1. Página de inicio
  2. Internacional

Kabul cae en manos de los talibanes, Canadá cierra su embajada en Afganistán

Combatientes talibanes toman el control del palacio presidencial en Afganistán.

Combatientes talibanes toman el control del palacio presidencial afgano tras la huida del presidente afgano Ashraf Ghani, en Kabul, Afganistán, el domingo 15 de agosto de 2021.

Foto: AP / Zabi Karimi

RCI

Los canadienses que trabajaban para evacuar a sus aliados de Afganistán describieron este domingo 15 de agosto una situación de caos, miedo y decepción cuando Canadá decidió cerrar su embajada en Kabul y suspender las relaciones diplomáticas ante el avance de los talibanes en la capital.

El gobierno canadiense dijo que la situación en Afganistán plantea serios desafíos a su capacidad para garantizar la seguridad en la embajada.

Tras consultar con el embajador de Canadá en Afganistán, se tomó la decisión de suspender temporalmente nuestras operaciones diplomáticas en Kabul, dijeron los ministros federales de Relaciones Exteriores, Inmigración y Defensa en un comunicado conjunto.

Los ministros dijeron que la seguridad del personal canadiense es una prioridad absoluta, y añadieron que el personal está a salvo en camino de regreso a Canadá.

La embajada canadiense reanudará sus operaciones tan pronto como la situación de seguridad en Afganistán nos permita garantizar un servicio apropiado y una seguridad adecuada para nuestro personal, dijeron.

Los talibanes se han apoderado de casi todo Afganistán en poco más de una semana y el domingo irrumpieron en la capital buscando la rendición del gobierno.

Al caer la jornada del 15 de agosto, el presidente afgano Ashraf Gani había huido del país con destino desconocido mientras los comandantes talibanes tomaban el control del palacio presidencial en Kabul.

El personal de la Embajada de Estados Unidos también estaba siendo evacuado tras la destrucción de documentos sensibles. Escenas similares ocurrían el domingo en otras misiones diplomáticas occidentales.

Dave Morrow, un cabo retirado del grupo de intérpretes canadiense-afgano, dijo que él y otros voluntarios estaban recibiendo mensajes de pánico de afganos que temían haber sido abandonados a su suerte.

El nivel de pánico sobre el terreno es indescriptible, dijo Morrow por teléfono desde Montreal. Es un momento muy oscuro para todos los involucrados.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, condenó el domingo la violencia y dijo que Canadá sigue comprometido con el pueblo afgano y con el país.

Estamos desconsolados por la situación en la que se encuentra hoy el pueblo afgano, sobre todo por los sacrificios de los canadienses que creyeron y siguen creyendo en el futuro de Afganistán. Seguiremos trabajando con los aliados y la comunidad internacional para asegurarnos que esos esfuerzos no fueron en vano.
Una cita de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá.

El gobierno de Canadá se ha comprometido a acoger unos 20.000 refugiados de Afganistán que ya han huido de su país. También dijo que está trabajando para evacuar a los afganos que han trabajado para las fuerzas militares canadienses durante años.

Personas encima de un avión mientras esperan en el aeropuerto de Kabul este lunes 16 de agosto.

Personas encima de un avión mientras esperan en el aeropuerto de Kabul este lunes 16 de agosto, tras el asombroso y rápido final de la guerra de 20 años en Afganistán. Miles de personas se agolparon en el aeropuerto de la ciudad para intentar huir del temido régimen islamista de línea dura de los talibanes.

Foto: (Wakil Kohsar/AFP/Getty Images)

El domingo, el gobierno federal dijo que estaba trabajando con aliados como Estados Unidos para mantener ese programa de inmigración de intérpretes, aunque Trudeau dijo que esa misión dependería de la rapidísima evolución de las condiciones en el terreno.

Seguiremos trabajando para sacar al mayor número de intérpretes afganos y a sus familias lo antes posible mientras la situación de seguridad se mantenga, dijo.

Un funcionario del gobierno, que habló en condición de anonimato, dijo que Canadá está trabajando con Estados Unidos para hacer entrar y salir más aviones militares del país como parte del esfuerzo para rescatar a los afganos que trabajaron estrechamente con los países occidentales durante la guerra, tras la invasión estadounidense de Afganistán en 2001.

