1. Página de inicio
  2. Política
  3. Salud pública

Líder conservador se opone a la vacunación obligatoria

El líder conservador de pie, con la boca abierta, hablando. Tiene delante el documento de la plataforma de su partido. Detrás de él se ve el eslogan conservador "Actuar para el futuro".

Erin O'Toole, líder del Partido Conservador de Canadá, presenta la plataforma de su partido este 16 de agosto en el Hotel Westin de Ottawa.

Foto: La Presse canadienne / Ryan Remiorz

RCI

El líder conservador canadiense Erin O'Toole dijo a última hora el 15 de agosto que se opone a la vacunación obligatoria para los funcionarios públicos federales y que prefiere un sistema de pruebas rápidas regulares a fin de mantener los lugares de trabajo a salvo del Covid-19.

O'Toole eludió durante casi una semana preguntas en torno a su reacción al plan del gobierno liberal de hacer obligatoria la vacunación para los empleados del gobierno federal, los trabajadores del transporte y la mayoría de los pasajeros que viajen por tren, barco y avión; un programa que, según Ottawa, ayudará a impulsar los niveles de vacunación que se encuentran estancados en momentos en que el número de casos de Covid-19 está en aumento en el país.

Según O'Toole, el plan liberal es divisivo y que los canadienses quieren un enfoque razonable y equilibrado que proteja su derecho a tomar decisiones personales en materia de salud.

En lugar de exigir a los funcionarios públicos y a los viajeros que se vacunen, O'Toole dijo que, de ser elegido al gobierno del país, exigirá que ellos pasen una prueba rápida de detección del Covid-19 antes de ir a trabajar o subir a un autobús, tren, avión o barco.

Para O’Toole, lo que los canadienses no quieren es la politización de la pandemia. Las vacunas no son una cuestión política. Intentar convertirlas en ello es peligroso e irresponsable, dijo.

Deberíamos estar unidos en esto, no divididos, y los conservadores no participarán en este intento de abrir una brecha entre los canadienses.
Una cita de Erin O'Toole, candidato conservador

La tasa de vacunación se ralentiza

Los conservadores han criticado intensamente la forma en que el gobierno de Trudeau llevó adelante la campaña de vacunación y el proceso de adquisición de las vacunas contra el Covid-19, alegando durante semanas que Canadá se encontraba a la cola de las entregas de vacunas, que el gobierno fracasó en el despliegue de las vacunas y que los canadienses tendrán que esperar hasta el año 2030 para estar vacunados.

Tras un lento comienzo de la campaña de vacunación en los primeros meses de este año, Canadá es ahora líder mundial en inmunizaciones, con más del 81% de la población elegible vacunada con al menos una dosis. Sin embargo, el ritmo de administración de las vacunas ha disminuido considerablemente desde la intensa campaña de abril y mayo, con mucho menos de 100.000 primeras vacunas inoculadas diariamente.

Según una estimación del difusor público canadiense CBC, más de 5,7 millones de canadienses que reúnen los requisitos necesarios para ser vacunados aún no han recibido ni la primera dosis, a pesar de que existe un amplio suministro de vacunas en todo el país.

En la presentación de su campaña electoral el domingo 15 de agosto, el líder liberal Justin Trudeau dijo que estas elecciones son una oportunidad para que los canadienses opinen sobre la forma en la que el gobierno abordará la siguiente fase de esta pandemia, incluyendo un impulso para aumentar los niveles de vacunación en el país, que se encuentran en declive. Esto mediante medidas como el hacer las vacunas obligatorias para los empleados en las instituciones gubernamentales federales.

Hemos visto situaciones en las que los diputados conservadores han tachado de tiránicas algunas de las decisiones de este Gobierno, como el hacer obligatoria la vacunación para los funcionarios públicos y las personas que viajan en trenes y aviones, dijo Trudeau, refiriéndose a los comentarios del diputado conservador David Yurdiga, quien afirmó la semana pasada que obligar a los empleados de gobierno a vacunarse es una idea tiránica que debería hacer reflexionar a todos los canadienses.

Bueno, la respuesta a la tiranía es tener unas elecciones y creo que la gente que no está de acuerdo con este gobierno, o que no está de acuerdo con esta dirección, debería tener la oportunidad de hacerse oír.
Una cita de Justin Trudeau, líder liberal federal.
El primer ministro Justin Trudeau recibe su segunda dosis de la vacuna Covid-19.

El primer ministro Justin Trudeau recibe su segunda dosis de la vacuna Covid-19, inoculada por el farmacéutico Zaineb Hassan en una farmacia de Ottawa el viernes 2 de julio de 2021.

Foto: La Presse canadienne / Justin Tang

El tema de la vacunación obligatoria ya se ha convertido en un tema electoral destacado. Tanto el Nuevo Partido Democrático, como el Partido Liberal han optado por exigir a sus candidatos que se vacunen antes de lanzarse a la campaña. Los Conservadores y los Verdes, por su parte, dicen que prefieren animar a sus candidatos a vacunarse, pero no la hacen obligatoria.

La doctora Carolyn Bennett, candidata liberal en la circunscripción Toronto-St. Paul's, dijo que la decisión de O'Toole de permitir que los candidatos lleven a cabo una campaña electoral sin vacunarse es un riesgo para la salud pública.

Dado que O'Toole no obliga a los candidatos conservadores a vacunarse, hoy le pedimos que proteja la salud pública confirmando que no hará campaña con candidatos conservadores no vacunados. El señor O'Toole está poniendo a las comunidades que visitará en riesgo .
Una cita de Carolyn Bennett, candidata liberal.

El gobierno federal anunció la semana pasada que exigiría la vacunación en todos los empleados de la administración pública federal para finales de septiembre. Habrá algunas exenciones para los trabajadores con problemas de salud verificables.

Para finales de octubre, a más tardar, los empleados de los sectores del transporte aéreo, ferroviario y marítimo regulados por el gobierno federal también deberán estar plenamente vacunados contra la pandemia.

Ottawa espera que otros empleadores de sectores regulados por las leyes federales, como la banca, la radiodifusión y las telecomunicaciones, también exijan la vacunación a sus empleados. El gobierno trabajará con estos empleadores para garantizar ese resultado, dijo el gobierno en un comunicado anunciando la nueva medida directiva.

Aunque no especificó a partir de cuándo se exigirán las vacunas a los viajeros, el ministro federal de Transporte, Omar Alghabra, dijo que el gobierno está planeando tentativamente poner en vigor esa demanda en algún momento entre septiembre y diciembre.

El gobierno de Canadá también está trabajando en el establecimiento de un pasaporte de vacunas que permitirá a los viajeros demostrar fácilmente su historial de vacunación cuando viajen al extranjero.

En una declaración hecha este lunes 16 de agosto, el líder del Nuevo Partido Democrático, Jagmeet Singh, dijo que las promesas de los liberales carecen de plazos claros y que Trudeau debe comprometerse a poner en vigor la exigencia de los pasaportes de vacunas y hacer la vacunación obligatoria para el Día del Trabajo, que será el próximo 6 de septiembre.

Si Justin Trudeau quiere realmente proteger a los canadienses, tiene que establecer plazos reales para los pasaportes de vacunas y las vacunas obligatorias en las industrias federales, dijo Singh.

Los plazos que pido son cortos pero factibles. Los canadienses se merecen algo más que las palabras vacías de Justin Trudeau. Ellos merecen acciones reales para mantener su seguridad.
Una cita de Jagmeet Singh, líder neodemócrata.

Fuente: CBC / J. P. Tasker / RCI / Adaptación RV

Titulares