1. Página de inicio
  2. Política
  3. Indígenas

Indígenas en Ontario impiden temporalmente la exploración minera en su territorio

Una mujer indígena detrás de un podio

La jefa de los indígenas ginoogaming, Celia Echum (1952-2020) luchó por las tierras de su comunidad.

Foto: collège Confederation

RCI

Una Primera Nación del Tratado 9, en el noroeste de Ontario, está celebrando una victoria legal que protege temporalmente de las actividades de exploración minera una zona sagrada en sus tierras ancestrales.

Una jueza del Tribunal Superior de Ontario falló a favor de los ginoogaming, un pueblo indígena que vive a unos 300 kilómetros al noreste de Thunder Bay, en la provincia de Ontario, emitiendo una orden judicial temporal que suspende la exploración minera en Wiisinin Zaahgi'igan, una zona sagrada considerada por la Primera Nación como su granero, su iglesia, su corazón, su cementerio y su hospital.

Esta orden judicial forma parte de una batalla legal más amplia en el noroeste de Ontario, que, según algunos observadores, podría sentar un precedente en Canadá al establecer el derecho inherente y por tratado de las Primeras Naciones a proteger sus zonas sagradas.

Kate Kempton, la abogada de los indígenas ginoogaming, calificó la decisión de gran alivio, pero dijo que su trabajo para proteger esa zona sagrada estaba lejos de haber terminado. No hemos terminado. Se trata de una decisión preliminar, declaró en una entrevista.

En su fallo, la jueza Susan Vella estuvo de acuerdo con los abogados de los ginoogaming en que la provincia no cumplió con su obligación constitucional de consultar a la Primera Nación antes de expedir un permiso de exploración minera dentro de la zona sagrada de Wiisinin Zaahgi'igan, otorgado a la empresa de exploración minera Hardrock Extension Inc.

Sin embargo, esa medida cautelar es sólo temporal, ya que la jueza escribió en su fallo que es prematuro considerar si se debe conceder una medida cautelar en esta etapa del procedimiento.

En lugar de un fallo permanente, la jueza ordenó a los indígenas ginoogaming y al gobierno de la provincia de Ontario que continúen llevado adelante una consulta significativa que, según la jueza Vella, podría incluir más trabajo por parte de la Primera Nación para recoger la información que necesita en relación con la identificación de los lugares culturales y espirituales, y las áreas clave para la recolección medicinal, la caza, la pesca y otras prácticas tradicionales clave dentro de la zona de Wiisinin Zaahgi'igan.

Se espera que las partes vuelvan a informar al juez sobre sus avances en enero de 2022, dijo la abogada Kate Kempton. Será en ese momento que la jueza Vella decidirá si concede la medida cautelar solicitada originalmente por los indígenas ginoogaming o si decide tomar otra decisión.

Este fallo es una decisión que la abogada Kempton calificó de desconcertante.

El fundamento de nuestro caso es que no se trata de una situación en la que los retoques de un proyecto, ya sea el cambio de fechas para hacer esto o modificar un poco la ubicación para hacer aquello, es algo que acomodará o responderá a la preocupación de la Primera Nación. Esos permisos nunca debieron haber sido concedidos en esta zona. Me resulta muy difícil ver de qué manera unas nuevas consultas van a poder abordar los problemas de fondo.
Kate Kempton, abogada de los indígenas ginoogaming
La jueza Susan Vella.

La jueza Susan Vella, coincidió con los indígenas ginoogaming que sostienen que la provincia de Ontario no cumplió con su obligación constitucional de consultar con ellos antes de expedir un permiso de exploración minera a la empresa Hardrock Extension Inc.

Foto: CBC

Las empresas de exploración están "atrapadas en el medio"

En su decisión, la jueza Susan Vella escribió que el tribunal es comprensivo ante la situación de las empresas de prospección y, en particular, de Quaternary, ya que están, por así decirlo, atrapadas en el medio, entre la Corona y los ginoogaming, quienes aparentemente se encuentran en una situación de punto muerto.

El caso judicial también ha sido fuente de frustración y decepción para Michael Malouf, presidente de la compañía Hardrock Extension Inc. quien previamente dijo al difusor público canadiense CBC que había invertido unos 7 millones de dólares para llevar a cabo exploraciones mineras en la zona durante varias décadas.

Me parece que esa orden judicial es el beso de la muerte para la industria, dijo Malouf, añadiendo que los numerosos casos judiciales entre los gobiernos y las Primeras Naciones han creado considerable incertidumbre en la industria minera, especialmente para las empresas de exploración más pequeñas como la suya.

La provincia expidió en 2019 permisos a la empresa de Malouf para realizar exploraciones tempranas en una propiedad de unos 24 kilómetros de largo por tres de ancho, con aproximadamente un tercio de esa propiedad dentro del área sagrada indígena de Wiisinin Zaahgi'igan.

La jueza Vella escribió en su sentencia que los ginoogaming no se habían opuesto a que se lleven a cabo las primeras actividades de exploración dentro de la zona permitida más allá de Wiisinin Zaahgi'igan, pero también reconoció la naturaleza altamente especulativa de la prospección ... y que no es inusual que las reclamaciones mineras no progresen más allá de la presentación de las reclamaciones.

Interrogado sobre sus próximos pasos, Malouf, quien tiene 74 años, dijo: No lo sé, tengo que intentar mantener la esperanza ... Tengo fe en que las cosas van a funcionar, pero no tengo fe en que vaya a vivir lo suficiente.

La abogada de los ginoogaming, Kate Kempton, también señaló que espera una larga batalla legal por delante, a menos que la Corona reconozca que nunca debería haber emitido esos primeros permisos de exploración y que ofrezca comprar y retirar las reclamaciones mineras en la zona sagrada de la Primera Nación.

Kempton dijo que eso podría dar lugar a un acuerdo a largo plazo con la provincia de Ontario para retirar permanentemente la zona de Wiisinin Zaahgi'igan de cualquier intento de explotación industrial.

Hay mecanismos legales para hacerlo; sólo hace falta voluntad política, dijo Kempton. Y hasta ahora no hemos visto ninguna intención de parte del gobierno para hacerlo.

Fuente: CBC / L. Turner / RCI / Adaptación RV

Titulares