Los aviones militares canadienses ya han abandonado la región, pero podrían volver en los próximos días para evacuar a más personas, dijo el funcionario.

Aunque la embajada canadiense se encuentra cerrada, el funcionario dijo que otras misiones diplomáticas canadienses en la región, incluida la embajada en Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, están tramitando los documentos de los afganos que solicitan asilo en Canadá.

La prioridad ya no son los documentos. Es sacar a la gente de Kabul rápidamente, dijo el funcionario.

Sin embargo, según los correos electrónicos revisados por el difusor público canadiense CBC, hasta la mañana del domingo 15 de agosto los funcionarios de inmigración canadienses seguían pidiendo a los afganos que envíen fotos de sus pasaportes para poder procesar sus solicitudes de asilo. Las oficinas de pasaportes de Afganistán están cerradas tras el colapso del gobierno.

A pesar de que el gobierno canadiense se encuentra ahora funcionando en modo provisional debido al llamado a elecciones generales anunciado en Ottawa el 15 de agosto, la administración pública está funcionando a toda máquina para sacar a los afganos de ese país, dijo el funcionario.

Dave Morrow, militar canadiense retirado.

Dave Morrow, oficial de infantería canadiense retirado y veterano de la guerra de Afganistán, lamentó la lentitud de Ottawa para evacuar a los interpretes afganos que trabajaron para las tropas canadienses desplegadas en ese país.

Foto: Submitted by Dave Morrow

El cabo retirado del ejército canadiense, Dave Morrow, describió la situación en Afganistán como el peor de los escenarios, pero que era predecible y que su grupo y otros estuvieron pidiendo a Ottawa durante meses que tome cartas en el asunto.

Dijo que el gobierno canadiense falló en su respuesta y su grupo ha comenzado a explorar otras alternativas para ayudar a los contactos en Afganistán, con esperanzas de éxito cada vez menores.

¿Cómo le dices a alguien, 'lo siento, pero probablemente no vamos a poder sacarte'? Muchos veteranos estamos teniendo esa conversación ahora mismo con los intérpretes que creyeron en nosotros y es algo desgarrador. Vamos a ver muy pronto lo que significa como país dejar que esto ocurra.
Una cita de Dave Morrow, oficial de infantería canadiense retirado y veterano de la guerra de Afganistán.

Otros criticaron al gobierno por haber disuelto el Parlamento el pasado domingo para dar paso a las elecciones del próximo mes en lugar de centrarse en los aliados que necesitan ayuda inmediata.

El diputado neodemócrata Jack Harris, crítico en materia de defensa, dijo en un mensaje en las redes sociales que estaba preocupado al escuchar informes que daban cuenta que unos 100 gurkhas nepaleses que trabajaban en la embajada de Canadá no fueron incluidos en el esfuerzo de evacuación.

Canadá debe tomar medidas para garantizar su seguridad, dijo Harris. En lugar de concentrarse en la evacuación de los que están en peligro en Afganistán, hoy Justin Trudeau está convocando unas elecciones.

Andrew Rusk, del grupo Not Left Behind, también criticó el momento de la convocatoria a elecciones y el cierre de la embajada, una medida que, según él, significa poner efectivamente un alto a los esfuerzos de extracción del gobierno para los trabajadores varados que apoyaron a Canadá.

Mientras nuestro gobierno busca una mayoría en el Parlamento, le ha dado la espalda tanto a Afganistán como a nuestra comunidad de veteranos, dijo en un comunicado.

En una entrevista, Rusk dijo que su grupo estaba recibiendo informes sobre actos de violencia, incluyendo algunos recientes asesinatos, dirigidos contra los afganos que trabajaron para Canadá, y una situación de pandemonio en Kabul, en la que la gente está tratando desesperadamente huir del país.

Según Rusk, el gobierno canadiense fue demasiado lento a la hora de responder a las peticiones de rescate de personas, dejando que sean los voluntarios quienes atiendan sus desesperadas peticiones de ayuda.

No le corresponde a un grupo de veteranos y otros canadienses asumir el liderazgo ante esta situación. Esto ha ocurrido debido a que hay un vacío de liderazgo de parte del gobierno federal, dijo Andrew Rusk.

Fuente: CBC / A. Burke / RCI /Adaptación RV

Titulares