1. Página de inicio
  2. Internacional

Las fuerzas especiales están listas para evacuar la embajada canadiense en Afganistán

Decenas de personas se agolpan alrededor de un vehículo sobre el que hay hombres. Una bandera se alza sobre las cabezas.

Fuerzas talibanas ocupan este 13 de agosto una plaza pública en la recientemente capturada ciudad de Kandahar.

Foto: afp via getty images

RCI

Una fuente en el Departamento de Defensa de Canadá informó que los miembros de las fuerzas especiales canadienses están listos para ayudar a evacuar la embajada de Canadá en Kabul.

Se espera que estos soldados altamente entrenados trabajen junto a militares de países aliados como Estados Unidos y el Reino Unido, que están enviando miles de tropas a la capital afgana para ayudar en la evacuación parcial de sus embajadas a medida que la seguridad se deteriora rápidamente en todo el país devastado por la guerra.

En lo que se considera como una victoria militar y psicológica, el 12 de agosto los talibanes capturaron Kandahar y Herat, la segunda y tercera ciudades más grandes en Afganistán.

La fuente confidencial, que habló en condición de anonimato, dijo que por el momento el gobierno canadiense no tiene intención de desplegar una fuerza convencional, como planean hacer los estadounidenses y los británicos. Estados Unidos enviará 3.000 soldados y los británicos unos 600 militares.

La fuente anónima señaló también que hubo extensas discusiones entre los militares canadienses y el Comando Central de Estados Unidos (CENTCOM por sus siglas en inglés), entidad responsable del Oriente Medio, sobre la prestación de asistencia logística y de transporte a Canadá, en caso de necesidad.

La decisión de cerrar la embajada canadiense o reducir sus operaciones le corresponde al gobierno federal.

Ciara Trudeau, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá, no quiso confirmar si la embajada está en proceso de cerrar sus puertas, pero dijo que el gobierno federal está siguiendo de cerca la situación y que el ministro de Relaciones Exteriores, Marc Garneau, está en estrecha coordinación con nuestros aliados y con el embajador canadiense en Afganistán.

La seguridad de la Embajada de Canadá y la seguridad de nuestro personal en Kabul es nuestra máxima prioridad. Por razones de seguridad no comentamos asuntos operativos específicos sobre nuestras misiones en el extranjero, dijo Trudeau en un correo electrónico el 12 de agosto.

Por su lado, el Departamento de Estado estadounidense confirmó que Garneau habló con el secretario de Estado Antony Blinken sobre el plan de Washington de reducir el tamaño del contingente civil estadounidense en Afganistán.

Miembros de la Policía Nacional Afgana en una shura (reunión) con soldados canadienses en Kandahar, el 20 de abril de 2006.

Miembros de la Policía Nacional Afgana en una shura (reunión) con militares canadienses en Kandahar, el 20 de abril de 2006. Unos 158 soldados canadienses murieron en Afganistán

Foto: John D McHugh/AFP/Getty Images

La seguridad se deteriora en Afganistán

El 12 de agosto, el ministro canadiense de Defensa, Harjit Sajjan, reconoció que Kandahar, ciudad donde los canadienses combatieron y murieron durante cinco años, podría caer en manos de los talibanes, lo que ocurrió algunas horas más tarde.

Estamos siguiendo la situación muy de cerca, dijo Sajjan el jueves ante los medios de comunicación en el sur de Vancouver. "De hecho, tengo reuniones informativas diarias sobre esto, y tuve una esta mañana.

Todo lo que puedo decir es que, efectivamente, a la hora actual la situación de seguridad se está deteriorando. Tenemos planes de contingencia para garantizar la seguridad de nuestro personal, dijo Sajjan, sin dar más detalles sobre esos planes.

Dirigiéndose en una parte de su discurso a los miembros del ejército y a las familias de los 158 soldados canadienses que perdieron la vida en Afganistán, Sajjan dijo que sus sacrificios y contribuciones fueron extraordinarios.

Incluso intentó sugerir que esos sacrificios perdurarán, señalando que los talibanes cometieron muchos actos atroces en Kandahar antes de ser expulsados del poder en 2001 tras una invasión encabezada por Estados Unidos y que Canadá ayudó a transformar la ciudad en los años posteriores.

El estadio de la ciudad de Kandahar, que fue utilizado para cometer atrocidades, volvió a ser utilizado para que la gente pueda jugar fútbol. Las niñas pudieron ir a la escuela, dijo el Ministro canadiense de Defensa.

Hay una generación de afganos que se ha beneficiado del tremendo sacrificio que han hecho los canadienses y nuestros aliados. Y quiero decir esto: nadie puede borrar eso ahora.
Una cita de Harjit Sajjan, ministro canadiense de Defensa.

Sajjan reconoció que Canadá no puede elegir un destino en nombre de Afganistán y que Canadá seguirá apoyando al pueblo afgano.

El ministro de Defensa de Canadá, Harjit Sajjan.

El ministro de Defensa de Canadá, Harjit Sajjan, dijo que el sacrificio de los canadienses en Afganistán benefició a una generación de afganos.

Foto: Radio-Canada

Afganos que trabajaron para las tropas extranjeras se encuentran en la mira

En las zonas capturadas recientemente por los talibanes, los grupos humanitarios, en particular el organismo estadounidense Human Rights Watch, han informado de la ejecución de prisioneros por parte de los militantes y la persecución de personas que trabajaron para los militares occidentales y las agencias civiles extranjeras.

Canadá ha estado trabajando para traer al país a algunos de esos trabajadores afganos bajo un programa especial de inmigración. Un primer vuelo del gobierno transportando a decenas de afganos que trabajaron para el ejército canadiense durante la guerra en Afganistán llegó a Toronto el 4 de agosto. Se espera que lleguen más vuelos en las próximas semanas.

Un portavoz de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía de Canadá dijo el 12 de agosto que funcionarios de ese ministerio están procesando las solicitudes de los afganos lo más rápidamente posible. El Ministerio también está adaptando el programa para ayudar a estos trabajadores afganos que han tenido que abandonar Afganistán.

Por desgracia, la situación de seguridad en Afganistán es extremadamente peligrosa y volátil, dijo la portavoz Nancy Caron en un correo electrónico. Dada esta situación, estamos adaptando nuestros procesos para acomodar a aquellos que ahora puedan encontrarse fuera de Afganistán.

Las personas afganas que trabajaron para el ejército canadiense en Afganistán que quieran venir a Canadá pueden ahora solicitar su admisión al programa de reasentamiento desde cualquier lugar, siempre y cuando los solicitantes o sus familiares elegibles hayan estado en Afganistán el 22 de julio de 2021 o después, según Caron.

Citando a un funcionario afgano anónimo, la agencia Associated Press informó que la ciudad de Kandahar finalmente cayó en manos de los talibanes el 12 de agosto tras semanas de intensos combates urbanos.

La agencia de noticias dijo que el gobernador provincial y otros funcionarios lograron huir de la ciudad por vía aérea ese mismo día.

Con la captura de las ciudades de Kandahar y Herat, se eleva a 12 el número de capitales de provincia en Afganistán que han caído ante la ofensiva talibana en los últimos días.

A principios de esta semana, la ciudad de Ghazni, que se encuentra en la carretera principal entre Kandahar y la capital del país, también fue tomada. Su captura significa que el movimiento islamista de línea dura está reforzando su cerco sobre la capital afgana, Kabul.

Fuente: CBC / M. Brewster / RCI / Adaptación RV

Titulares