias de violencia policial en Fairy Creek.

xʷ es čaa dijo que esto no siempre es una opción para las comunidades de color.

No se nos cree y el proceso es traumático, el tener que presentar esa violencia y el trauma del abuso al propio sistema o la institución que causó ese daño, dijo.

Un policía de pie delate de una manifestación.

Un policía controla el trafico durant una manifestación en Montreal contra las medidas de protección de la salud pública.

Foto: Radio-Canada / Jean-Claude Taliana

Dos tipos de acción policial

Jeffrey Monaghan, profesor asociado del Instituto de Criminología y Justicia Penal de la Universidad de Carleton, cree que si los manifestantes antivacunas hubieran sido indígenas o negros, la policía habría actuado de manera diferente, interviniendo con fuerza y llevando a cabo detenciones.

A pesar de la violencia que están cometiendo muchos de estos manifestantes antivacunas, se les trata fundamentalmente como forma diferente de amenaza pública, dijo.

Monaghan dice que hay dos categorías de vigilancia del orden público: la primera es la vigilancia proactiva del orden público, en la que los agentes se preparan para las protestas y los enfrentamientos con antelación. Esto implica a menudo vigilancia y planes organizativos detallados.

Eso es lo que se está viendo en Fairy Creek ahora mismo, dijo, y añadió que la policía también se preparó de antemano para las acciones contra los reclamos territoriales de los indígenas wet'suwet'en.

Los movimientos indígenas, en particular, están sometidos a un fuerte escrutinio y vigilancia por adelantado, lo que lleva a una actuación policial mucho más represiva, mucho más dirigida y mucho más vigilada.
Jeffrey Monaghan, profesor en la Universidad de Carleton

La segunda categoría es lo que Monaghan denomina como vigilancia reactiva del orden público.

Es lo que se está viendo ante las protestas de los antivacunas, en las que la policía se limita a formar líneas básicas, tratando de pasar el rato.

Irina Ceric, profesora del Departamento de Criminología de la Universidad Politécnica de Kwantlen, considera que los dos tipos de trato demuestran que la policía considera a un grupo como una amenaza y al otro como un grupo afín.

Hay pruebas de que la policía se muestra más tolerante ante las protestas contra las vacunas y las mascarillas porque parece haber cierto nivel de afinidad. Ante esto es muy difícil argumentar que no hay realmente un racismo sistémico en los organismos policiales de todo Canadá.
Irina Ceric, profesora del Departamento de Criminología de la Universidad Politécnica de Kwantlen.

Fuente: CBC / A. Sterritt / RCI / Adaptación RV

Titulares